Newsletter Semanal equipo bulat

Análisis Semanal

Quién es el economista que recomendó a Macri bajar las tasas de interés y subir el dólar

Es una persona clave en los cambios de las metas inflacionarias que anunció el Gobierno antes del cierre del año.


Su nombre es Vladimir Werning y quien más lo escucha es el jefe de Gabinete, Marcos Peña. Es economista y se desempeñó como Director Ejecutivo para América Latina del banco JP Morgan, como asesor en el Ministerio de Hacienda durante la gestión de Alfonso Prat Gay y cuando llegó al Gobierno, fue considerado "el pase del año" dentro del mundo financiero, quien entiende que es uno de los economistas más brillantes de Wall Street.  


Sin embargo, su historia dentro del Gobierno tuvo sus vaivenes, según una nota publicada en Infobae. Con la salida de Prat Gay, Werning dejó el Gobierno, pero regresó poco tiempo después, el 14 de junio pasado, cuando fue designado como subsecretario de Coordinación y Análisis Económico de la Secretaría de Coordinación Interministerial en la cartera que encabeza Peña


Fue entonces, ni bien llegó a este equipo, que comenzó a advertir a sus superiores que era momento de modificar hacia arriba las metas de inflación para poder hacer una política monetaria más flexible compatible con la política fiscal expansiva. Lo que buscaba con esta movida era tener el espacio necesario para poder bajar la tasa de interés, lograr una suba del valor del dólar y así mejorar la competitividad del tipo de cambio para poder aumentar las exportaciones. Peña lo escuchó y le transmitió su idea al presidente del Banco Central (BCRA), pero Federico Sturzenegger no estaba dispuesto a modificar las metas de inflación. No en aquel momento.


La conferencia de prensa brindada la semana pasada es la prueba de que la propuesta de Werning era necesaria.


Quienes lo conocen aseguran que tiene una cita característica: "Resguardar un tipo de cambio competitivo es un tema de fuerte interés para esta gestión, que tiene vocación de avanzar en un crecimiento sostenible y equilibrado". 


Fue esta la inspiración del Gobierno para tomar las medidas anunciadas el jueves pasado por la mañana. Peña, el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, el ministro de Finanzas, Luis Caputo, y Sturzenegger presentaron los lineamientos económicos para el año entrante, que incluyen cambios en las metas de inflación y de déficit fiscal para los próximos años.


"Con un Banco Central más fuerte, la percepción de riesgo inflacionario sería mucho menor puesto que el dólar paralelo ya estaba incorporado a muchos precios de bienes y servicios", asegura Werning.

Relacionadas

El fin de la licuación devaluatoria: ¿se viene la estabilización del dólar?

Si votaste por un cambio y te sentís decepcionado por la performance de este gobierno, tenés todo el derecho de hacerlo, pero siento que es tiempo de guardar dicha frustración para otro momento. Hoy más que nunca es hora de apoyar al Presidente Macri para evitar el regreso del populismo extremo, porque si vuelve, esta vez no habrá segunda vuelta y quienes me leen saben que lo dice un liberal sumamente decepcionado por el macrismo. La licuación iniciada en enero 2018 ha sido brutal, ahora llegó el momento de usarla. El mercado no exigirá al BCRA la resolución inmediata del dilema de las Lebacs pero sí de un cronograma claro, contundente y urgente, que indique un swap de las mismas por una combinación de instrumentos mas largos que descompriman la parte corta de la curva de tasas. Este plan debería aparecer esta semana en forma inexcusable. Si hay alguien que sabe entender de lo indispensable que se hace calmar la locura de un mercado es un trader profesional y en este aspecto el BCRA ahora está a cargo de uno de los mejores ...

Ver Más

Las claves para entender el problema de fondo en el BCRA

La renuncia de Federico Sturzenegger volvió a poner en el centro de la escena el rol del presidente del Banco Central a la hora de gestionar la política monetaria. A partir de los cambios en la calle Reconquista, el Instituto Argentino de Análisis Fiscal (IARAF) se propuso analizar el comportamiento de la inflación y el dólar en los últimos 15 años y su influencia en las gestiones de los presidentes de la entidad. 

De acuerdo al relevamiento, en los últimos 186 meses la Argentina acumuló una inflación de 1.848% y una variación del tipo de cambio de 672 por ciento. En promedio, la inflación mensual de todo el periodo fue de 1,61% (21% anual) y la suba mensual del dólar del 1,10% (14% anual).

Ver Más

¿Qué falló y qué podemos mejorar?

Los resultados abreviados del experimento monetarista por sí solos. La idea de esta nota es tratar de entender porqué fracasó el experimento de política económica llevado adelante por la cúpula del BCRA recientemente descabezada. No se pretende hacer leña del árbol caído porque desde los primeros meses alertamos que era un árbol muy mal implantado. La idea es contribuir a no repetir errores y evitar, en diez años, estar chocando con la misma piedra.

Los resultados abreviados del experimento monetarista por sí solos.

-Una devaluación del dólar cercana al 200%.

-Un esquema de metas de inflación que se cambió cuatro veces en dos años y finalmente debió ser abandonado.

-La desregulación cambiaria y de flujos de capitales que nos priva de un instrumento regulatorio crucial y generó una masa especulativa en el mercado de capitales (MAE). De esa masa especulativa de corto pazo partió la corrida “inesperada” de mayo.

-Potenciar el carry-trade para “alquilar” caro la suba de reservas; entre otras cosas.

Ver Más

Corrida cambiaria, la vuelta al FMI

El origen de la tensión cambiara actual son los déficits gemelos. Es decir, la combinación de déficit fiscal y de cuenta corriente. El Gobierno ha recurrido al FMI para frenar la corrida contra el peso, que amenazaba con contagiar la confianza en la deuda soberana. Esto le permitirá tener más dólares, pero no alcanza para resolver el problema de fondo. Es necesario avanzar con reformas estructurales que ataquen la raíz de la restricción externa. Es fundamental comprender la línea de crédito stand by como una herramienta para ganar tiempo, avanzar en las reformas necesarias y financiar el desarrollo. El peor error sería, como en otras oportunidades de nuestra historia, utilizarlo para financiar el gasto corriente, el despilfarro público y el populismo cambiario. Crear los incentivos para fomentar las exportaciones y generar divisas legítimas debería ser una política de Estado.El acuerdo con el FMI permitirá al Gobierno contar con un colchón de divisas para llevar adelante las reformas pendientes, el problema de fondo son los déficits gemelos.

Ver Más

Los argentinos, pesimistas sobre el futuro económico del país

Una consultora hizo una encuesta con dos preguntas clave que delimitan la esperanza en el país.

Ver Más

El plan de Dujovne para recortar gastos en el Gobierno

Son nueve puntos con los que el macrismo busca demostrar la voluntad de la Casa Rosada de dar el ejemplo.

Ver Más