Newsletter Semanal equipo bulat

Opinión

Por qué las empresas tienen que imitar a Netflix

Por Sofía Del Río

En plena era de la Transformación Digital, la popular plataforma de streaming de video encontró en sus propios clientes la respuesta para delinear nuevos productos. "Stranger Things" o "Merlí" son apenas dos ejemplos donde el uso de Big Data jugó un papel fundamental. Pero, ¿de qué forma las compañías pueden tomar este modelo y replicarlo en sus industrias?

"Stranger Things", una de las series más populares de los últimos tiempos, fue diseñada en función de las búsquedas, ratings y elecciones que los usuarios habían realizado en la plataforma durante años. Para esto, la producción sabía que transformando las enormes cantidades de datos de los consumidores en información podía dar en la tecla con un producto lo suficientemente bueno para que fuese un éxito. Y así fue.

Algo similar deben hacer los tomadores decisiones de las empresas -sin importar el tamaño o la industria a la que pertenezcan-. Son ellos quienes hoy en día están ante un enorme desafío: el de transformarse tecnológicamente, sin perder de vista su negocio.

Para ello, contar con datos detallados y en tiempo real de lo que ocurre es fundamental. La información no sirve únicamente a modo de radiografía de lo que sucede, sino que se transforma en un aliado fundamental para mejorar procesos de negocio, incrementar las ganancias y -sobretodo- acrecentar la satisfacción de sus clientes.

Ahora bien. ¿Cómo puede una compañía mediana -o incluso una pequeña- seguir este modelo? La respuesta es simple: incorporando tecnología.

Hoy en día ocurren dos grandes fenómenos que deben ser aprovechados. En principio, los bajos costos ponen a disposición de cualquier organización tecnología de punta a la que, en el pasado, accedían únicamente las grandes.

El segundo fenómeno es que Internet de las Cosas y el Cloud no sólo llegaron para quedarse, sino que permiten obtener, procesar y maximizar enormes volúmenes de datos, que transformados en información, pueden ser uno de los principales activos de la compañía.

De esta manera, una empresa dedicada a la logística, por ejemplo, podría utilizar sensores de Internet de las Cosas en sus camiones. Gracias a esto, quienes organizan las entregas pueden optimizarlas en función de la carga; los destinos; la urgencia de cada pedido; las rutas y el tránsito; y la disposición de su flota. Asimismo, ese encargado o encargada puede conocer el nivel de satisfacción de sus clientes y reducir las tasas de productos rechazados.

Así es como el uso de la tecnología en general, e Internet of Things en particular, se puede retroalimentar de la información que ya existe para convertirla en un valor que permita optimizar los procesos de negocio de cualquier industria.


(*) Responsable de Marketing de QuadMinds

Relacionadas

Qué son las metodologías ágiles y cómo aplicarlas

La industria que más rápido se mueve hoy en día es la del software, por lo que los que quieren triunfar requieren ser más ágiles que la competencia. Así, con los millennials y los iphones, surgió en 2001 el pensamiento ágil o Agile Thinking. Una cultura ágil implica que los comportamientos de todos los empleados están alineados en un mismo sentido, promoviendo el cambio y la innovación en todo lo que hacen. El resultado de trabajar de manera ágil es que la gente se adapta más rápido a los cambios, termina el trabajo más rápido dada la forma en que está organizado y además están todos más involucrados. A diferencia de las empresas tradicionales donde solo el 10% del personal está comprometido 100%, todos los empleados se encuentran en una especie de “estado de flujo” (como cuando nos concentramos en algo que nos gusta tanto que no notamos el paso del tiempo), involucrados en su proyecto. En fin, las compañías ágiles logran motivar a los empleados en el trabajo, incluso y sobre todo a los “millennials” que son los que más rápidamente se adaptan a este tipo de cultura. Además y como si esto fuera poco, el foco de estas empresas ágiles está puesto en el cliente. Se adaptan más rápido a lo que quiere el cliente, lo que por consiguiente también las convierte en las preferidas por el consumidor. Y esa cultura solo puede lograrse con el ejemplo de la gerencia y capacitando al equipo con nuevas “rutinas” que los permita ser más permeables a la innovación constante.  En la era ágil, la innovación nunca 
Ver Más

El panorama económico y las PyME, sector por sector

Las Pequeñas y Medianas Empresas son unas de las más afectadas ante la situación económica actual. 

Ver Más

5 medidas que podría impulsar el Gobierno para ayudar a las Pymes

El sector, afectado por el enfriamiento de la economía, necesita un impulsa para evitar la crisis.

Ver Más

Joan Cwaik fue seleccionado como disertante en la cumbre de jóvenes emprendedores del G20 YEA

El emprendedor e innovador tecnológico fue convocado para participar como disertante de la cumbre anual del G20 YEA, el evento anual más importante del mundo de los emprendedores jóvenes que este año se realiza en Argentina.

Ver Más

Consejos para elegir a un influencer eficaz para tu negocio

Especialistas en marketing opinan sobre las necesidades que debe cubrir este rol.

Ver Más

¿Cómo motivar a tu hijo para que estudie ingeniería?

La falta de ingenieros no es algo novedoso, ni aquí ni en el mundo. Se estima que en Argentina falta la mitad de los ingenieros que demanda el mercado, y pese al esfuerzo y promoción que tanto el Estado como las Universidades públicas y privadas vienen realizando, aún queda mucho para seducir a la nueva generación “Z” o centennials.

Padres preocupados por el futuro de sus hijos en un mundo en donde la “robotización” pone en jaque al 65% de las actividades que hasta hoy se desarrollan, lidian a diario entre la sobre exposición de los preadolescentes en redes sociales, que prefieren consultar lo que desean saber en internet, y deciden de forma rápida en base a lo que tienen a su alcance.

Imaginemos un mundo en donde el conocimiento y comunicación sea accesible y gratuito, donde la energía sea generada de manera económica, donde podamos materializar inmediatamente todo lo que imaginemos, y en donde podamos crear nuestra propia moneda. ¿Cuál sería el conocimiento o habilidades que demandará ese mundo para hacer la diferencia?

Ver Más

Columnista