Newsletter Semanal equipo bulat

Especial de la Semana

Mujeres en la discusión económica

La directora ejecutiva de Economía Femini(s)ta, Mercedes D`Alessandro, analizó la política macroeconómica del gobierno de Cambiemos, la que califica como “contradictoria”, y apunta directamente sus cañones contra el presidente del Banco Central: “No entiendo cómo siguen bancando a (Federico) Sturzenegger”. 

Consultora en políticas públicas y doctora en economía, D`Alessandro dirige un think tank de mujeres que aborda, con datos y estadísticas, las desigualdades estructurales de género. 

- En el último tiempo, el debate económico gira en torno de la inflación, las tasas de interés, las metas y la credibilidad del Banco Central. ¿Cómo ve esa discusión?

- No entiendo cómo siguen bancando a Sturzenegger, que no ha mostrado ningún tipo de relación con la realidad. Hizo un programa de metas que no tuvo ningún resultado, porque en los dos años de su gestión se separó de la meta más de 10 puntos en promedio y que está generando especulación y deprimiendo la economía porque no permite una reactivación. No entiendo cuánto tiempo más hay que sostener a un funcionario que no tiene ningún tipo de resultado. Tampoco se lo puede sacar porque hay independencia del BCRA, pero todavía sigue teniendo respaldo. En el Gobierno también dicen que quieren ajustar la sintonía con la meta de inflación pero deciden un tarifazo. Es todo muy contradictorio. 

- ¿Es contradictoria la política antiinflacionaria o el programa económico del gobierno? 

- Más allá del tema inflacionario, no veo un programa económico. ¿Cuál es la perspectiva del gobierno de Cambiemos? ¿Qué es lo que quieren ser? ¿Qué sectores quieren impulsar? No sabemos. ¿De qué manera los van a impulsar? No sabemos. Se endeudan para gastos corrientes. Verdaderamente, no veo un programa económico de Cambiemos. Ni siquiera en términos muy neoliberales. Yo diría que es más bien cómo lidian con la situación actual. Todo el tiempo pensando en el cortoplacismo, en cómo hacen para que los números les cierren. Por ejemplo: publican el semáforo de la economía una vez por mes que muestra si los sectores están verdes o rojos. Ésa es una lectura totalmente superficial. ¿Qué información brinda que sea verde o rojo si no dice cómo se redistribuye el ingreso, si no dice qué sectores están siendo afectados o beneficiados? Tienen una visión muy cortoplacista, muy superficial y muy de acomodarse a los vaivenes y ningún programa a largo plazo, ningún esquema salvo el de Sturzenegger que no da resultado. 

- ¿Por qué considera que pasa eso? ¿Puede tener que ver con la teoría económica desde la cual piensan la gestión del Estado?

- Yo no creo ni siquiera que tengan una teoría. Creo que son personas que trabajan con un modelo mental cortoplacista, porque si fueran neoliberales en serio estarían ajustando realmente con fuerza para llevar adelante ese principio. No lo hacen y no les da. Pero tampoco están incentivando la inversión productiva. Es muy heterogéneo el mapa con el que conformaron equipo y no hay nadie que esté especializado en producción. Son gente que viene de las la finanzas. Consiguen financiamiento de todos lados, colocan bonos, pero no consiguen producir. Entonces les falta en el equipo figuras que estén orientadas a ver cómo se produce, en dónde vender, cómo se ubica la producción, de qué manera se produce, de qué manera se contrata. Creo que ahí le faltan jugadores para armar un equipo productivo.

Mujeres en la discusión económica

- Una de las dimensiones que siempre remarca, a través de las redes sociales y en su libro (Economía Feminista. Cómo construir una sociedad igualitaria sin perder el glamour) es la necesidad de que haya más mujeres en la discusión económica en el país. ¿No hay mujeres economistas o no llegan a los espacios de poder?

- Las cifras son contundentes: hubo una sola ministra de Economía en la Argentina y en total fueron 16 las ministras mujeres (en todos los cargos) desde el regreso de la democracia. Las mujeres no están organizando ni el Ministerio de Trabajo, ni el de Finanzas, ni el de Producción, ni el de Industria. Hubo muy pocas mujeres y eso se nota también en las secretarías y en los lugares de coordinación. Además las políticas de género no están presentes en la agenda de los Ministerio ni de Economía, ni de Finanzas actual. Hay un vacío grande en lo teórico, en lo político y en la academia. Si hacemos un top 10 de los economistas más conocidos, yo no sé si en la Argentina mencionan a una mujer entre esos diez puestos. 

- ¿Por qué cree que se invisibiliza a las economistas?

- Creo que en general los varones no leen nada de economía feminista o con perspectiva de género. No entra en sus intereses. Lo hacen el día de la mujer, porque suelen llamarnos, invitarnos a sus programas y sus notas. O a veces incluso usar nuestros datos y no citarnos. Hay mucho desinterés. Sinceramente, trabajando en esto, no conozco varones que estén comprometidos realmente con la economía con perspectiva de género trabajando en profundidad y aportando a las experiencias con seriedad en el ámbito académico, político y menos en el periodístico. Incluso los que se dicen más críticos no mencionan la palabra y no invitan a mujeres a sus programas. Y otra vez: si las invitan es en el día de la mujer. 

- Usted dirige actualmente Economía Femini(s)ta, ¿en qué consiste su trabajo?

- Economía Femini(s)ta es un núcleo de personas que empieza orientado a la economía y que luego que se va ampliando hacia un eje que atraviesa un montón de otras cosas que es la desigualdad. La desigualdad como un tema central de la economía a nivel teórico, práctico, político, etc. Y es este concepto el que hace que se puedan incorporar mujeres de otras disciplinas, porque todas estamos viendo eso como un eje en las distintas experiencias. Una en la filosofía, otra en la ciencia, en la salud, por poner algunos ejemplos. 

La desigualdad no se ha abordado con perspectiva de género durante mucho tiempo. Siempre pongo el ejemplo de Thomas Piketty, que en su libro El capital en el siglo XXI no hay ninguna referencia a la desigualdad que proviene del género. Fijate en qué instancia estamos que uno de los best seller de economía más importantes y uno de los trabajos de mayor consolidación de base empírica, discusiones, datos, etc. ni siquiera alude a esa cuestión. Ahí te das cuenta de que no solo faltan mujeres sino también perspectiva de género en el análisis económico. En Estados Unidos lo primero que le marcaron fue que, entre los ricos, el 10% son mujeres y, entre los pobres, cerca del 70%.  Es algo que elude completamente.

- ¿Por qué la teoría económica no vio nunca esta dimensión?

- Creo que es porque hay una cuestión cultural. De todas estas brechas la más profunda es la de trabajo doméstico no remunerado, que está instaurado como una cuestión de trabajo de mujeres y entonces como son trabajos de mujeres están totalmente anulados dentro de los debates económicos. El trabajo doméstico, al no ser remunerado, no entra en la ecuación de precios, que es lo que la economía investiga (el salario, la renta, las tasas de interés). Como el trabajo doméstico no tiene un precio queda fuera de ese ámbito y parece que es algo natural y privado que se distribuye en los hogares de acuerdo a las necesidades de los hogares sin ningún tipo de incidencia de lo público. A partir de ahí salen un montón de esas desigualdades (cuánto trabajan las mujeres, cuánto tiempo le pueden dedicar, el nivel de precarización, de desempleo, etc) pero como no se mira, no se tiene en cuenta. Por eso es importante mostrarlo, medirlo, cuantificarlo, ponerle un precio. Instaurarlo en el sistema de las otras relaciones. 

- ¿Qué se pierde la economía si no hay mujeres hablando de economía?

- Hay un mito de que las mujeres hablamos siempre de género. Por ejemplo: hoy me pidieron nombres para un congreso y yo mandé siete nombres. La respuesta fue: bueno, vamos a hacer un workshop de género. Y mi respuesta fue que ninguna de las que había mandado trabaja género. No es que las mujeres hablan de economía feminista o muestran la desigualdad. No. Algunas trabajamos en consultoría de políticas públicas, otras trabajan industria. Ese es un mito horrible porque nos pone a nosotras en que siempre que hablás tenés que hacer el comentario de género. Estamos todos cortados por la misma tijera en la cual no hay perspectiva de género. Tener perspectiva de género es un esfuerzo intelectual que se hace por militancia o por curiosidad intelectual. No forma parte de la formación de un economista hoy en ninguna universidad ni centro de conocimiento. 

Desde Economía Femini(s)ta queremos que haya mujeres referentes, queremos empoderar a las mujeres en economía, queremos visibilizarlas y queremos además aportar a la discusión, con material, con datos, con argumentos. Incluso con una revisión de la teoría también. Y digo esto porque es el único grupo que está haciendo esto en América latina.

*entrevista publicada en la edición papel de El Cronista.

Relacionadas

Lilita o la perversión de una tía bonachona

La semana pasada fui a comprar crema de leche al supermercado chino. Estaba en la góndola revisando los precios y tomé una que costaba $ 40. Justo se puso el chino a ordenar esa góndola. Le mostré la crema y le dije “¡40 $ es carísimo!”. El chino me miró y me respondió con paciencia oriental: “Llevala ya porque estoy remarcando la góndola y ahora va a costar $ 50”. Le agradecí por el dato y me fui contento por haber pagado un buen precio.  Me pregunté qué pasa con la moneda que lo que en un instante resulta caro, pasa a ser barato en el instante siguiente.
Y esta situación me llevó a pensar en el marco psicótico en que se desempeña la sociedad argentina: hoy, con cuarenta monedas de un peso compro un bien, segundos después serán necesarias cincuenta monedas. O sea, la moneda, bien de mediación que tiene grabada la frase $ 1, es relativa, es líquida. Y en su lugar, la moneda pasa a ser las infinitas percepciones de valor de los infinitos bienes. Lo que vale es lo relativo, lo variable, desaparece el valor trascendental de $ 1. Es una moneda escindida, una moneda que siempre dice lo que no es, lo que no puede comprar, el poder que no tiene. Inmediatamente me pregunté síntoma de qué es esta situación. Y esto me llevó a pensar en el matrimonio bien malavenido de Macri y Carrió.

Ver Más

La inflación de septiembre fue 6,5%, la más alta en dos años y medio

El Indec informó que en nueve meses de 2018 acumuló un 32,4%, con un fuerte aumento en el rubro alimentos. Fue la tasa mensual más alta desde el 6,7% de abril de 2016. Economistas advierten que la inflación de 2018 será la más alta en 27 años

Ver Más

¿Cómo afecta el "déficit cero" a la actividad económica?

Aún con el acuerdo con el FMI, pero sin el presupuesto aprobado, aún no tenemos claro dónde estamos y hacia dónde vamos. Claramente la economía argentina tiene enormes dificultades para crecer. Una propuesta de solución es lograr el déficit cero. 

Ver Más

Argentina subió al quinto lugar en el ranking de inflación mundial

Tras la violenta devaluación del peso y su consiguiente impacto sobre los índices de precios, la Argentina se ubicaría a fin de año entre los cinco países con más alta inflación del mundo, según resulta de una elaboración de ámbito.com en base a las proyecciones contenidas en el último informe Perspectiva Económica Mundial del Fondo Monetario Internacional. El FMI estima que la suba del costo de vida en el país llegará a 40% a fin de año, una cifra inferior al consenso de los economistas que espera una variación del orden del 45%. De todas formas, de confirmarse la cifra pronosticada por el Fondo, la Argentina ocuparía el quinto lugar en el ranking mundial de inflación, escalando tres posiciones respecto del anterior informe del organismo multilateral (correspondiente a abril último) cuando, con una inflación estimada en torno del 20%, la economía argentina se ubicaba en el octavo lugar. Sólo 17 países, sobre un total de unos 190, registran una inflación anual de dos dígitos. 

Ver Más

#AumentaTodo: suben hasta 20% los planes de telefonía celular

Las compañías Movistar y Claro comenzaron a anunciar incrementos a sus clientes a partir de diciembre.

Ver Más

¿Es posible una nueva política monetaria y cambiaria?

¿Que cambie el presidente del Banco Central (BCRA) implica que se modifican la política monetaria y cambiaria? La reforma de la Carta Orgánica en 2012 agregó varias responsabilidades a la ya difícil tarea de proteger el valor de la moneda y la salud del sistema financiero. Lamentablemente no agregó nuevos instrumentos, por lo cual lo que el presidente del BCRA puede hacer es limitado.

Es extremadamente difícil mantener un cierto equilibrio entre nivel de reservas, tipo de cambio, tasa de interés y regulación del sistema financiero. Esta complejidad nos debe hacer definir: ¿es imprescindible establecer un objetivo como prioritario y los demás se subordinan a ese? ¿O se va intentando tener alternativamente distintos objetivos sin privilegiar a ninguno? ¿Cómo dar previsibilidad a algunas variables sin generar una "timba"?

Ver Más