Newsletter Semanal equipo bulat

Especial de la Semana

Messi: El Unicornio

Seguramente escuchaste más de una vez hablar de las empresas “unicornio”. Por definición, un unicornio es un animal fabuloso y mitológico. Pero en los negocios este término tiene una connotación un tanto diferente.

Este término se acuñó hace no más de cinco a seis años para un grupo bastante reducido de empresas exitosas cuyas características son bastante homogéneas, todas tecnológicas, y por sobretodo su valor: mil millones de dólares o mas.

En Argentina hay cuatro empresas bajo esta denominación: Mercado Libre, Despegar.com, OLX y Globant.

En el mundo unas cuantas mas: Facebook, Twitter, Linkedin, Uber, Dropbox, Snapchat, etc., entre las mas reconocidas. 

¿Qué características en común tienen estas empresas?  

-  Son empresas jóvenes, con edades promedio de sus fundadores de poco mas de 30 a como máximo 35 años.

-  Con ideas disruptivas

-  Llegan directamente al cliente

-  Con muy poca credibilidad al inicio 

-  Pertenecen al sector tecnológico 

-  Se calcula que por cada dólar invertido, se generan 26 mil.

- Todos tuvieron, una vez pasada esa etapa de descreimiento del punto anterior, “ángeles” inversores que generaron que ese proyecto triunfara y sea exitoso.

Se dice que por cada proyecto que llega a ser unicornio, es decir proyectos con características similares, al menos cuatro se caen. Es decir no llegan a progresar en sus inicios, simplemente porque nadie los respalda.

Walt Disney decía que en sus inicios le costó casi llegar a la ruina hasta poder ser exitoso. No tenía respaldo, ya que “los sueños tienen poco crédito” decía. 

En 1998 Lio Messi, con 11 años de edad, medía apenas 1,32 metros, la altura correspondiente a un chico de 9 años.

Jugaba en Newell’s Old Boys. El club decidió no pagar el tratamiento con hormonas de crecimiento, que costaba mil dólares por mes. Intento con River, pero tampoco le dio crédito. El club Barcelona absorbió el gasto, Messi creció 23 centímetros y es el mejor futbolista del mundo…

Messi es un caso excepcional. Se puede decir que es un unicornio más de aquellos que comente. Prácticamente cumple con todos los requisitos: 

-Está dentro de la edad promedio.

-Es absolutamente disruptivo. 

-Llega a su público como nadie.

-No está en el sector tecnológico pero genera subproductos en ese sentido en forma descomunal. Basta con ver juegos de consola, aplicaciones, publicidades, etc., con su marca y nombre.

-No tuvo crédito de nadie al principio, ni del club que lo vio nacer ni de otros cercanos.


-Tuvo un “ángel” inversor llamado Barcelona.

-Cada dólar invertido con muchísima holgura recuperó mas de 26 mil.

-Todo lo que él genera, desde el valor de su pase, sueldo, contratos, sponsors, merchandising, etc. tiene un valor superior a mil millones…
 
¿Cuántos casos similares habrán quedado por el camino…? Obviamente imposible de saber.

Como afirmaba Schumacher, uno de los ilustres pensadores de la historia de la economía, “lo pequeño es hermoso” …al igual que los unicornios agregaría…

A diferencia de este autor, que incorporaba esta afirmación dentro de la utopía, me permito señalar que la realidad futbolística, como también la empresarial, está llena de agradables sorpresas al alcance de aquellos que sepan explotar sus condiciones con una acertada mezcla de dosis de ingenio y otras de inversión…independientemente del tamaño físico.


Relacionadas

De mujeres empáticas y cerebros en el trabajo

En las últimas décadas, la participación de las mujeres en los altos cargos de las organizaciones ha venido creciendo afortunadamente. Es posible verificar que ciertas respuestas emocionales femeninas son mucho más eficientes a la hora de gestionar tanto personas como tareas. Parte de esto proviene de una mayor capacidad empática del cerebro femenino. El sistema cerebral de la Empatía no es exclusivo de las mujeres. En los hombres también existe. Pero dada la mayor capacidad femenina por naturaleza de asistir y cuidar a sus “crías” (mirá qué formalidad biológica tiene el término) las mujeres presentan una tendencia más marcada a evaluar los estados emocionales y motivacionales de sus empleados y de los miembros de su equipo. También presentan una mayor inclinación para advertir cómo conciliar mejor los objetivos personales con los profesionales. Ahora que la Neurociencia ...

Ver Más

Cómo sobrevivir a una empresa familiar

Aunque suele ser fuente de orgullo, el emprendimiento entre lazos de sangre también puede ser un dolor de cabeza con el paso del tiempo.

Ver Más

¿Es la programación el futuro del empleo en el país?

Desde Acamica explican por qué es importante que los jóvenes apuesten por el desarrollo en tecnología.

Ver Más

Empresa familiar: ¿una realidad en extinción?

Es difícil que una empresa decida identificarse a sí misma como empresa familiar. Para muchos, resaltar este aspecto, asocia a la empresa a una cultura centrada en el conflicto entre parientes y a una tendencia conservadora en los negocios. Por otro lado, los estudios difundidos sobre el destino de las empresas de familia, en los que se resalta la mortandad de las mismas en el traspaso generacional principalmente por la dificultades en los vínculos, contribuyen a esta “mala prensa” y desalientan a las empresas a identificarse como “familiar”.

Sin embargo, más allá de la decisión inicial de crear una empresa con “familiares”, sean hijos, hermanos, primos o cónyuges, con el tiempo, a la hora que el emprendedor o los socios fundadores deban decidir el destino y la continuidad del negocio más allá de ellos, es inexorable que surja la pregunta sobre la herencia. Es decir, si esa empresa quedará en manos de los herederos, y en ese caso, qué rol asumirán los mismos en la nueva etapa.

Ver Más

La capacitación, pieza clave para no quedar atrás

El director ejecutivo del Programa Primera Exportación en Fundación Gas Natural Fenosa estuvo en El Inversor para hablar sobre la importancia del saber y de aprender constantemente.

Ver Más

El boom del helado en palito

Los creadores de Guapaletas estuvieron en El Inversor para contar cómo nació la idea y cómo se concretó.

Ver Más

Columnista