Newsletter Semanal equipo bulat

Especial de la Semana

Vender con tarjeta de débito: dudas y respuestas

La vigencia de la ley que obliga a todos los comercios a vender con tarjeta de débito generó quejas y respuestas. Desde Increase tomamos los principales argumentos en contra de la medida y los analizamos para entender si están basados en información o surgen de prejuicios o confusiones.
“Vender con tarjeta hace que un comercio pierda rentabilidad”
Esta es la principal razón que encontramos entre las respuestas negativas a la medida y surge del desconocimiento de los beneficios de vender con tarjeta y la sobreestimación de los costos asociados a estas operaciones.
Un buen primer paso para entender si es conveniente o no para un comercio vender con tarjeta es comprender cómo funcionan las tarjetas de débito. Cuando se habla de pérdida de rentabilidad de un comercio suelen mencionarse costos con porcentajes mucho más altos que el Arancel que cobran hoy las tarjetas de débito. 
A partir de enero, el monto máximo de arancel para las tarjetas de débito es de 1,1% (antes era de 1,2%). Entonces, al cumplir con la nueva norma y vender con tarjeta de débito el costo por operación para el comercio es del 1,1 por ciento.
Es necesario considerar los beneficios de vender con tarjeta para entender la conveniencia para el comercio, más allá de estar obligado por la ley. El argumento de la pérdida de rentabilidad no tiene en cuenta que aceptar distintos medios de pago repercute en que el ticket promedio sea más alto. 
Vender con tarjeta hace que los clientes hagan compras más grandes que si sólo pueden pagar en efectivo. Además, darle esta facilidad a las personas que entran al local hace más atractivo a un comercio frente a otros de características similares y aumenta las ventas.
Otro dato a tener en cuenta es la seguridad que implica manejar cantidades menores de dinero y no acumular efectivo en la caja del local. 
“Los costos son muy altos”
El otro argumento contra la obligatoriedad de vender con tarjeta de débito está muy vinculado al primero y también está basado en confusiones. Como mencionamos más arriba, el principal costo por vender con tarjeta es el arancel. Además de eso hay que considerar la terminal con la que vamos a trabajar. 
Se puede hacer a través de Posnet, Lapos, Mercado Pago o Todo Pago. Cada servicio tiene distintas opciones que son adecuadas para diferentes comercios teniendo en cuenta el volumen de ventas con tarjeta de cada uno.
Para comercios monotributistas, que sólo operan con tarjeta de débito, Lapos y Posnet ofrecen la terminal bonificada por dos años. Es recomendable que los comercios que solicitan la aceptación de tarjetas de crédito también negocien la bonificación de la terminal ya que la red de terminales, ya sea Lapos o Posnet, no tiene costo adicional por cobrar con crédito.
El argumento de que vender con tarjeta resulta muy caro para un comercio suele mezclar el resto de los costos que pueden evitarse o minimizarse si se controlan y administran de manera correcta las ventas.
Según el Banco Central, ya se hacen más de 50.000 transacciones con PEI (Pago Electrónico Inmediato) mensuales. En el primer bimestre del año, ésta forma de pago canalizó $150 millones de pesos.

Relacionadas

El panorama económico y las PyME, sector por sector

Las Pequeñas y Medianas Empresas son unas de las más afectadas ante la situación económica actual. 

Ver Más

Qué son las metodologías ágiles y cómo aplicarlas

La industria que más rápido se mueve hoy en día es la del software, por lo que los que quieren triunfar requieren ser más ágiles que la competencia. Así, con los millennials y los iphones, surgió en 2001 el pensamiento ágil o Agile Thinking. Una cultura ágil implica que los comportamientos de todos los empleados están alineados en un mismo sentido, promoviendo el cambio y la innovación en todo lo que hacen. El resultado de trabajar de manera ágil es que la gente se adapta más rápido a los cambios, termina el trabajo más rápido dada la forma en que está organizado y además están todos más involucrados. A diferencia de las empresas tradicionales donde solo el 10% del personal está comprometido 100%, todos los empleados se encuentran en una especie de “estado de flujo” (como cuando nos concentramos en algo que nos gusta tanto que no notamos el paso del tiempo), involucrados en su proyecto. En fin, las compañías ágiles logran motivar a los empleados en el trabajo, incluso y sobre todo a los “millennials” que son los que más rápidamente se adaptan a este tipo de cultura. Además y como si esto fuera poco, el foco de estas empresas ágiles está puesto en el cliente. Se adaptan más rápido a lo que quiere el cliente, lo que por consiguiente también las convierte en las preferidas por el consumidor. Y esa cultura solo puede lograrse con el ejemplo de la gerencia y capacitando al equipo con nuevas “rutinas” que los permita ser más permeables a la innovación constante.  En la era ágil, la innovación nunca 
Ver Más

5 medidas que podría impulsar el Gobierno para ayudar a las Pymes

El sector, afectado por el enfriamiento de la economía, necesita un impulsa para evitar la crisis.

Ver Más

Qué sienten los argentinos ante la actual situación del país

Una encuesta revela cómo nos sentimos a más de dos años de la gestión Cambiemos.

Ver Más

Las inversiones no repuntan y en mayo crecieron sólo 0,5 por ciento

De acuerdo con un estudio privado, los números no resultan alentadores.

Ver Más

La tempestad

Solo vi el partido Argentina-Francia hasta el 1 a 1. La jugada de Mbappé durante los primeros minutos me alertó del anunciado final. Fue una saeta que solo pudo ser detenida mediante el juego sucio de Rojo. Una modalidad demasiado instalada en el fútbol y quizá más en el fútbol, y en el vínculo comunitario, argentino. Por la noche fui a ver la otra cara nuestra, la representación de La tempestad, de Shakespeare, en el programa "Temporada Internacional Reino Unido", en la Sala Casacuberta del teatro San Martín. Y no pude dejar de vincular ambas situaciones. En La tempestad, el personaje Próspero, legítimo duque de Milán, se encuentra exilado en una isla. Mediante conjuros mágicos obtiene que Ariel, un espíritu de la naturaleza, cree una tempestad que hará encallar el barco de quien le usurpó el trono. Sucederán muchas acciones hasta llegar el momento en que, motivado por su reflexión y por el amor de su hija, Próspero perdonará al usurpador Antonio. Pero lo perdonará enseñoreándose. Y ya veremos lo que esto implica.

Ver Más