Newsletter Semanal equipo bulat

Opinión

Por qué ir al FMI si podemos caminar solos

Por Daniel Sticco

En la tercer muestra de debilidad y fracaso de la Jafatura de ministros y su equipo de secretarios coordinadores que llevó a delegar a la política económica en un equipo sin carácter, pero con notable obsecuencia a Marcos Peña, el Gobierno aceptó pagar un enorme costo político por un resultado que puede volver a ser negativo.
No hay dudas de que fue totalmente inapropiado haber cancelado en 2006 la deuda con el Fondo, porque se usó para transferir recursos del pueblo a pocas manos y pagar un costo de la deuda del doble al actual, además de engañarlo haciéndole creer que de esa forma se allanaría el camino hacia el crecimiento sostenido y sustentable.
Ahora el Presidente corre el riesgo de ser engañado por su entorno que le dice que el problema que arrastra desde los primeros meses de su gestión se originó en la aparición de egos y no en un error de diagnóstico y elección de políticas.
Antes de tomar la difícil decisión de volver al Fondo se debería haber diseñado un plan claro y consistente, pero no se lo hizo.  Como no se lo hizo cuando se decide sin evaluar los costos de recalibrar la meta de inflación, para no decir que se quería forzar la baja de las tasas de interés y avasallar el rol del Banco Central. Lo que vino ya es conocido por todos, como sus costos, agravados por la sequía y nuevo escenario externo.
Tampoco se explicitó un plan y, por el contrario, se mostró un exceso de confianza cuando el último viernes, en una improvisada y pobre conferencia de prensa, se intentó revertir el humor de los mercados con medidas aisladas de suba de tasas de interés, exigencia a los bancos para que reduzcan sus tenencias de dólares y otros activos externos, mientras que en el frente fiscal sólo se anunció la parcial reducción del gasto público por la expectativa de más inflación. Otra vez, como en la era populista, todo el peso del ajuste recae sobre la población, en especial la de menos y medianos recursos: más inflación y más tasa, una combinación recesiva.
La alternativa
En esta instancia, la única opción que queda, por haber desistido de explorar otras alternativas menos costosas del lado político y financiero (como las líneas para infraestructura del Banco Mundial y del BID), es elaborar un ambicioso plan de reajuste fiscal que elimine puestos improductivos, en particular los no presenciales, como los que cobran sin asistir al trabajo, suprimir estructuras ministeriales y secretariales, y acelerar las obras a cargo de privados.
Y completar y avanzar con las recomendaciones del olvidado informe del "estado del Estado". No hacen falta las recomendaciones del FMI, ya se conocen y nunca se ejecutan por presiones de la política.
Una vez más, la Argentina está en condiciones de usar uno de los créditos del FMI, sin condiciones, por ser socio pleno. Tal vez no sean ni USD 20.000 millones ni USD 30.000 millones, pero si USD 10 o 15 mil millones, más unos USD 45.000 millones de reserva líquidas. Serían suficientes para calmar a los mercados, si en lugar de pensar en más regulaciones y condicionamientos que estrangulen al sector privado se piensa más en la baja real del gasto público que por la vía de inducir a más inflación con el fomento de incertidumbre interna y externa.
En la Argentina hay consultoras y economistas especializados en el análisis de finanzas públicas y con propuestas claras para que vuelvan a ser sustentables y no fomenten el desequilibrio externo. Basta con consultarlos y tomar nota.
La mayoría no tienen ambiciones políticas ni repudio a la Alianza de Cambiemos, pero alertan que ya no los convocan, ni los escuchan. Tenerlos en cuenta podría ser más eficiente que convocar al Fondo.
Aún podremos caminar solos si lo hacemos sin aislamientos y con menos poder al ala política, porque la economía de ese modo caminó lento y ahora para atrás.

Relacionadas

Cómo planea el FMI que la Argentina reduzca su déficit fiscal

Se conoció el detalle del programa económico que el Fondo tiene pensado para el país.

Ver Más

Los argentinos, pesimistas sobre el futuro económico del país

Una consultora hizo una encuesta con dos preguntas clave que delimitan la esperanza en el país.

Ver Más

Economistas opinan sobre los efectos del acuerdo con el FMI en la economía real

Distintas miradas respecto del impacto de la decisión del Gobierno. 

Ver Más

Corrida cambiaria, la vuelta al FMI

El origen de la tensión cambiara actual son los déficits gemelos. Es decir, la combinación de déficit fiscal y de cuenta corriente. El Gobierno ha recurrido al FMI para frenar la corrida contra el peso, que amenazaba con contagiar la confianza en la deuda soberana. Esto le permitirá tener más dólares, pero no alcanza para resolver el problema de fondo. Es necesario avanzar con reformas estructurales que ataquen la raíz de la restricción externa. Es fundamental comprender la línea de crédito stand by como una herramienta para ganar tiempo, avanzar en las reformas necesarias y financiar el desarrollo. El peor error sería, como en otras oportunidades de nuestra historia, utilizarlo para financiar el gasto corriente, el despilfarro público y el populismo cambiario. Crear los incentivos para fomentar las exportaciones y generar divisas legítimas debería ser una política de Estado.El acuerdo con el FMI permitirá al Gobierno contar con un colchón de divisas para llevar adelante las reformas pendientes, el problema de fondo son los déficits gemelos.

Ver Más

El plan de Dujovne para recortar gastos en el Gobierno

Son nueve puntos con los que el macrismo busca demostrar la voluntad de la Casa Rosada de dar el ejemplo.

Ver Más

Desengaño

Según la RAE, esta palabra refiere a la "pérdida de la esperanza o la ilusión, especialmente de conseguir una cosa que se desea o al saber que algo o alguien no es como se creía". El debate por las tarifas en el Parlamento, la incertidumbre por la devaluación del peso en la primera mitad de mayo, y el anuncio del inicio de las negociaciones con el FMI marcaron un fuerte retroceso de los indicadores de opinión pública, que miden tanto el clima socio-político como el contexto económico. Según una reciente encuesta reservada, el plano económico fue el protagonista de los últimos tiempos. El malhumor social impactó directamente en el nivel de aprobación de la gestión presidencial, la que descendió fuerte y alcanzó así su valor más bajo desde que Macri asumió. Además, el trabajo refleja el nivel más alto de "imagen negativa" llegó a 49% y se fortaleció la opinión de que no sabe cómo resolver los problemas del país. Los 3 aspectos que enrarecer el clima socio-político como el contexto económico del país, impactaron en la imagen de todos los dirigentes del oficialismo. Macri perdió 9 puntos. También disminuyó la imagen de la Vidal. Pero quien sufrió la mayor caída fue Carrió. Sin embargo, no todo es negativo, ya que ninguno de los referentes de la oposición pudo capitalizar estos resultados. 

Ver Más

Columnista