Newsletter Semanal equipo bulat

Opinión

Los temas más difíciles de aprender (y de enseñar)

Por Diego Pasjalidis

Para mejorar como profesionales, emprendedores o empresarios no solo tenemos que tratar de corregir cualquier error, reclamo o aprovechar oportunidades, sino que debemos estar en la constante búsqueda de conocimiento.

Pero existe un decálogo de temas críticos para aumentar nuestro desempeño que, por más que busquemos libros o concurramos a cursos o conferencias, son muy difíciles de aprender.

Estos temas son:

1 TIMMING O SENTIDO DE URGENCIA

2 PENSAMIENTO CRÍTICO

3 CREATIVIDAD

4 EMPATÍA CON EL CLIENTE

5 TRABAJO EN EQUIPO

6 HUMILDAD

7 OPTIMISMO Y PENSAMIENTO POSITIVO

8 ESCUCHA ACTIVA

9 ORIENTACION A RESULTADOS

10 FLEXIBILIDAD

¿Por qué no es tan fácil enseñar/aprender sobre ellos?

Aunque podemos leer mucho, ejercitarnos, utilizar modelos y herramientas para desarrollar nuestras capacidades, el mayor desafío que presentan estos temas radica en que son “soft”, es decir, no existe un método único o receta para asegurar que “1+1” resulte indefectiblemente “2”.

El timming para tomar decisiones es un concepto que en Estrategias es fundamental, más que nada en entornos de mercado con alta volatilidad o sectores dinámicos. Sabemos que una buena decisión tomada a destiempo puede acarrear resultados negativos.

Pero ¿cómo se puede enseñar el timming? Es algo que demanda información, capacidad de análisis de la probabilidad e impacto de las variables, y que también es afectado por el grado de aversión al riesgo y la intuición de la persona.

Podríamos acercarnos a un listado o checklist que toda persona debe verificar antes de tomar una decisión a tiempo, pero siempre resultaría incompleto porque el timming consiste en actuar de la mejor forma en el momento adecuado.

Si repasamos la lista notamos que todos estos temas tienen un concepto en común que los hace difíciles de ser adquiridos: requieren de la razón y la emoción en un adecuado balance.

No podemos enseñar técnicas de escucha activa a una persona soberbia o con tendencias a disgustarse cuando la otra parte esgrime argumentos que no le conforman. No podemos enseñar a una persona a ser más creativa si por más herramientas o consejos que le brindemos sus decisiones son basadas en el miedo a equivocarse.

Cuanto podemos hablar o leer sobre optimismo, motivación o trabajo en equipo (temas que lideran la venta de libros en todo el mundo) y – sin embargo – seguimos disconformes con nuestra realidad y quienes nos rodean.

¿Qué podemos hacer para aprender sobre estos temas clave para nuestra vida?

Lo primero que debemos hacer es reconocer que estos temas no son conocimientos sino habilidades a desarrollar. La diferencia radica en la forma en la que debemos asimilarlos para que funcionen en nosotros.

Pensemos en montar a caballo o en una bicicleta. Si lo pensamos como conocimiento, con solo leer un libro o manual sobre “cómo hacerlo” sería suficiente. Pero hasta que no lo hacemos, hasta que no desarrollamos nuestra habilidad para subirnos, mantener el equilibrio, balancear el movimiento de nuestro cuerpo y tomar decisiones coordinadas, no habremos aprendido a ser buenos ciclistas o jinetes.

De igual forma no podemos enseñar qué es un color a alguien que no puede ver. Podremos describirlo, pero difícilmente logremos transmitir siquiera una pequeña idea sobre lo que significa.

Las habilidades requieren práctica física, mental y emocional. ¿Podemos leer sobre consejos para manejar equipos? Efectivamente sí, pero estos de nada nos serán de utilidad si no entrelazamos el conocimiento con todas las variables antes mencionadas.


Hoy se habla  mucho sobre el avance de la tecnología sobre las actividades humanas, y son justamente estas habilidades las que no pueden ser fácilmente reemplazadas por las máquinas ya que al no poder ser transmitidas, no pueden convertirse en algoritmos para que puedan ser emuladas. Estas habilidades son las que nos hacen humanos, y estas habilidades son las que hacen la diferencia en los grandes profesionales y empresarios.

*Diego Pasjalidis, experto en Management Estratégico e Innovación. Autor de “Inspiración Extrema”. Director en UADE.

Relacionadas

¿Cómo motivar a tu hijo para que estudie ingeniería?

La falta de ingenieros no es algo novedoso, ni aquí ni en el mundo. Se estima que en Argentina falta la mitad de los ingenieros que demanda el mercado, y pese al esfuerzo y promoción que tanto el Estado como las Universidades públicas y privadas vienen realizando, aún queda mucho para seducir a la nueva generación “Z” o centennials.

Padres preocupados por el futuro de sus hijos en un mundo en donde la “robotización” pone en jaque al 65% de las actividades que hasta hoy se desarrollan, lidian a diario entre la sobre exposición de los preadolescentes en redes sociales, que prefieren consultar lo que desean saber en internet, y deciden de forma rápida en base a lo que tienen a su alcance.

Imaginemos un mundo en donde el conocimiento y comunicación sea accesible y gratuito, donde la energía sea generada de manera económica, donde podamos materializar inmediatamente todo lo que imaginemos, y en donde podamos crear nuestra propia moneda. ¿Cuál sería el conocimiento o habilidades que demandará ese mundo para hacer la diferencia?

Ver Más

Las PyME y los problemas a la hora de hacer el traspaso generacional

Las empresas familiares pueden ser todo un desafío a la hora de sobrevivir en el negocio.

Ver Más

Las PyME se declaran en “estado de alerta”

La Asamblea de Pequeños y Medianos Empresarios reacciono a las medidas lanzadas por el Gobierno.


Ver Más

Factura de crédito electrónica, una oportunidad para las Pymes

En toda economía desarrollada existe un sistema financiero que acompaña y estimula el crecimiento. Al canalizar el ahorro en inversión, desempeña una función esencial como motor del crecimiento productivo. Para las Pymes es vital: necesitan financiamiento para crecer. Sin liquidez, quedan en una posición poco competitiva frente a grandes empresas que muchas veces se financiaban con las Pymes proveedoras. Por eso, las Pymes necesitaban de manera urgente un sistema financiero que mejore sus condiciones y las ayude a ser más competitivas y a ser parte el mercado de capitales. Esta semana tenemos una gran noticia: la sanción de la Ley de Financiamiento Productivo que acaba de aprobar el Congreso crea la Factura de Crédito Electrónica que permite a las Pymes reducir el costo de financiamiento y ampliar su acceso al mercado de capitales. Si bien el descuento de facturas ya existe, la Ley abre las posibilidades a todas las Pymes para que operen en este mercado. Existe poco conocimiento sobre este instrumento y sus beneficios, en particular para las pequeñas y medianas empresas. La operatoria es ágil y sencilla. Una empresa que necesita capital de trabajo para el giro habitual de sus negocios, puede anticipar el cobro de sus facturas cediéndolas a una entidad de factoring. Esta le adelanta un porcentaje del...

Ver Más

El argentino que cuida millones y millones de bitcoins

Wenceslao Casares es credor de la startup Xapo.

Ver Más

Por qué las empresas tienen que imitar a Netflix

En plena era de la Transformación Digital, la popular plataforma de streaming de video encontró en sus propios clientes la respuesta para delinear nuevos productos. "Stranger Things" o "Merlí" son apenas dos ejemplos donde el uso de Big Data jugó un papel fundamental. Pero, ¿de qué forma las compañías pueden tomar este modelo y replicarlo en sus industrias? "Stranger Things", una de las series más populares de los últimos tiempos, fue diseñada en función de las búsquedas, ratings y elecciones que los usuarios habían realizado en la plataforma durante años. Para esto, la producción sabía que transformando las enormes cantidades de datos de los consumidores en información podía dar en la tecla con un producto lo suficientemente bueno para que fuese un éxito. Y así fue. Algo similar deben hacer los tomadores decisiones de las empresas -sin importar el tamaño o la industria a la que pertenezcan-. Son ellos quienes hoy en día están ante un enorme desafío: el de transformarse tecnológicamente, sin perder de vista su negocio.

Ver Más

Columnista