Newsletter Semanal equipo bulat

Especial de la Semana

Mi hijo, el programador

Por Sergio Candelo


En general, tendemos a elegir profesiones que conocemos (por nuestros padres, amigos o información pública). Qué queremos estudiar es una elección que hacemos individualmente con la información que cada uno cuenta, que puede ser mucha o poca. Hay profesiones más “glamorosas” y otras que se ponen de moda. Ser futbolista profesional es el anhelo de casi todos los chicos de nuestro país, otros elegirán ser youtubers.

Hoy por hoy el 35% de los recibidos son abogados o contadores (algo menos de 40.000 al año), mientras profesiones como ingenieros en petroleo solo son 5.

Este contexto es sin la intervención estatal. Cada persona, por motus propio, decide que estudiar. Pero, ¿es esto una combinación de profesiones que se relaciona con las necesidades del país?

Las necesidades del país, también tienen que ver con la matriz productiva, que determina la oferta de empleo. Y la matriz productiva con la demanda agregada. Las políticas económicas que tome el Gobierno de turno como conductor del Estado delinean esa matriz. Entonces, las políticas públicas y los incentivos a que estudiar o qué profesión elegir están muy vinculados.

¿Hasta donde debería intervenir el Estado en la elección de las profesiones que elijan la personas? ¿Cual es el límite de intervención aceptado? Como ejercicio intelectual, supongamos un país donde todo el mundo quiere ser “payaso”. No habría policías, maestros, médicos, legisladores, operarios… En ese caso, la sociedad como un todo pediría a gritos cierta regulación o intervención de las decisiones individuales porque la suma de cada parte da un resultado no deseado para el conjunto. Por lo tanto, en determinadas circunstancias, las libertades individuales deberían ceder algo ante las necesidades de toda la sociedad.

Nuestro país tiene unos 10 millones de personas en el mercado laboral en blanco, 65% del empleo es privado y 35% publico. Los mayores empleadores son: las Administraciones Públicas Provinciales, con 2,3 millones de personas; los Servicios con 1,5 millones  y la Industria Manufacturera con 1,2 millones.

Mientras tanto, la industria del software genera empleo para 100.000 personas cada año. Es un buen número, es cierto, pero pequeño comparado al  potencial. Hoy hay un promedio de 4000 puestos por año insatisfechos en la industria del software.  En una época donde “todos los negocios serán de informática”, la demanda mundial por servicios de tecnología es prácticamente infinita.

El salario promedio de la Industria del Software es 38% mayor al salario promedio. Además, este tipo de empleo no es precarizado; genera trabajo genuino, demandado en nuestro país y en el mundo. La transformación digital de la economía plantea nuevos desafíos. Cada vez más profesiones serán reemplazadas por máquinas y robots. Entonces, ¿de qué vamos a trabajar?  La respuesta es obvia: tecnología y conocimiento.

Frente a todo esto, el Estado debería apostar a ganador y colaborar fuertemente en capacitar, difundir y valorizar las profesiones del conocimiento. La nueva industria sin chimeneas.  

Argentina tuvo dos paradigmas que la hicieron grande en su momento que podemos extrapolarlos con la situación actual. Por un lado, el modelo exportador de productos agrícolas de finales del siglo XIX debería replantearse como el modelo exportador de servicios basados en el conocimiento. Por el otro, la gran ascendencia social fue la posibilidad de tener educación accesible a toda la sociedad y que la frase: “mi hijo el doctor” se transforme hoy en “mi hijo el programador”. Hay que pasar de ser el granero del mundo a ser el conocimiento del mundo, con todo el valor agregado que ello implica. Solo pensemos, que si de los 10.000.000 de empleados formales que tiene hoy Argentina, pudiéramos lograr que 1.000.000 se dediquen a actividades tecnológicas y de servicios del conocimiento, qué diferente sería la matriz salarial y productiva.

Necesitamos apoyo de todos los sectores de la sociedad para generar esta transformación. Pero el puntapié inicial, sin dudas debe provenir del Estado, para que el trabajo en tecnología sea deseable, viable y genere un verdadera revolución de trabajo y crecimiento.

*Sergio Candelo, COO de Snoop Consulting.

Relacionadas

5 razones para implementar un área de Pricing

¿Por qué razón las empresas renuncian a tomar el control de la variable con más impacto en sus resultados? Acompañemos al consultor Mr. Price en una entrevista al dueño de una empresa para identificar sus desafíos y ayudarlo a mejorar sus precios. Soy Mr. Price, un consultor especializado en estrategias de precios. En mi trayectoria profesional he tenido la oportunidad de entrevistarme con cientos de dueños y directivos de empresas, de los sectores y países más variados. Sin embargo, aunque parezca increíble, la gran mayoría de estas entrevistas reflejan los mismos tipos de realidades y desafíos. Mi impresión, luego de las reuniones, es que muy pocas empresas conocen el verdadero ...

Ver Más

Ventas con tarjeta en cuotas: claves para conocer el costo y no perder dinero

Los consumidores realizan pagos en cuotas tanto para la compra de productos que representan una inversión a largo plazo como para la compra de productos de uso más cotidiano. Al diferir el pago, una persona puede acceder a comprar bienes por un monto que no podría alcanzar en efectivo. "Por esto es importante ofrecer financiación en cuotas: hacen crecer tanto las transacciones como el monto promedio de las ventas", destaca Sebastián Cadenas, CEO de Increase, empresa que potencia a los negocios a través de soluciones tecnológicas.

Ver Más

Ningún gobierno de la democracia se atrevió a ajustar tanto en educación

De aprobarse el proyecto de presupuesto enviado por el Gobierno Nacional al Congreso, se estaría consumando el ajuste más grande de las últimas décadas sobre el sistema educativo. Ningún gobierno de la democracia se atrevió a tanto. La inversión nacional en educación y cultura viene cayendo hace tres años, aunque este nuevo presupuesto, redactado de acuerdo con las exigencias del Fondo Monetario Internacional (FMI), agrava el recorte. En el año 2015 significó el 1,66% del PBI. Para el 2019 el Gobierno propone invertir solo el 1,25 por ciento. Como se trata de un PBI más pequeño por el achicamiento de la economía nacional en tres de los cuatro años de Gobierno de Cambiemos, es posible afirmar que se le otorga a la educación y a la cultura una porción menor de una torta más chica. Lo más grave de la situación es que, a pesar de prever una inflación mayor al 40% en el 2018 y, según la estimación oficial, del (poco creíble) 23% para el 2019, los recursos destinados a la educación inicial, primaria, media y superior no universitaria para el próximo año, aun en valores nominales, son menores. Sin incluir los recursos destinados a las universidades, el Gobierno nacional ha propuesto disminuir la inversión en programas educativos de 67 mil a 54 mil millones de pesos. Es decir, a pesar de la inflación pasada y futura, los recursos caen un 18,9 por ciento. Si tomamos en cuenta la variación de los precios, el presupuesto de estos programas disminuye, entre el 2018 y el 2019, el 39,9 por ciento.

Ver Más

Llegó la hora de emprender

A veces comprender, descubrir y entender quiénes somos, hacia dónde vamos y para qué vinimos al mundo, no es una tarea sencilla. Es así que muchas veces sucede que quizás el camino que venimos transitando no era aquel que realmente queríamos caminar y nos damos cuenta que llegó la hora de buscar otro. A todos se nos han concedido dones para hacer lo que queramos y allí radica el inicio del espíritu emprendedor. El próximo 3 de octubre se realizará el primer #MeetingCreativo de Activá y Potenciá Capacitaciones, un nuevo espacio de encuentro para despertar y desarrollar tu creatividad emprendedora. Los esperamos en la calle Godoy Cruz 2769, en el barrio de Palermo, de 17 a 19hs.

Ver Más

¿Qué esperamos para terminar con el bullying?

Luego de conocerse nuevos casos a través de videos viralizados, hasta donde tiene que llegar la violencia para que terminemos con el bullying en nuestro país? Cuantos chicos, chicas, adolescentes sufriendo, con miedo, sin ganas de vivir, tenemos que conocer para entender que es urgente tomar en serio y con responsabilidad el drama del Acoso Escolar? Una encuesta que realizamos desde El Sabato Espacio Cultural de la UBA junto con la Comunidad Antibullying Argentina, muestra datos alarmantes de lo que viven nuestros hijos en las escuelas porteñas. El 60% de los chicos se siente solo. El 45% siente miedo a ser agredido. El 35% fue intimidado por compañeros. El 78% reconoce que hay agresión física dentro y fuera del colegio. El 54% menciona que el hostigamiento continua a través de las redes sociales.  Sumado a esto un relevamiento realizado por la organización internacional Bullying Sin Fronteras muestra un crecimiento del 30% en las denuncias realizadas en todo el país y casos más violentos que en años anteriores. Los últimos casos de conocimiento público nos muestran ese nivel de violencia. Los mensajes que nos llegan de todos los pueblos y ciudades del país nos lo confirman: el Bullying, el acoso escolar, es la primera causa de suicidio adolescente en el mundo (según OMS).

Ver Más

Educación pública, la mejor inversión

En otras palabras, los números comprueban lo obvio; la gente que estudia tiene más chances de conseguir empleo y cuando lo hacen ganan mucho mas. Pero los únicos beneficiados no son los que se educan, porque en el caso de los trabajadores de ingresos medios altos y altos, el Estado se queda, según el último estudio de Instituto Argentino de Análisis Fiscal (IARAF), con una porción que va entre el 52 y el 55%. Contrario a lo que mucha gente piensa, tampoco es el Estado el único que financia la educación pública. De hecho, los principales insumos del proceso educativo son el tiempo del alumno y el del profesor, pero mientras que el Presupuesto reconoce dinero para remunerar el costo de oportunidad del docente, nadie le paga al estudiante lo que cuesta su tiempo, que según los cálculos más conservadores es del doble de lo que destina el Estado. Pensemos que el aporte del Tesoro es de unos 70.000 pesos anuales por alumno, mientras que el salario de un trabajador con secundario completo, que se corresponde con el valor aproximado del tiempo de los estudiantes es de $14.700, de suerte tal que, en 10 meses de estudios, un alumno que cursa o prepara materias 40 horas a la semana, podría ganar 147.000 pesos trabajando. En resumen; el Estado financia una tercera parte del costo del proceso educativo, pero se alza con ...

Ver Más