Newsletter Semanal equipo bulat

Análisis Semanal

Quién es el economista que recomendó a Macri bajar las tasas de interés y subir el dólar

Es una persona clave en los cambios de las metas inflacionarias que anunció el Gobierno antes del cierre del año.


Su nombre es Vladimir Werning y quien más lo escucha es el jefe de Gabinete, Marcos Peña. Es economista y se desempeñó como Director Ejecutivo para América Latina del banco JP Morgan, como asesor en el Ministerio de Hacienda durante la gestión de Alfonso Prat Gay y cuando llegó al Gobierno, fue considerado "el pase del año" dentro del mundo financiero, quien entiende que es uno de los economistas más brillantes de Wall Street.  


Sin embargo, su historia dentro del Gobierno tuvo sus vaivenes, según una nota publicada en Infobae. Con la salida de Prat Gay, Werning dejó el Gobierno, pero regresó poco tiempo después, el 14 de junio pasado, cuando fue designado como subsecretario de Coordinación y Análisis Económico de la Secretaría de Coordinación Interministerial en la cartera que encabeza Peña


Fue entonces, ni bien llegó a este equipo, que comenzó a advertir a sus superiores que era momento de modificar hacia arriba las metas de inflación para poder hacer una política monetaria más flexible compatible con la política fiscal expansiva. Lo que buscaba con esta movida era tener el espacio necesario para poder bajar la tasa de interés, lograr una suba del valor del dólar y así mejorar la competitividad del tipo de cambio para poder aumentar las exportaciones. Peña lo escuchó y le transmitió su idea al presidente del Banco Central (BCRA), pero Federico Sturzenegger no estaba dispuesto a modificar las metas de inflación. No en aquel momento.


La conferencia de prensa brindada la semana pasada es la prueba de que la propuesta de Werning era necesaria.


Quienes lo conocen aseguran que tiene una cita característica: "Resguardar un tipo de cambio competitivo es un tema de fuerte interés para esta gestión, que tiene vocación de avanzar en un crecimiento sostenible y equilibrado". 


Fue esta la inspiración del Gobierno para tomar las medidas anunciadas el jueves pasado por la mañana. Peña, el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, el ministro de Finanzas, Luis Caputo, y Sturzenegger presentaron los lineamientos económicos para el año entrante, que incluyen cambios en las metas de inflación y de déficit fiscal para los próximos años.


"Con un Banco Central más fuerte, la percepción de riesgo inflacionario sería mucho menor puesto que el dólar paralelo ya estaba incorporado a muchos precios de bienes y servicios", asegura Werning.

Relacionadas

Mauricio Macri, sobre la suba del dólar No pasa nada, tranquilos

El Presidente restó importancia a la suba que se registró en los últimos días, al asegurar que "no pasa nada". Mientras tanto, el dólar en la city porteña cayó algunos centavos luego de una serie de medidas adoptadas por el Gobierno y el BCRA. Sigue por encima de 30 pesos


Ver Más

Tras la crisis cambiaria, a cuánto estará el dólar a fin de año según los economistas

El economista Orlando Ferreres estimó que la divisa norteamericana  registrará "aumento progresivo" por la menor venta intervención por parte del Banco Central. Su estimación para cerrar el 2018

Ver Más

Falta un año para las elecciones y así miden hoy los posibles candidatos

Varias encuestadoras brindaron números sobre intención de voto.

Ver Más

La renegociación de contratos que tendrá impacto en la factura del gas

La suba del dólar durante los pasados meses impacta en las distribuidoras y en las productoras.

Ver Más

La Argentina que se viene: entre la mediocridad y la incertidumbre

Otra oportunidad perdida. El 2016 era el año para implementar una serie de reformas estructurales que permitieran a nuestra querida nación liberarse del estado de permanente asfixia que soporta el entorno económico desde hace décadas, un estrangulamiento que nos impide crecer, lo cual es un aspecto esencial para la eliminación de la pobreza estructural que padece nuestro país. Lamentablemente para el futuro de la próxima generación tres aspectos contribuyeron a que esto no ocurriese. Primero, un oficialismo que no se atrevió a imponer una agenda de transformación relevante y que prefirió generar en la población la sensación de que no estábamos tan mal: la fe y la esperanza se comieron dos años y medio de gestión. Segundo, una oposición destructiva en cuanta iniciativa de cambio que intentó proponer el gobierno siendo la corrección tarifaria quizá, el ejemplo más elocuente. Tercero y lo mas importante, una sociedad que democrática y mayoritariamente votó por un cambio pero que al percibir los costos que el mismo implicaba decidió desentenderse y renunciar al mismo, no estando a la altura de semejante desafío histórico. Mucho se habla de la herencia K, lo cual es cierto, el estado de la economía argentina en 2015 era sumamente comprometido. Pero poco se habla del formidable stock de confianza con el que este gobierno comenzó su gestión en 2016. Uno de los costos mas elocuentes del gradualismo oficialista fue la destrucción de gran parte de ese stock inicial con el riesgo país subiendo muy drásticamente desde sus mínimos en octubre 2017, aspecto que se ...

Ver Más

Macri consiguió apoyo internacional en la cumbre del G-20

Además, la Argentina se mostró como mediadora ante las tensiones comerciales entre EE.UU., China y Europa.

Ver Más