Newsletter Semanal equipo bulat

Análisis Semanal

Pasta italiana made in Argentina

Meridione produce 30 formatos de pasta, desde fusilli hasta rigatoni, en diferentes tamaños y sabores. 


Si no hay asado, en nuestro país los domingos se come pasta. Y eso Mauro Giacometti y Víctor Sardella lo saben bien. Por eso, decidieron embarcarse en un proyecto para hacer pasta en la Argentina, pero a la manera italiana.


Sardella se define mitad argentino y mitad italiano. Es ingeniero industrial por la UCA y trabajó mucho tiempo para YPF, donde llegó a ser director del área de gas natural para buena parte de Sudamérica. Pero al cumplir 60 algo cambió en él.


 “Primero no me dejaban irme, pero cuando llegué a esa edad, por política de la empresa tuve que jubilarme”, explica en diálogo con Clarín y cuenta que por aquel entonces, diciembre de 2009, se tomó un año sabático per después entendió que “no podía quedarse quieto”.


Entonces pensó en Giacometti, quien había sido su compañero en la escuela y quien ya tenía un negocio gastronómico. Así se asociaron para incursionar en las pastas artesanales. Y como justo una fábrica de pastas en Turín había quebrado y buscaba rematar sus activos, viajaron para comprar las maquinarias que instalaron en la localidad porteña de Villa Lynch. 


En 2012, nació Meridione SA, la sociedad que bajo la marca Paese dei Sapori comenzó a producir pastas frescas artesanales.


Si bien tienen pensado incursionar en panificados, por ahora están enfocados en las pastas “porque esto tiene sus tiempos”, explica Sardella, que busca que el comensal no se dé cuenta de que sus productos están hechos fuera de Italia.


Lo que venden ellos es un productos premium, lo que implica un precio superior al estándar. Y para sobrevivir en el mercado, tienen que ser infalibles en calidad. El rango de precios a consumidor final va desde 70/80 pesos (si son de sémola) pasando por 80/90 pesos (si llevan verdura) hasta 135 /150 pesos (si tienen tinta de calamar, que se importa desde España). 


“Pero los que son amantes de la pasta, cuando prueban la nuestra ya no pueden volver a consumir las marcas masivas”, dice Sardella. “En vez de secarla cuatro horas a 100 grados, lo hacemos en quince horas a 50 grados”, agrega. 


Hoy la firma que nació como un sueño tiene trece empleados. “Debimos superar mucha rotación porque es un trabajo, si querés, rutinario, pero que es necesario hacer con delicadeza y también con un cuidado obsesivo por la higiene”, indica Sardella.


Además, clientes en todo el país, como Falabella, Jumbo, Disco, comercios individuales, hoteles como el Four Seasons y cadenas como Nucha o Tea Connection.

Relacionadas

Qué son las metodologías ágiles y cómo aplicarlas

La industria que más rápido se mueve hoy en día es la del software, por lo que los que quieren triunfar requieren ser más ágiles que la competencia. Así, con los millennials y los iphones, surgió en 2001 el pensamiento ágil o Agile Thinking. Una cultura ágil implica que los comportamientos de todos los empleados están alineados en un mismo sentido, promoviendo el cambio y la innovación en todo lo que hacen. El resultado de trabajar de manera ágil es que la gente se adapta más rápido a los cambios, termina el trabajo más rápido dada la forma en que está organizado y además están todos más involucrados. A diferencia de las empresas tradicionales donde solo el 10% del personal está comprometido 100%, todos los empleados se encuentran en una especie de “estado de flujo” (como cuando nos concentramos en algo que nos gusta tanto que no notamos el paso del tiempo), involucrados en su proyecto. En fin, las compañías ágiles logran motivar a los empleados en el trabajo, incluso y sobre todo a los “millennials” que son los que más rápidamente se adaptan a este tipo de cultura. Además y como si esto fuera poco, el foco de estas empresas ágiles está puesto en el cliente. Se adaptan más rápido a lo que quiere el cliente, lo que por consiguiente también las convierte en las preferidas por el consumidor. Y esa cultura solo puede lograrse con el ejemplo de la gerencia y capacitando al equipo con nuevas “rutinas” que los permita ser más permeables a la innovación constante.  En la era ágil, la innovación nunca 
Ver Más

Tubby, la golosina de los 80 que pide pista para volver

En medio del regreso de varios clásicos a los kioscos, habla el creador de esta delicia.

Ver Más

Joan Cwaik fue seleccionado como disertante en la cumbre de jóvenes emprendedores del G20 YEA

El emprendedor e innovador tecnológico fue convocado para participar como disertante de la cumbre anual del G20 YEA, el evento anual más importante del mundo de los emprendedores jóvenes que este año se realiza en Argentina.

Ver Más

Los argentinos, pesimistas sobre el futuro económico del país

Una consultora hizo una encuesta con dos preguntas clave que delimitan la esperanza en el país.

Ver Más

Goldman Sachs llega a la Argentina

El banco con sede en Nueva York desembarca en el país con la mirada puesta en el sector energético.

Ver Más

¿Cómo motivar a tu hijo para que estudie ingeniería?

La falta de ingenieros no es algo novedoso, ni aquí ni en el mundo. Se estima que en Argentina falta la mitad de los ingenieros que demanda el mercado, y pese al esfuerzo y promoción que tanto el Estado como las Universidades públicas y privadas vienen realizando, aún queda mucho para seducir a la nueva generación “Z” o centennials.

Padres preocupados por el futuro de sus hijos en un mundo en donde la “robotización” pone en jaque al 65% de las actividades que hasta hoy se desarrollan, lidian a diario entre la sobre exposición de los preadolescentes en redes sociales, que prefieren consultar lo que desean saber en internet, y deciden de forma rápida en base a lo que tienen a su alcance.

Imaginemos un mundo en donde el conocimiento y comunicación sea accesible y gratuito, donde la energía sea generada de manera económica, donde podamos materializar inmediatamente todo lo que imaginemos, y en donde podamos crear nuestra propia moneda. ¿Cuál sería el conocimiento o habilidades que demandará ese mundo para hacer la diferencia?

Ver Más