Newsletter Semanal equipo bulat

Especial de la Semana

¿Qué lugar ocupa Argentina en el escenario del comercio global?

Por Adriel Hermida, Germán Redel y Francisco Carreiro

Del 10 al 13 de diciembre de 2017 se llevó a cabo la undécima conferencia ministerial de la Organización Mundial del Comercio (OMC) en la que se trataron diversos temas vinculados con el comercio internacional, y en la que Argentina afirmó su postura oficial a favor del multilateralismo. Cabe destacar que este evento coincide con una progresiva reconfiguración de la economía local, planteando una mayor integración al mundo tanto comercial como financiera. En este marco resulta interesante reconocer el tipo y la profundidad de la inserción de nuestro país en la economía global y vislumbrar posibles trayectorias a futuro.

En el año 2016 el nivel de ingreso de Argentina representaba aproximadamente el 0,73% del PIB mundial, pero sólo contaba con el 0,36% de las exportaciones totales de bienes y servicios. Lejos quedaron los años en los que ese número estaba por encima del 2%. Este menor peso en términos históricos se observa incluso frente a otras economías de la región. Cabe destacar que, si bien Chile y Argentina tienen una participación similar, la economía trasandina es de un tamaño sustancialmente inferior (ver gráfico 1).




El rezago en la integración comercial no sólo se evidencia en las ventas externas sino también en las importaciones. Los indicadores usuales para medir apertura económica (flujos comerciales en relación al tamaño de la economía y flujos per cápita) dan cuenta de que Argentina es una de las economías más cerradas del mundo. Su principal socio comercial, Brasil, exhibe un valor incluso inferior. Cabe destacar que las economías de mayor tamaño suelen presentar índices de apertura relativamente bajos debido a la gran envergadura de su mercado interno (por ej. Estados Unidos o Japón). El guarismo de Argentina no responde a este efecto, ya que también presenta un bajo valor de flujos per cápita (ver gráfico 2).




La menor apertura económica en comparación con otras economías de la región responde, en parte, a diferentes estrategias de integración comercial. De acuerdo a la OMC, mientras nuestro país tiene vigentes acuerdos de preferencias arancelarias con 16 países que representan el 16% del PIB global, Chile lo hizo con 81 economías que suman un 86% de la economía mundial. Esto se refleja en el arancel a las importaciones promedio más alto de la región y en un nivel varios puntos porcentuales por encima del promedio mundial (ver gráfico 3).




En contraste con este bajo dinamismo en las relaciones económicas internacionales formales, los destinos de exportación del país se encuentran muy diversificados. En el año 2015 Argentina formaba parte del 5% de las economías más diversificadas del mundo. Esta aparente contradicción cobra sentido cuando se considera el perfil exportador del país por tipo de producto. Nuestro país continúa exhibiendo una elevada dependencia de las ventas externas de unos pocos commodities, cuya demanda puede encontrarse a lo largo y a lo ancho del planeta. Esta marcada concentración de la oferta exportable por tipo de bien se profundizó en la última década; actualmente el 54% de las exportaciones se compone de solamente 10 productos.

Una tercera dimensión de la inserción externa refiere a la cantidad y al tipo de empresas exportadoras. El número total de firmas que exportan ha venido mermando desde el 2007 aunque la evolución ha sido dispar según el tipo de empresa: mientras que las grandes empresas exportadoras (más de 200 empleados) se mantuvieron en torno a 1.000, la cantidad de pequeñas y medianas empresas que exportan se redujo 36%. Esto redundó en una mayor concentración del valor exportado en las empresas grandes (ver gráfico 4).




De todo lo anterior se desprende que la foto de la actualidad no sugiere que Argentina sea un jugador de peso en el comercio internacional, más allá de ciertos mercados de commodities donde sus decisiones impactan sobre el resto de las economías1. La película indica incluso que esa posición se fue deteriorando paulatinamente en los últimos 70 años. Sin embargo, una serie de medidas adoptadas en los últimos 2 años y otras en proceso de elaboración tienen el potencial de quebrar esa tendencia de largo plazo.

Entre las primeras cabe mencionar, entre otras:


- la quita y/o reducción de las retenciones a las exportaciones,
- la eliminación de los cupos exportables de trigo y maíz,
- la normalización del mercado de cambios,
- el reemplazo de las Declaraciones Juradas Anticipadas de Importación (DJAI) por un esquema de licencias automáticas y no automáticas de importación —en línea con la normativa vigente de la OMC—,
- la eliminación de aranceles de importación de productos informáticos,
- la adopción del Acuerdo de Facilitación del Comercio (que incluye la creación de la ventanilla única del comercio exterior argentino —VUCEA—, para reducir los costos administrativos de las transacciones de comercio exterior),
- la creación del programa Exporta Simple —focalizado en favorecer la integración de las PYMES—,
- la revisión de los reintegros de impuestos a las exportaciones,
- la normativa para facilitar importaciones de bienes de capital usados,
- la adecuación del régimen de importaciones temporarias de bienes.

Con respecto a las segundas se destacan las negociaciones vigentes, en conjunto con el resto de los miembros del Mercado Común del Sur (MERCOSUR), para la firma de un acuerdo de libre comercio con la Unión Europea, y, en paralelo, la búsqueda de acuerdos comerciales con Japón, Canadá y el Reino Unido. Por otra parte, el congreso nacional se encuentra debatiendo actualmente una serie de reformas tributarias a nivel nacional y de las provincias con las cuales el gobierno prevé mejorar la competitividad externa de las empresas.

1 En particular, en los mercados internacionales de aceite y harina de soja y de biodiesel.

Relacionadas

Nicolás Dujovne desmintió en Diputados que el Gobierno analice dolarizar la economía

El ministro de Economía presentó la iniciativa en la comisión de Presupuesto y Hacienda de la Cámara baja. Negó también una reestructuración de la deuda: "No habrá otro default". Hubo polémica por la demora en la llegada del funcionario al Parlamento.  

Ver Más

Atendamos al Riesgo-País para no tener un "País Riesgoso"

Esta nota intenta ser constructiva, entendiendo que en este avión viajamos todos. No importa que estés en primera, business o turista, cuando se mueve se mueve para todos. También entiendo que hay ciertos terroristas en este viaje que su objetivo es, precisamente, provocar terror para beneficiar sus objetivos ideológicos. "El constante mar revuelto para sus beneficios personales y electorales". Acá necesitamos de todos. No es momento de paros, de declaraciones agraviantes. Ya llegarán las elecciones para manifestarse. 

Partimos de la subestimación de las variables macro y la sobrestimación y soberbia en el ejecutivo, pero también agregaría la inmadurez en el sistema político en general, que solo piensa en la próxima elección a modo de salvarse ellos a costa de sus representados. La evaluación del diagnóstico es clara: nuestra economía ya no es bimonetaria, la gente no quiere pesos y solo pensamos en dólares. Entendido esto, nos encontramos con la falta de ingreso genuino de dólares (desbalance en la balanza de pagos), por la sequía, por la falta de productividad y competitividad reemplazamos ese ingreso necesario por endeudamiento y éste sencillamente se cortó. El mercado terminó ajustando en manera drástica ese desequilibrio y con una fuerte devaluación está corrigiendo esos desbalances, en forma desprolija y con un costo político enorme. Pero mirando a seis meses, con este tipo de ...

Ver Más

Brotes secos ¿hasta cuándo?

Hay varias cuestiones que explican a la recesión que atraviesa el país. A la “mala praxis” del equipo económico, que mantuvo desequilibrios macroeconómicos (sin reducirlos), y agudizó el problema del déficit de la cuenta corriente, se sumó a la sequía en 2018. Esta se reflejó en el último EMAE-Indec (Junio) con una caída de 31% interanual de la actividad en el sector agrícola. Y tuvo una retroalimentación negativa, ya que la escasez de divisas impactó en el plano cambiario. Por si esto fuera poco,  desde fines de Abril estamos en un evento de balanza de pagos y aún no se ha podido estabilizar el tipo de cambio. La turbulencia en Turquía y ahora en Brasil nos lleva a un continuo de devaluación-inflación-recesión. Al comienzo de la historia el dólar estaba en  $20 .Hoy cotiza $31,5 (mayorista). La caída sistemática de reservas internacionales, solo “emparchada” transitoriamente por el crédito del FMI y hoy sigue drenando .Y la  tasa de interés  siguió elevada por más de 4 meses. Ninguna de estas 3 cuestiones (devaluación, pérdida de reservas y tasas de interés altas)  se han revertido o frenado. Lo que muestra que la situación no está resuelta .Y menos, creer que está bajo control. 

Este contexto hace que estemos en recalculo permanente de lo que vendrá. ¿Cómo afecta  a la economía real esta situación? 

Ver Más

Con críticas al Gobierno Nacional, la Bolsa de Comercio de Rosario celebró un nuevo aniversario

Durante la conmemoración del 134° aniversario de la entidad rosarina realizado la semana pasada, el presidente de la prestigiosa institución, Alberto Padoán, cuestionó la medida anunciada tiempo atrás por el Gobierno de Mauricio Macri, relacionada con la suspensión del programa de reducción de retenciones a las exportaciones de harina y aceite de soja.

Ver Más

El Plan C de Melconian

El economista y otrora referente del macrismo no ahorró críticas al Gobierno. Sostuvo que todo podría terminar con una economía intervenida. La Morenización

Ver Más

El mercado ignora las buenas noticias y sale muy golpeado con las malas

Luego de haber visto como operaron los activos financieros la semana pasada y como arrancaron esta, se puede afirmar que la calma cambiaria duró tan solo un mes, que la volatilidad está de vuelta y que existen muchas chances de que haya regresado para quedarse por un rato más. Los desafíos que actualmente enfrentan los activos financieros son varios, aunque gran parte de estos se puede resumir en que tanto los bonos como las acciones no encuentran un driver (fundamento) positivo al cual afianzarse para generar nuevamente expectativas positivas. Es decir, el mercado no solo no encuentra drivers positivos, sino que abundan los factores de riesgo y argumentos negativos para generar mayor incertidumbre de cara a lo que viene. El mercado se comió una variedad de noticias que supuestamente podrían haber sido positivas pero que no resultaron en un buen desempeño de los activos. El rebote fue efímero y el mercado retomó la tendencia bajista. Ya sea el acuerdo con el FMI, el hecho de que el mercado haya regresado a la categoría de emergentes o los cambios en el equipo económico, todas ellas tuvieron un efecto "positivo" de menos de 48 horas, para que luego la incertidumbre, dudas y debilidades de los activos quedasen retomadas para llevar a los precios hacia niveles inferiores.

Ver Más