Newsletter Semanal equipo bulat

Especial de la Semana

¿Siguen siendo los UVA una buena opción?

Por Daniel Maselli

A partir del año 2016, con la llegada al gobierno de Mauricio Macri, se empezó a instalar la idea de que el sistema de créditos en Argentina debía cambiar. El crédito hipotecario había sido una materia pendiente en nuestro país durante la década kirchnerista, ya que las tasas eran muy altas debido a una inflación también elevada, donde no acompañaban una relación saludable entre cuota e ingreso. Es por eso que el macrismo decidió implementar un plan similar al que funciona en Chile desde 1967, el cual permite un ahorro pese a la suba de precios y permite dar créditos a la vivienda.

 
El secreto del éxito de la UF (Unidad de Fomento aplicadas en Chile) en su momento, o de la UVA ahora, es que permite generar un mercado de crédito a largo plazo, imprescindible para que se muevan los préstamos hipotecarios en épocas de alta inflación. Las familias argentinas saben de sobra que cuando la inflación es alta los créditos hipotecarios se tornan inalcanzables o directamente desaparecen, como ocurrió entre 2008 y 2016. O los utilizan las familias de altos ingresos, apostando a que la inflación les va a licuar las cuotas.


Desde fines de abril se vivió una corrida cambiaria que alertó a muchas familias y economistas sobre qué puede suceder con los créditos hipotecarios ya otorgados y los que se van a otorgar en un futuro, ya que el capital adeudado aumenta, la inflación sigue su camino alcista y los precios de las propiedades continúan subiendo.
 
La realidad es que es cierto que el capital adeudado aumenta, pero solo lo hace nominalmente, ya que en términos reales, ajustados por inflación o medidos en cantidad de salarios, el capital adeudado se reduce todos los meses a medida que se pagan las cuotas.
 
El hipotecario UVA ajusta la cuota a la par de la inflación. Y como se supone que los ingresos de las familias acompañan la inflación, la ración del salario que se reserva para pagar la cuota del crédito es constante o muy parecida a lo largo del crédito. Es decir, una familia deberá destinar el 30% de sus ingresos a pagar la cuota 1, la 40 y la 120.


Propongo el siguiente ejercicio para corroborar lo mencionado anteriormente. Si nos trasladamos un año atrás la cuota inicial de un crédito tomado ante el BNA por un departamento de 50 m2 promedio en CABA era de $5.135, necesitando demostrar ingresos por $20.066 para ser sujeto de crédito. Actualmente, la cuota cero para comprar esa propiedad con una hipoteca en el mismo banco asciende a $12.354 demandando un ingreso demostrable de 48.276 pesos.


Ahora bien, teniendo en cuenta estas dos bases para el otorgamiento de un crédito UVA, podemos decir que el individuo que lo tomo hace un año contra uno que lo hace actualmente para adquirir el mismo inmueble aumentó un 140 por ciento.


La cuota actualizada de quien tomó ese crédito hace un año creció en un 25% aproximadamente y la cuota del crédito tomado hace un año atrás, es menor de 35% al alquiler promedio de una propiedad similar. Los $12.354 de cuota inicial de un crédito que comience hoy, es un 23% superior al alquiler.


Los números no mienten: quien tomó un crédito hipotecario hace un año, su cuota es inferior en un 35% al alquiler actual y adeuda un año después el 56% del valor actual de la propiedad frente al 80% que representaba un año atrás y disminuyendo su deuda en dólares un 23 por ciento.

Relacionadas

La inflación de septiembre fue 6,5%, la más alta en dos años y medio

El Indec informó que en nueve meses de 2018 acumuló un 32,4%, con un fuerte aumento en el rubro alimentos. Fue la tasa mensual más alta desde el 6,7% de abril de 2016. Economistas advierten que la inflación de 2018 será la más alta en 27 años

Ver Más

Argentina subió al quinto lugar en el ranking de inflación mundial

Tras la violenta devaluación del peso y su consiguiente impacto sobre los índices de precios, la Argentina se ubicaría a fin de año entre los cinco países con más alta inflación del mundo, según resulta de una elaboración de ámbito.com en base a las proyecciones contenidas en el último informe Perspectiva Económica Mundial del Fondo Monetario Internacional. El FMI estima que la suba del costo de vida en el país llegará a 40% a fin de año, una cifra inferior al consenso de los economistas que espera una variación del orden del 45%. De todas formas, de confirmarse la cifra pronosticada por el Fondo, la Argentina ocuparía el quinto lugar en el ranking mundial de inflación, escalando tres posiciones respecto del anterior informe del organismo multilateral (correspondiente a abril último) cuando, con una inflación estimada en torno del 20%, la economía argentina se ubicaba en el octavo lugar. Sólo 17 países, sobre un total de unos 190, registran una inflación anual de dos dígitos. 

Ver Más

#AumentaTodo: suben hasta 20% los planes de telefonía celular

Las compañías Movistar y Claro comenzaron a anunciar incrementos a sus clientes a partir de diciembre.

Ver Más

¿Es posible una nueva política monetaria y cambiaria?

¿Que cambie el presidente del Banco Central (BCRA) implica que se modifican la política monetaria y cambiaria? La reforma de la Carta Orgánica en 2012 agregó varias responsabilidades a la ya difícil tarea de proteger el valor de la moneda y la salud del sistema financiero. Lamentablemente no agregó nuevos instrumentos, por lo cual lo que el presidente del BCRA puede hacer es limitado.

Es extremadamente difícil mantener un cierto equilibrio entre nivel de reservas, tipo de cambio, tasa de interés y regulación del sistema financiero. Esta complejidad nos debe hacer definir: ¿es imprescindible establecer un objetivo como prioritario y los demás se subordinan a ese? ¿O se va intentando tener alternativamente distintos objetivos sin privilegiar a ninguno? ¿Cómo dar previsibilidad a algunas variables sin generar una "timba"?

Ver Más

Vivir sin aire...

Hoy sufrimos pensando en cómo vivir sin aire, cómo vivir tratando de afrontar los pagos de alquileres, de expensas, de luz, de gas, de comida, etc. Y en este mundo es la política llevada a religión la que intenta dar una respuesta: trata de poner el Paraíso imaginario en ésta, nuestra vida real. El Libro Sagrado de esta religión lo conforman las promesas de campaña: ¨Habrá ciudadanos felices”, “No habrá deudas”, “Aquél que robó irá preso”, “Habrá una justicia justa”, “Habrá pobreza cero”, etc. Y comprar estas promesas equivale a tomar la Primera Comunión: acompañados por nuestros padres damos fe de un constructo mentiroso. Y luego sobreviene la Confirmación, el refrendar que seguimos creyendo en este engañoso discurso. ¿Por qué hacemos esto? Porque, así como no podemos vivir sin aire, tampoco podemos vivir sin ideales trascendentales, sin la idea de que la especie ...

Ver Más

Quién es Guido Sandleris, el nuevo presidente del BCRA

Reemplazó a Luis "Toto" Caputo. "El objetivo principal del Banco Central es reducir la inflación. Trabajaremos para recuperar la estabilidad y previsibilidad de precios", fue lo que prometió al asumir. Profesor, hincha de Boca y fanático de la NBA: Cómo piensa...

Ver Más

Columnista