Newsletter Semanal equipo bulat

Opinión

Primer dato: la Argentina está cambiando

Por Esteban Domecq

Las elecciones de medio término del domingo pasado han homologado el cambio. Solo cuando observemos este periodo de la historia a través del tiempo podremos entender la magnitud de los acontecimientos que están ocurriendo en todos los planos: políticos, económicos, sociales, jurídicos e institucionales. 

La ratificación del proyecto político, tras el buen resultado electoral por parte del gobierno de cambiemos, terminó de consolidar el proceso de cambio por el que estamos atravesando. ¿Por qué es importante esto? Porque le da continuidad, previsibilidad y certidumbre al proyecto político, algo que hasta acá no teníamos. Esta condición es uno de los requisitos necesarios para poder encausar a la economía en un nuevo ciclo de crecimiento de mediano y largo plazo.

Segundo dato: la bomba no explotó.

A diferencia de la gran mayoría de los grandes procesos de nuestra historia, este cambio se está manifestando sin explosión interna. En el 2016 se evitó el colapso con mucha cintura y por la vía del gradualismo, el gran ganador de los primeros dos años de la gestión Cambiemos.

Está claro que todavía hay muchos desequilibrios macroeconómicos en todos los frentes, y el tejido social sumamente delicado. Hoy la política económica se desenvuelve a través de una dicotomía permanente entre intenciones y restricciones. Pero la no explosión no es menor, primero porque evitamos las dramáticas consecuencias económicas y sociales que una crisi genera, y segundo porque obliga a un mucho mayor grado de competencia y responsabilidad del gobierno en todos los frentes para llevar adelante una gran gestión. No nos sobra nada, y eso puede ser muy bueno.

Tercer dato: los mercados están hablando.

Siempre se dice que los mercados financieros se anticipan a los hechos. De alguna manera escriben la historia antes de que suceda. ¿Qué nos está diciendo?

Por un lado, el riesgo país, que es el spread de tasa de nuestros bonos soberanos sobre los bonos “libre de riesgo”, sigue mostrando una fenomenal disminución del riesgo argentino. Desde la zona de 1200 puntos básicos de riesgo país que teníamos hace cinco años, ha bajado a la zona por debajo de 400 puntos. Con estos valores hemos vuelto a los valores previos a los que teníamos en el 2007, momento en que se intervino el Indec y el modelo kirchnerista comenzó a perder el rumbo. 

Todavía nos queda margen para seguir comprimiendo rendimientos de nuestra deuda para acercarnos al nivel que tienen nuestros vecinos de la región. Pero el proceso se identifica muy claramente con una tendencia a la baja muy significativa, que podemos esperar que se prolongue.

Por el otro lado, en el mercado accionario, el Merval en dólares se encuentra en niveles récord. Pasó de U$S 600 en el año 2012 a los valores actuales de U$S 1.600 de estos días, o sea, que se multiplicó por 2,6 en solo 5 años. 

Este fenómeno trasmite la enorme confianza que tienen los inversores de cara a lo que se viene para adelante. Lo que están trasmitiendo a través de los precios es mayor nivel de actividad, de ventas y de rentabilidad de las empresas en el país. 

La visualización de amabas series, riesgo país y Merval en dólares, describen el “momentum” a la perfección. La “tijera” del sector financiero está también vaticinando así, que podríamos estar entrando en una fase de crecimiento muy importante para el país. 
El desafío es enorme, pero la historia nos está dando milagrosamente una nueva oportunidad para reinventar este país. Es un gran momento para cortar la historia y cambiar para siempre.



Relacionadas

¿Cómo afecta el "déficit cero" a la actividad económica?

Aún con el acuerdo con el FMI, pero sin el presupuesto aprobado, aún no tenemos claro dónde estamos y hacia dónde vamos. Claramente la economía argentina tiene enormes dificultades para crecer. Una propuesta de solución es lograr el déficit cero. 

Ver Más

Argentina subió al quinto lugar en el ranking de inflación mundial

Tras la violenta devaluación del peso y su consiguiente impacto sobre los índices de precios, la Argentina se ubicaría a fin de año entre los cinco países con más alta inflación del mundo, según resulta de una elaboración de ámbito.com en base a las proyecciones contenidas en el último informe Perspectiva Económica Mundial del Fondo Monetario Internacional. El FMI estima que la suba del costo de vida en el país llegará a 40% a fin de año, una cifra inferior al consenso de los economistas que espera una variación del orden del 45%. De todas formas, de confirmarse la cifra pronosticada por el Fondo, la Argentina ocuparía el quinto lugar en el ranking mundial de inflación, escalando tres posiciones respecto del anterior informe del organismo multilateral (correspondiente a abril último) cuando, con una inflación estimada en torno del 20%, la economía argentina se ubicaba en el octavo lugar. Sólo 17 países, sobre un total de unos 190, registran una inflación anual de dos dígitos. 

Ver Más

¿Es posible una nueva política monetaria y cambiaria?

¿Que cambie el presidente del Banco Central (BCRA) implica que se modifican la política monetaria y cambiaria? La reforma de la Carta Orgánica en 2012 agregó varias responsabilidades a la ya difícil tarea de proteger el valor de la moneda y la salud del sistema financiero. Lamentablemente no agregó nuevos instrumentos, por lo cual lo que el presidente del BCRA puede hacer es limitado.

Es extremadamente difícil mantener un cierto equilibrio entre nivel de reservas, tipo de cambio, tasa de interés y regulación del sistema financiero. Esta complejidad nos debe hacer definir: ¿es imprescindible establecer un objetivo como prioritario y los demás se subordinan a ese? ¿O se va intentando tener alternativamente distintos objetivos sin privilegiar a ninguno? ¿Cómo dar previsibilidad a algunas variables sin generar una "timba"?

Ver Más

Vivir sin aire...

Hoy sufrimos pensando en cómo vivir sin aire, cómo vivir tratando de afrontar los pagos de alquileres, de expensas, de luz, de gas, de comida, etc. Y en este mundo es la política llevada a religión la que intenta dar una respuesta: trata de poner el Paraíso imaginario en ésta, nuestra vida real. El Libro Sagrado de esta religión lo conforman las promesas de campaña: ¨Habrá ciudadanos felices”, “No habrá deudas”, “Aquél que robó irá preso”, “Habrá una justicia justa”, “Habrá pobreza cero”, etc. Y comprar estas promesas equivale a tomar la Primera Comunión: acompañados por nuestros padres damos fe de un constructo mentiroso. Y luego sobreviene la Confirmación, el refrendar que seguimos creyendo en este engañoso discurso. ¿Por qué hacemos esto? Porque, así como no podemos vivir sin aire, tampoco podemos vivir sin ideales trascendentales, sin la idea de que la especie ...

Ver Más

Cuarto descenso de la actividad económica: cayó 2,7% en julio

La devaluación y la sequía siguen dando sus coletazos en el agro, en la industria y en el comercio. Este es el cuarto mes en el que el dato del EMAE arroja un número negativo, lo que ya muestra las primeras señales de un enfriamiento de la economía.


Ver Más

Nicolás Dujovne desmintió en Diputados que el Gobierno analice dolarizar la economía

El ministro de Economía presentó la iniciativa en la comisión de Presupuesto y Hacienda de la Cámara baja. Negó también una reestructuración de la deuda: "No habrá otro default". Hubo polémica por la demora en la llegada del funcionario al Parlamento.  

Ver Más

Columnista