Newsletter Semanal equipo bulat

Opinión

Diana Mondino

Una lucecita al final del túnel

La situación económica en Argentina es muy compleja. La actividad económica está muy resentida y especialmente la incertidumbre sobre las propuestas de gobierno -sea quien sea el que gane- están complicando todo tipo de decisiones. Antes de las PASO se esperaba que a fin de 2019 elimináramos el déficit fiscal primario y lograr superávit comercial (exportaciones mayores a importaciones). El 2020 requería alguna refinanciación, pero nada que fuera imposible. El problema del BCRA era el punto crítico. Desde las PASO esta expectativa se ha resentido. Aún así, aunque no se ha domado totalmente el déficit fiscal primario, el cuasi-fiscal crece dramáticamente y queda una montaña de intereses por pagar, pareciera que el déficit comercial ha desaparecido. El 2020 podría tener entonces un muy buen resultado del sector externo a pesar de la mala situación fiscal. Es una mínima lucecita al final del túnel. La tarea de Cambiemos para abrir mercados en otros países ha sido titánica. Se han logrado acuerdos, homologado registros, reducido costos en múltiples áreas. Queda ahora poder producir lo suficiente y de la calidad adecuada para poder exportar. Claro que hay dificultades y la tarea del próximo presidente es reducirlas.

ver más

Guido Lorenzo

Buscando al culpable de la alta inflación

Tal como definieran Axel Leijonhufvud y Daniel Heymann, cuando el dato de inflación mensual pasa a ser tan o más relevante que el anual podemos decir que Argentina está conviviendo con un régimen de inflación alta que se profundizó en este último año. La respuesta a la pregunta de dónde se originó la inflación no tiene sentido si lo que se quiere es atacar al problema en sí mismo. 

Muchos argumentarán que es un fenómeno puramente de emisión monetaria. Un día al Tesoro no le alcanza la plata y decide emitir dinero. Dado que la cantidad ofrecida de bienes y servicios es más o menos constante, estos suben de precio para reflejar el exceso de cantidad de moneda. Una teoría que me resulta incómoda ya que la evidencia (bien medida) es pésima. Robert Lucas, en 1980, tuvo que hacer muchos supuestos para que la teoría cuaje con los datos. En algún momento seguramente existió una cantidad de dinero por encima de la oferta de bienes y servicios pero no sabemos la relación causal que la produjo. Ponerle el cascabel al gato no es tan sencillo. 

No niego que la inflación sea un fenómeno monetario, pero eso es análogo a decir que la anemia es un fenómeno de la sangre. No ayuda mucho. De hecho, la inflación es la pérdida del poder de compra del dinero, por lo tanto es por definición un fenómeno monetario

ver más

Especial de la Semana

Análisis Semanal