Newsletter Semanal equipo bulat

Análisis Semanal

Los precios de los 0km, afectados por la suba del dólar y la quita de impuestos

Tras la decisión del Gobierno de adelantar los cambios de gravámenes previstos en la reforma tributaria, aseguran desde el sector que algunos modelos serán más baratos y otros, más caros.


El Gobierno anunció su plan de eliminar una de las bases del impuesto interno a los autos y pese a que a primera vista parece una buena noticia para el sector, el panorama completo no indicaría lo mismo. 


El objetivo del macrismo es establecer la eliminación de la franja del impuesto interno que actualmente gravaba con un 10% (tasa efectiva de 11,1%) a los autos con un precio de lista de $ 380.000 (valor final de $ 525.000, si se suma el IVA y el margen promedio de los concesionarios). Por otro lado, subir de $ 800.000 a $ 900.000 la base de los autos que pagan una alícuota de 20% (25% efectiva)


Desde el sector entienden que la quita del gravamen interno redundará en una baja promedio de 9% de los precios de los vehículos antes alcanzados, pero dado que todos ellos son importados extra-Mercosur y sus listas de precios están en dólares, el precio subirá porque la moneda lo hizo, de acuerdo a lo publicado por el diario La Nación.


"El efecto de la eliminación [del impuesto interno] es un beneficio al consumidor", aseguró Ernesto Cavicchioli, CEO de Hyundai Motor Argentina, quien agregó que es necesario poner el foco en un cambio estructural, como el de impuestos, y no coyuntural, como el del dólar: "Es imposible que esto sea más margen para las automotrices por la actual competencia. Nosotros vamos a bajar los precios más que la rebaja que tuvo el interno porque queremos vender más".


Por su parte, una empresa europea resumió lo que parece ser el consenso entre los fabricantes locales: “Revisamos el porcentaje de precios que íbamos a mandar. Pero no va a haber una variación muy grande. La suba del dólar no se comerá toda la baja del impuesto. Varios modelos van a bajar y en algún caso puntual habrá aumentos. En nuestro caso, en las versiones de alta gama que vienen de fuera del Mercosur".


Los modelos afectados


Los 150 modelos y sus respectivas versiones que modificarán su precio por la eliminación del impuesto: Alfa Romeo Giulietta, Audi A3, A4, Q2 y Q3, BMW Serie 1, X1 y Serie 2, Chevrolet Captiva y Trailblazer, Citroën C4 Picasso, toda la línea DS (DS3 y DS4), Ford Kuga, S-Max y Mondeo, Honda HR-V y Civic, Hyundai Creta, Tucson, i30 y Santa Fe, Jeep Renegade, Compass y Wrangler, Kia Sportage, Mercedes-Benz Clase A, Clase B, Clase C, GLA y Vito, todo el portfolio de Mini, Peugeot 408 tope de gama, RCZ, 3008, 508 y 5008, Toyota SW4, Camry, Prius, Innova, RAV4 y 86, las últimas unidades del Renault Mégane RS, Volkswagen Golf GTI, New Beetle, Passat, Vento GLI y Scirocco, y Volvo V40.

Relacionadas

El fin de la licuación devaluatoria: ¿se viene la estabilización del dólar?

Si votaste por un cambio y te sentís decepcionado por la performance de este gobierno, tenés todo el derecho de hacerlo, pero siento que es tiempo de guardar dicha frustración para otro momento. Hoy más que nunca es hora de apoyar al Presidente Macri para evitar el regreso del populismo extremo, porque si vuelve, esta vez no habrá segunda vuelta y quienes me leen saben que lo dice un liberal sumamente decepcionado por el macrismo. La licuación iniciada en enero 2018 ha sido brutal, ahora llegó el momento de usarla. El mercado no exigirá al BCRA la resolución inmediata del dilema de las Lebacs pero sí de un cronograma claro, contundente y urgente, que indique un swap de las mismas por una combinación de instrumentos mas largos que descompriman la parte corta de la curva de tasas. Este plan debería aparecer esta semana en forma inexcusable. Si hay alguien que sabe entender de lo indispensable que se hace calmar la locura de un mercado es un trader profesional y en este aspecto el BCRA ahora está a cargo de uno de los mejores ...

Ver Más

Las claves para entender el problema de fondo en el BCRA

La renuncia de Federico Sturzenegger volvió a poner en el centro de la escena el rol del presidente del Banco Central a la hora de gestionar la política monetaria. A partir de los cambios en la calle Reconquista, el Instituto Argentino de Análisis Fiscal (IARAF) se propuso analizar el comportamiento de la inflación y el dólar en los últimos 15 años y su influencia en las gestiones de los presidentes de la entidad. 

De acuerdo al relevamiento, en los últimos 186 meses la Argentina acumuló una inflación de 1.848% y una variación del tipo de cambio de 672 por ciento. En promedio, la inflación mensual de todo el periodo fue de 1,61% (21% anual) y la suba mensual del dólar del 1,10% (14% anual).

Ver Más

Así es el primer auto ciento por ciento eléctrico fabricado en la Argentina

La empresa Sero Electric comenzó a operar en Morón y cuenta con tres modelos. 

Ver Más

Los argentinos, pesimistas sobre el futuro económico del país

Una consultora hizo una encuesta con dos preguntas clave que delimitan la esperanza en el país.

Ver Más

Economistas opinan sobre los efectos del acuerdo con el FMI en la economía real

Distintas miradas respecto del impacto de la decisión del Gobierno. 

Ver Más

Corrida cambiaria, la vuelta al FMI

El origen de la tensión cambiara actual son los déficits gemelos. Es decir, la combinación de déficit fiscal y de cuenta corriente. El Gobierno ha recurrido al FMI para frenar la corrida contra el peso, que amenazaba con contagiar la confianza en la deuda soberana. Esto le permitirá tener más dólares, pero no alcanza para resolver el problema de fondo. Es necesario avanzar con reformas estructurales que ataquen la raíz de la restricción externa. Es fundamental comprender la línea de crédito stand by como una herramienta para ganar tiempo, avanzar en las reformas necesarias y financiar el desarrollo. El peor error sería, como en otras oportunidades de nuestra historia, utilizarlo para financiar el gasto corriente, el despilfarro público y el populismo cambiario. Crear los incentivos para fomentar las exportaciones y generar divisas legítimas debería ser una política de Estado.El acuerdo con el FMI permitirá al Gobierno contar con un colchón de divisas para llevar adelante las reformas pendientes, el problema de fondo son los déficits gemelos.

Ver Más