Newsletter Semanal equipo bulat

Especial de la Semana

Mi hijo, el programador

Por Sergio Candelo


En general, tendemos a elegir profesiones que conocemos (por nuestros padres, amigos o información pública). Qué queremos estudiar es una elección que hacemos individualmente con la información que cada uno cuenta, que puede ser mucha o poca. Hay profesiones más “glamorosas” y otras que se ponen de moda. Ser futbolista profesional es el anhelo de casi todos los chicos de nuestro país, otros elegirán ser youtubers.

Hoy por hoy el 35% de los recibidos son abogados o contadores (algo menos de 40.000 al año), mientras profesiones como ingenieros en petroleo solo son 5.

Este contexto es sin la intervención estatal. Cada persona, por motus propio, decide que estudiar. Pero, ¿es esto una combinación de profesiones que se relaciona con las necesidades del país?

Las necesidades del país, también tienen que ver con la matriz productiva, que determina la oferta de empleo. Y la matriz productiva con la demanda agregada. Las políticas económicas que tome el Gobierno de turno como conductor del Estado delinean esa matriz. Entonces, las políticas públicas y los incentivos a que estudiar o qué profesión elegir están muy vinculados.

¿Hasta donde debería intervenir el Estado en la elección de las profesiones que elijan la personas? ¿Cual es el límite de intervención aceptado? Como ejercicio intelectual, supongamos un país donde todo el mundo quiere ser “payaso”. No habría policías, maestros, médicos, legisladores, operarios… En ese caso, la sociedad como un todo pediría a gritos cierta regulación o intervención de las decisiones individuales porque la suma de cada parte da un resultado no deseado para el conjunto. Por lo tanto, en determinadas circunstancias, las libertades individuales deberían ceder algo ante las necesidades de toda la sociedad.

Nuestro país tiene unos 10 millones de personas en el mercado laboral en blanco, 65% del empleo es privado y 35% publico. Los mayores empleadores son: las Administraciones Públicas Provinciales, con 2,3 millones de personas; los Servicios con 1,5 millones  y la Industria Manufacturera con 1,2 millones.

Mientras tanto, la industria del software genera empleo para 100.000 personas cada año. Es un buen número, es cierto, pero pequeño comparado al  potencial. Hoy hay un promedio de 4000 puestos por año insatisfechos en la industria del software.  En una época donde “todos los negocios serán de informática”, la demanda mundial por servicios de tecnología es prácticamente infinita.

El salario promedio de la Industria del Software es 38% mayor al salario promedio. Además, este tipo de empleo no es precarizado; genera trabajo genuino, demandado en nuestro país y en el mundo. La transformación digital de la economía plantea nuevos desafíos. Cada vez más profesiones serán reemplazadas por máquinas y robots. Entonces, ¿de qué vamos a trabajar?  La respuesta es obvia: tecnología y conocimiento.

Frente a todo esto, el Estado debería apostar a ganador y colaborar fuertemente en capacitar, difundir y valorizar las profesiones del conocimiento. La nueva industria sin chimeneas.  

Argentina tuvo dos paradigmas que la hicieron grande en su momento que podemos extrapolarlos con la situación actual. Por un lado, el modelo exportador de productos agrícolas de finales del siglo XIX debería replantearse como el modelo exportador de servicios basados en el conocimiento. Por el otro, la gran ascendencia social fue la posibilidad de tener educación accesible a toda la sociedad y que la frase: “mi hijo el doctor” se transforme hoy en “mi hijo el programador”. Hay que pasar de ser el granero del mundo a ser el conocimiento del mundo, con todo el valor agregado que ello implica. Solo pensemos, que si de los 10.000.000 de empleados formales que tiene hoy Argentina, pudiéramos lograr que 1.000.000 se dediquen a actividades tecnológicas y de servicios del conocimiento, qué diferente sería la matriz salarial y productiva.

Necesitamos apoyo de todos los sectores de la sociedad para generar esta transformación. Pero el puntapié inicial, sin dudas debe provenir del Estado, para que el trabajo en tecnología sea deseable, viable y genere un verdadera revolución de trabajo y crecimiento.

*Sergio Candelo, COO de Snoop Consulting.

Relacionadas

¿Cómo transformar las ciudades en espacios inteligentes?

Werpi es la primera y única plataforma de movilidad urbana del país y se consolida en el mercado sumando nuevos parkings para que estacionar deje de ser un problema. El proyecto empezó a gestarse en 2016, de la mano de Federico Sánchez (CEO), Mariano Landi (Director Comercial) y Guillermo Narducci (Chief Technology Officer), quienes pensaron en una App que permitiera planificar, reservar y pre comprar el estacionamiento, funcionando como intermediarios entre un usuario conductor y un estacionamiento con plazas vacantes a través de la App mobile y de su plataforma web werpi.com. El nuevo desafío es la implementación de su aplicación en Córdoba. 

Ver Más

El efecto cárcel en la innovación

Muchos concuerdan en que para estimular la creatividad se necesita contar con un clima estimulante, un entorno de colaboración y multidisciplinario, un buen liderazgo, distensión, un poco de diversión y por sobre todo un espacio en donde no se juzguen las ideas. Pero la creatividad, esa cualidad humana que consiste en generar cantidad y diversidad de ideas, también es estimulada a partir de las situaciones más extremas, en donde incluso la necesidad y la urgencia permiten generar un entorno “ideal” para ella.  Estar privado de la libertad en un espacio confinado y con un clima hostil, son los aspectos que observamos como aparentes limitantes pero, por el otro lado, los reos cuentan con tiempo ocioso y necesidad de hacer o lograr algo que los mantiene enfocados hora tras hora, día tras día en su objetivo. Y no solo se trata de la idea, sino sobre cómo luego materializar la misma, es decir, hacer que la misma sea viable con los recursos escasos que poseen. Y esto da lugar a la innovación, que consiste en llevar las ideas a la práctica. Haciendo un repaso histórico, uno de los primeros casos que viene a mi mente es el del famoso convicto John Dillinger, quien en la década del 30 construyó un arma falsa a partir de un...

Ver Más

Qué son las metodologías ágiles y cómo aplicarlas

La industria que más rápido se mueve hoy en día es la del software, por lo que los que quieren triunfar requieren ser más ágiles que la competencia. Así, con los millennials y los iphones, surgió en 2001 el pensamiento ágil o Agile Thinking. Una cultura ágil implica que los comportamientos de todos los empleados están alineados en un mismo sentido, promoviendo el cambio y la innovación en todo lo que hacen. El resultado de trabajar de manera ágil es que la gente se adapta más rápido a los cambios, termina el trabajo más rápido dada la forma en que está organizado y además están todos más involucrados. A diferencia de las empresas tradicionales donde solo el 10% del personal está comprometido 100%, todos los empleados se encuentran en una especie de “estado de flujo” (como cuando nos concentramos en algo que nos gusta tanto que no notamos el paso del tiempo), involucrados en su proyecto. En fin, las compañías ágiles logran motivar a los empleados en el trabajo, incluso y sobre todo a los “millennials” que son los que más rápidamente se adaptan a este tipo de cultura. Además y como si esto fuera poco, el foco de estas empresas ágiles está puesto en el cliente. Se adaptan más rápido a lo que quiere el cliente, lo que por consiguiente también las convierte en las preferidas por el consumidor. Y esa cultura solo puede lograrse con el ejemplo de la gerencia y capacitando al equipo con nuevas “rutinas” que los permita ser más permeables a la innovación constante.  En la era ágil, la innovación nunca 
Ver Más

El panorama económico y las PyME, sector por sector

Las Pequeñas y Medianas Empresas son unas de las más afectadas ante la situación económica actual. 

Ver Más

5 medidas que podría impulsar el Gobierno para ayudar a las Pymes

El sector, afectado por el enfriamiento de la economía, necesita un impulsa para evitar la crisis.

Ver Más

Joan Cwaik fue seleccionado como disertante en la cumbre de jóvenes emprendedores del G20 YEA

El emprendedor e innovador tecnológico fue convocado para participar como disertante de la cumbre anual del G20 YEA, el evento anual más importante del mundo de los emprendedores jóvenes que este año se realiza en Argentina.

Ver Más