Newsletter Semanal equipo bulat

Especial de la Semana

Todos somos DT: "Estaba seguro que clasificábamos"

Por Pablo Furnari

Martes 10/10, 
20.25hs…..”viste como (Messi) mira para abajo?!! El tipo no siente el himno!!”
“No pueden moverse!! Déjate de joder!! Tienen pánico estos h….de p…!!
“Di María no llega ni a los 20!!”
“Sampaoli?? Por qué no pusieron directamente a Caruso Lombardi??”


22.20hs…. “viste!! El tipo miraba para abajo porque estaba concentrado!!!”
“Hay que jugar en la altura eh…y con esa presión!!”
“Di María es el mejor compañero que puede tener Messi!!”
“Al pelado hay que dejarlo laburar tranquilo, es bueno el tipo…”


Miércoles 11/10
“Menos mal que ganaron, yo mismo iba a Ezeiza a cag… a trompadas”
“No le ganamos a nadie…déjate de joder…muy raro jugaron los ecuatorianos!!”


Vivimos pendularmente entre el exitismo desproporcionado y el pesimismo extremo. De que todos pensamos lo peor a saber que era evidente que nos pasaría lo mejor…


Esta nota fue escrita “ahora”. Pudo también ser escrita hace 30 o 60 años. Y creo que también puede escribirse dentro de 20…

La esencia seria la misma. Cambiarían a lo sumo las citas de los personajes contemporáneos que aparecen. Pero el espíritu seguiría siendo el mismo. Esa identidad del “ser argentino” que todo lo sabe. Que de todo opina. 


El “Todo somos DT” es algo que viene con nosotros casi por default. 
En mi caso me encontré hace algunos años con esta vivencia.  


Un verano estaba de vacaciones en la playa y me toco ser testigo - como muchas veces sucede cuando uno se sienta mirando hacia el mar y por casualidad escucha el diálogo entre dos personas - de dos hombres hablando de futbol y de negocios. 

La noche anterior habían jugado River – Boca. Había ganado River. 

Uno de los que hablaba, hincha de Boca, le explicaba a su amigo todos los errores que había cometido Carlos Bianchi, por aquel entonces el técnico, en la formación del equipo. Explicaba quién debería haber jugado, dónde debió haber jugado el que jugó, como debió haber definido una jugada un delantero, etc.

Durante la charla, suena el celular de esta persona, en lo que aparentaba ser un llamado desde su propia empresa.  Al cortar la comunicación, vuelve a hablarle a su amigo, pero esta vez no de futbol sino de su empresa. Señalaba lo mal que trabajan algunos empleados en su ausencia y se replanteaba sus próximas vacaciones cerrando la charla con la frase “son todos unos bolu… incompetentes, no puedo dejar la fábrica sola”…
Ahí mismo tomé mi celular y en un editor de texto anote la frase “Todos Somos DT”. 
Siempre se dijo que en Argentina somos 40 millones de directores técnicos. También de médicos!
Yo no estoy ajeno a ello!
Todos sabemos de futbol, de básquet, de tenis, de hockey, de rugby, de box…
Todos opinamos cómo debió jugar nuestro equipo el fin de semana pasado, de cómo debió jugar la selección de fútbol para ganar aquella final contra Alemania, y las dos con Chile y como debió formar en cada partido de las eliminatorias. Todos nos calzamos los guantes del “Chino” Maidana ante Mayweather en esas dos históricas peleas. Todos fuimos Del Potro en la Davis que se ganó. En algún tiempo fuimos Las Leonas… Amamos a Ginóbili… Y hasta corrimos con el Lole Reutemann. Todos fuimos la mano de Dios y si no saltamos somos “ingleses”…
También todos estudiamos psicología… porque todos somos “psicólogos” de Messi…
Todos definimos mejor que Higuaín…

Hasta en los campeonatos mundiales de fútbol, quienes nunca se ven atraídos por este deporte, terminan opinando hasta incluso de las selecciones de otros países! Simplemente esperemos a que llegue Rusia…

Mujeres que saben quién es Piqué por alguna foto con Shakira, o “qué lindo era Pirlo,  el tano número 21” de la selección de Italia…

En otras palabras tenemos cierta facilidad para opinar bajo nuestra “sabiduría y entendimiento verdadero, absoluto e irrefutable” sobre cómo - quienes dirigen esos equipos, e incluso en aquellos deportes que no son grupales - deben hacer su trabajo…

Mi pregunta, ya hablándote como lector, es: ¿sos tan bueno armando equipos, diagramando estrategias, aplicando técnicas, etc, como lo sos en tu vida empresaria o en tu emprendimiento? ¿Sabes cómo juega la gente en tu empresa, en tu estudio de arquitectos, tu estudio jurídico, tu consultorio, tu bar?

¿Estás seguro que tu “número 5” está en el puesto indicado?¿Estás seguro que tu telefonista, secretaria, asistente, dan solo para eso? o de golpe, ¿si lo haces “jugar” de otra forma, puede transformarse en una estrella?

En otras palabras…¿sos tan buen Director Técnico en tu vida laboral como lo sos opinando de tus equipos?

La idea de esta nota tiene que ver con eso, no con el fútbol en si mismo. Ponerte a prueba para que razonemos juntos si las mismas técnicas, estrategias, órdenes, juego en equipo, cambios y “exquisita exigencia” que aplicas para tu equipo y deporte preferido lo aplicas en tu vida de negocios, seas desde un profesional o trabajador independiente hasta el dueño de un negocio o empresa con varios empleados.
 
No es casualidad que técnicos y deportistas exitosos coincidan en estrategias y técnicas empleadas por empresarios exitosos. 

Desde cómo armar un equipo competente, cómo motivar a tu gente, cómo generar líderes, cómo tratar y lidiar con ellos, cómo aprender de los fracasos, cómo rearmar tu equipo con los mismos jugadores y pasar de la derrota al éxito, etc., etc.


Si en todos los aspectos de la vida, sean sociales, educativos, culturales, laborales, etc. exigiéramos lo que exigimos como DT´s de la vida, creo que estaríamos ante un potencial de país increíble.

Por ahora sigue estando en el fútbol…y está bien…porque en definitiva “Todos somos DT”.
 
Pablo Furnari (Especialista en management y marketing internacional)
@pablofurnari
www.pablofurnari.com 

Relacionadas

Qué son las metodologías ágiles y cómo aplicarlas

La industria que más rápido se mueve hoy en día es la del software, por lo que los que quieren triunfar requieren ser más ágiles que la competencia. Así, con los millennials y los iphones, surgió en 2001 el pensamiento ágil o Agile Thinking. Una cultura ágil implica que los comportamientos de todos los empleados están alineados en un mismo sentido, promoviendo el cambio y la innovación en todo lo que hacen. El resultado de trabajar de manera ágil es que la gente se adapta más rápido a los cambios, termina el trabajo más rápido dada la forma en que está organizado y además están todos más involucrados. A diferencia de las empresas tradicionales donde solo el 10% del personal está comprometido 100%, todos los empleados se encuentran en una especie de “estado de flujo” (como cuando nos concentramos en algo que nos gusta tanto que no notamos el paso del tiempo), involucrados en su proyecto. En fin, las compañías ágiles logran motivar a los empleados en el trabajo, incluso y sobre todo a los “millennials” que son los que más rápidamente se adaptan a este tipo de cultura. Además y como si esto fuera poco, el foco de estas empresas ágiles está puesto en el cliente. Se adaptan más rápido a lo que quiere el cliente, lo que por consiguiente también las convierte en las preferidas por el consumidor. Y esa cultura solo puede lograrse con el ejemplo de la gerencia y capacitando al equipo con nuevas “rutinas” que los permita ser más permeables a la innovación constante.  En la era ágil, la innovación nunca 
Ver Más

El panorama económico y las PyME, sector por sector

Las Pequeñas y Medianas Empresas son unas de las más afectadas ante la situación económica actual. 

Ver Más

5 medidas que podría impulsar el Gobierno para ayudar a las Pymes

El sector, afectado por el enfriamiento de la economía, necesita un impulsa para evitar la crisis.

Ver Más

Joan Cwaik fue seleccionado como disertante en la cumbre de jóvenes emprendedores del G20 YEA

El emprendedor e innovador tecnológico fue convocado para participar como disertante de la cumbre anual del G20 YEA, el evento anual más importante del mundo de los emprendedores jóvenes que este año se realiza en Argentina.

Ver Más

¿Cómo motivar a tu hijo para que estudie ingeniería?

La falta de ingenieros no es algo novedoso, ni aquí ni en el mundo. Se estima que en Argentina falta la mitad de los ingenieros que demanda el mercado, y pese al esfuerzo y promoción que tanto el Estado como las Universidades públicas y privadas vienen realizando, aún queda mucho para seducir a la nueva generación “Z” o centennials.

Padres preocupados por el futuro de sus hijos en un mundo en donde la “robotización” pone en jaque al 65% de las actividades que hasta hoy se desarrollan, lidian a diario entre la sobre exposición de los preadolescentes en redes sociales, que prefieren consultar lo que desean saber en internet, y deciden de forma rápida en base a lo que tienen a su alcance.

Imaginemos un mundo en donde el conocimiento y comunicación sea accesible y gratuito, donde la energía sea generada de manera económica, donde podamos materializar inmediatamente todo lo que imaginemos, y en donde podamos crear nuestra propia moneda. ¿Cuál sería el conocimiento o habilidades que demandará ese mundo para hacer la diferencia?

Ver Más

Las PyME y los problemas a la hora de hacer el traspaso generacional

Las empresas familiares pueden ser todo un desafío a la hora de sobrevivir en el negocio.

Ver Más

Columnista