Newsletter Semanal equipo bulat

Especial de la Semana

Recalibrando las metas de inflación: "El consenso de los economistas es el 16,5%"

El director del Área de Economía del IAE Business School de la Universidad Austral, Eduardo Luis Fracchia, fue consultado sobre los cambios en las metas inflacionarias para 2018 anunciados por el equipo económico del Gobierno nacional.

A continuación se transcriben sus declaraciones:

“En esta conferencia de prensa hemos podido ver la integridad del equipo económico del que si bien se sabe que no hay fisuras siempre es bueno verlos juntos, dado que el país no tiene un súper ministro de economía”.

“A grandes rasgos, la novedad es el cambio de metas inflacionarias. No cambia para nada la política económica o sea que hay una continuidad como la que siempre se estuvo planteando, en eso insistió mucho el jefe de Gabinete, Marcos Peña”.

“El ajuste de metas es razonable porque estaba muy forzado el sistema. Pensar que íbamos a tener una inflación del 12%, cuando el consenso de los economistas es el 16,5%, para el año que viene era muy exagerado. Parece coherente y razonable poner metas que sean más asequibles y más lógicas, que ordenen al objetivo que tienen en el sistema de metas de inflación que es modelar expectativas e ir formando las expectativas de los agentes, como ocurre en muchos países que han implementado este sistema que es el más común de los bancos centrales”.

“En lo que se refiere a comentarios clásicos, hubo consultas relacionadas con las LEBAC. En ese sentido, fue interesante el comentario del presidente del BCRA, Federico Sturzenegger, de que “hay que mirar las reservas”. Las reservas han crecido mucho, por lo tanto, no hay que sobredimensionar el peligro potencial de las LEBAC, sino que hay que ver la contrapartida que tienen que son las reservas que están en el Banco Central, que se compraron U$s 30.000 millones”.

“Al respecto de la inflación, también señaló el presidente del BCRA que es relevante seguir la llamada núcleo, que excluye movimientos de precios relativos, factores regulatorios y otros elementos, y toma como el área central de la inflación -como la miden muchos países- y ahí se mostró en la curva, claramente, que la inflación núcleo está cediendo de un ritmo del 40% a un orden del 21% anual”.

“En lo que se refiere al dólar, ante la consulta de si su reciente aumento influiría en la inflación, Sturzzenegger insistió con que el tipo de cambio flotante facilita que no haya esa traslación del tipo de cambio a precios y que no había que esperar mayor inflación por esta suba repentina del tipo de cambio de esta última semana”.

“Evidentemente, la inflación es una figurita difícil. El Gobierno, en cierto modo, está reconociendo que no pudo ir al ritmo que inicialmente habían previsto. Están sincerando las metas, pero con una secuencia muy simple de seguir: 15, 10, 5. Del 15% para 2018, 10% para 2019 y, finalmente, 5% de inflación anual para 2020”.

“Si esto se cumpliese sería muy interesante dado que desaparece el impuesto inflacionario y la Argentina deja de considerar a la inflación como un ingreso más no legislado pero real, como lo es el impuesto inflacionario”.

“Respecto a la deuda, el ministro de Finanzas, Luis Caputo, comentó que ésta crecerá hasta el 2021 y que, a partir de ese año, se amesetaría. También sostuvo que ahora se están tomando tasas muy bajas de interés para esta deuda, lo cual es positivo. Al mismo tiempo aclaró que esa deuda va a infraestructura y gasto social, o sea que tiene un uso genuino e interesante”.

“Caputo también insistió en que no hay que mirar tanto la tasa de LEBAC, sino más la tasa de riesgo país que hace referencia a cómo nos miran de afuera. Esa es la tasa más relevante para mostrar que el sendero es positivo”.

“En definitiva, fue una conferencia de prensa en la que no hubo mayores novedades salvo por este ajuste a las metas y sinceramiento, unidad del equipo y convicción de seguir trabajando en temas de inflación. Y, si bien no se habló específicamente, también hubo una convicción de llegar a las metas fiscales que se vienen cumpliendo este año y se van a ir dando, según el Gobierno a futuro: esencialmente, bajar 1% el PBI por año en lo que se refiere al déficit primario”.

“Evidentemente, esta es una cuestión muy relevante porque la crítica que se le viene haciendo durante estos dos años al Gobierno es que está trabajando por el lado monetario pero le cuesta trabajar por el lado fiscal y de reducción de gasto público, por lo que la inflación no logra bajar mucho más”.

“Se alinearon los planetas en el sentido de que se debe seguir trabajando en la línea fiscal de conducta más austera en lo que se refiere a déficit”.

“Habrá muchos análisis y puntos a discutir sobre esta conferencia de prensa. Por mi parte, tengo la impresión de que confirma la dirección del Gobierno que hasta ahora ha sido correcta pero quizás genera ansiedad al no tener estas metas más rápido”.


Relacionadas

El fin de la licuación devaluatoria: ¿se viene la estabilización del dólar?

Si votaste por un cambio y te sentís decepcionado por la performance de este gobierno, tenés todo el derecho de hacerlo, pero siento que es tiempo de guardar dicha frustración para otro momento. Hoy más que nunca es hora de apoyar al Presidente Macri para evitar el regreso del populismo extremo, porque si vuelve, esta vez no habrá segunda vuelta y quienes me leen saben que lo dice un liberal sumamente decepcionado por el macrismo. La licuación iniciada en enero 2018 ha sido brutal, ahora llegó el momento de usarla. El mercado no exigirá al BCRA la resolución inmediata del dilema de las Lebacs pero sí de un cronograma claro, contundente y urgente, que indique un swap de las mismas por una combinación de instrumentos mas largos que descompriman la parte corta de la curva de tasas. Este plan debería aparecer esta semana en forma inexcusable. Si hay alguien que sabe entender de lo indispensable que se hace calmar la locura de un mercado es un trader profesional y en este aspecto el BCRA ahora está a cargo de uno de los mejores ...

Ver Más

Las claves para entender el problema de fondo en el BCRA

La renuncia de Federico Sturzenegger volvió a poner en el centro de la escena el rol del presidente del Banco Central a la hora de gestionar la política monetaria. A partir de los cambios en la calle Reconquista, el Instituto Argentino de Análisis Fiscal (IARAF) se propuso analizar el comportamiento de la inflación y el dólar en los últimos 15 años y su influencia en las gestiones de los presidentes de la entidad. 

De acuerdo al relevamiento, en los últimos 186 meses la Argentina acumuló una inflación de 1.848% y una variación del tipo de cambio de 672 por ciento. En promedio, la inflación mensual de todo el periodo fue de 1,61% (21% anual) y la suba mensual del dólar del 1,10% (14% anual).

Ver Más

¿Qué falló y qué podemos mejorar?

Los resultados abreviados del experimento monetarista por sí solos. La idea de esta nota es tratar de entender porqué fracasó el experimento de política económica llevado adelante por la cúpula del BCRA recientemente descabezada. No se pretende hacer leña del árbol caído porque desde los primeros meses alertamos que era un árbol muy mal implantado. La idea es contribuir a no repetir errores y evitar, en diez años, estar chocando con la misma piedra.

Los resultados abreviados del experimento monetarista por sí solos.

-Una devaluación del dólar cercana al 200%.

-Un esquema de metas de inflación que se cambió cuatro veces en dos años y finalmente debió ser abandonado.

-La desregulación cambiaria y de flujos de capitales que nos priva de un instrumento regulatorio crucial y generó una masa especulativa en el mercado de capitales (MAE). De esa masa especulativa de corto pazo partió la corrida “inesperada” de mayo.

-Potenciar el carry-trade para “alquilar” caro la suba de reservas; entre otras cosas.

Ver Más

Economistas opinan sobre los efectos del acuerdo con el FMI en la economía real

Distintas miradas respecto del impacto de la decisión del Gobierno. 

Ver Más

¿Siguen siendo los UVA una buena opción?

A partir del año 2016, con la llegada al gobierno de Macri, se empezó a instalar la idea de que el sistema de créditos en Argentina debía cambiar. El crédito hipotecario había sido una materia pendiente durante la década kirchnerista, ya que las tasas eran muy altas debido a una inflación también elevada, donde no acompañaban una relación saludable entre cuota e ingreso. Es por eso que el macrismo decidió implementar un plan similar al que funciona en Chile desde 1967, el cual permite un ahorro pese a la suba de precios y permite dar créditos a la vivienda. Veamos si tras las turbulencias aún es una opción.

Ver Más

Qué pasará con la inflación este 2018

El economista Dante Sica entiende que el piso será muy similar al del año anterior.

Ver Más