Newsletter Semanal equipo bulat

Especial de la Semana

Recalibrando las metas de inflación: "El consenso de los economistas es el 16,5%"

El director del Área de Economía del IAE Business School de la Universidad Austral, Eduardo Luis Fracchia, fue consultado sobre los cambios en las metas inflacionarias para 2018 anunciados por el equipo económico del Gobierno nacional.

A continuación se transcriben sus declaraciones:

“En esta conferencia de prensa hemos podido ver la integridad del equipo económico del que si bien se sabe que no hay fisuras siempre es bueno verlos juntos, dado que el país no tiene un súper ministro de economía”.

“A grandes rasgos, la novedad es el cambio de metas inflacionarias. No cambia para nada la política económica o sea que hay una continuidad como la que siempre se estuvo planteando, en eso insistió mucho el jefe de Gabinete, Marcos Peña”.

“El ajuste de metas es razonable porque estaba muy forzado el sistema. Pensar que íbamos a tener una inflación del 12%, cuando el consenso de los economistas es el 16,5%, para el año que viene era muy exagerado. Parece coherente y razonable poner metas que sean más asequibles y más lógicas, que ordenen al objetivo que tienen en el sistema de metas de inflación que es modelar expectativas e ir formando las expectativas de los agentes, como ocurre en muchos países que han implementado este sistema que es el más común de los bancos centrales”.

“En lo que se refiere a comentarios clásicos, hubo consultas relacionadas con las LEBAC. En ese sentido, fue interesante el comentario del presidente del BCRA, Federico Sturzenegger, de que “hay que mirar las reservas”. Las reservas han crecido mucho, por lo tanto, no hay que sobredimensionar el peligro potencial de las LEBAC, sino que hay que ver la contrapartida que tienen que son las reservas que están en el Banco Central, que se compraron U$s 30.000 millones”.

“Al respecto de la inflación, también señaló el presidente del BCRA que es relevante seguir la llamada núcleo, que excluye movimientos de precios relativos, factores regulatorios y otros elementos, y toma como el área central de la inflación -como la miden muchos países- y ahí se mostró en la curva, claramente, que la inflación núcleo está cediendo de un ritmo del 40% a un orden del 21% anual”.

“En lo que se refiere al dólar, ante la consulta de si su reciente aumento influiría en la inflación, Sturzzenegger insistió con que el tipo de cambio flotante facilita que no haya esa traslación del tipo de cambio a precios y que no había que esperar mayor inflación por esta suba repentina del tipo de cambio de esta última semana”.

“Evidentemente, la inflación es una figurita difícil. El Gobierno, en cierto modo, está reconociendo que no pudo ir al ritmo que inicialmente habían previsto. Están sincerando las metas, pero con una secuencia muy simple de seguir: 15, 10, 5. Del 15% para 2018, 10% para 2019 y, finalmente, 5% de inflación anual para 2020”.

“Si esto se cumpliese sería muy interesante dado que desaparece el impuesto inflacionario y la Argentina deja de considerar a la inflación como un ingreso más no legislado pero real, como lo es el impuesto inflacionario”.

“Respecto a la deuda, el ministro de Finanzas, Luis Caputo, comentó que ésta crecerá hasta el 2021 y que, a partir de ese año, se amesetaría. También sostuvo que ahora se están tomando tasas muy bajas de interés para esta deuda, lo cual es positivo. Al mismo tiempo aclaró que esa deuda va a infraestructura y gasto social, o sea que tiene un uso genuino e interesante”.

“Caputo también insistió en que no hay que mirar tanto la tasa de LEBAC, sino más la tasa de riesgo país que hace referencia a cómo nos miran de afuera. Esa es la tasa más relevante para mostrar que el sendero es positivo”.

“En definitiva, fue una conferencia de prensa en la que no hubo mayores novedades salvo por este ajuste a las metas y sinceramiento, unidad del equipo y convicción de seguir trabajando en temas de inflación. Y, si bien no se habló específicamente, también hubo una convicción de llegar a las metas fiscales que se vienen cumpliendo este año y se van a ir dando, según el Gobierno a futuro: esencialmente, bajar 1% el PBI por año en lo que se refiere al déficit primario”.

“Evidentemente, esta es una cuestión muy relevante porque la crítica que se le viene haciendo durante estos dos años al Gobierno es que está trabajando por el lado monetario pero le cuesta trabajar por el lado fiscal y de reducción de gasto público, por lo que la inflación no logra bajar mucho más”.

“Se alinearon los planetas en el sentido de que se debe seguir trabajando en la línea fiscal de conducta más austera en lo que se refiere a déficit”.

“Habrá muchos análisis y puntos a discutir sobre esta conferencia de prensa. Por mi parte, tengo la impresión de que confirma la dirección del Gobierno que hasta ahora ha sido correcta pero quizás genera ansiedad al no tener estas metas más rápido”.


Relacionadas

Lilita o la perversión de una tía bonachona

La semana pasada fui a comprar crema de leche al supermercado chino. Estaba en la góndola revisando los precios y tomé una que costaba $ 40. Justo se puso el chino a ordenar esa góndola. Le mostré la crema y le dije “¡40 $ es carísimo!”. El chino me miró y me respondió con paciencia oriental: “Llevala ya porque estoy remarcando la góndola y ahora va a costar $ 50”. Le agradecí por el dato y me fui contento por haber pagado un buen precio.  Me pregunté qué pasa con la moneda que lo que en un instante resulta caro, pasa a ser barato en el instante siguiente.
Y esta situación me llevó a pensar en el marco psicótico en que se desempeña la sociedad argentina: hoy, con cuarenta monedas de un peso compro un bien, segundos después serán necesarias cincuenta monedas. O sea, la moneda, bien de mediación que tiene grabada la frase $ 1, es relativa, es líquida. Y en su lugar, la moneda pasa a ser las infinitas percepciones de valor de los infinitos bienes. Lo que vale es lo relativo, lo variable, desaparece el valor trascendental de $ 1. Es una moneda escindida, una moneda que siempre dice lo que no es, lo que no puede comprar, el poder que no tiene. Inmediatamente me pregunté síntoma de qué es esta situación. Y esto me llevó a pensar en el matrimonio bien malavenido de Macri y Carrió.

Ver Más

La inflación de septiembre fue 6,5%, la más alta en dos años y medio

El Indec informó que en nueve meses de 2018 acumuló un 32,4%, con un fuerte aumento en el rubro alimentos. Fue la tasa mensual más alta desde el 6,7% de abril de 2016. Economistas advierten que la inflación de 2018 será la más alta en 27 años

Ver Más

Argentina subió al quinto lugar en el ranking de inflación mundial

Tras la violenta devaluación del peso y su consiguiente impacto sobre los índices de precios, la Argentina se ubicaría a fin de año entre los cinco países con más alta inflación del mundo, según resulta de una elaboración de ámbito.com en base a las proyecciones contenidas en el último informe Perspectiva Económica Mundial del Fondo Monetario Internacional. El FMI estima que la suba del costo de vida en el país llegará a 40% a fin de año, una cifra inferior al consenso de los economistas que espera una variación del orden del 45%. De todas formas, de confirmarse la cifra pronosticada por el Fondo, la Argentina ocuparía el quinto lugar en el ranking mundial de inflación, escalando tres posiciones respecto del anterior informe del organismo multilateral (correspondiente a abril último) cuando, con una inflación estimada en torno del 20%, la economía argentina se ubicaba en el octavo lugar. Sólo 17 países, sobre un total de unos 190, registran una inflación anual de dos dígitos. 

Ver Más

#AumentaTodo: suben hasta 20% los planes de telefonía celular

Las compañías Movistar y Claro comenzaron a anunciar incrementos a sus clientes a partir de diciembre.

Ver Más

El Foro de Convergencia Empresarial dio un fuerte apoyo al acuerdo del Gobierno con el FMI

Los principales empresarios del país emitieron un comunicado, firmado por todas las organizaciones que lo componen, en el cual brindaron su apoyo al nuevo acuerdo alcanzado entre el Gobierno y el Fondo Monetario Internacional (FMI).


Ver Más

¿Es posible una nueva política monetaria y cambiaria?

¿Que cambie el presidente del Banco Central (BCRA) implica que se modifican la política monetaria y cambiaria? La reforma de la Carta Orgánica en 2012 agregó varias responsabilidades a la ya difícil tarea de proteger el valor de la moneda y la salud del sistema financiero. Lamentablemente no agregó nuevos instrumentos, por lo cual lo que el presidente del BCRA puede hacer es limitado.

Es extremadamente difícil mantener un cierto equilibrio entre nivel de reservas, tipo de cambio, tasa de interés y regulación del sistema financiero. Esta complejidad nos debe hacer definir: ¿es imprescindible establecer un objetivo como prioritario y los demás se subordinan a ese? ¿O se va intentando tener alternativamente distintos objetivos sin privilegiar a ninguno? ¿Cómo dar previsibilidad a algunas variables sin generar una "timba"?

Ver Más