Newsletter Semanal equipo bulat

Análisis Semanal

Las previsiones económicas para el segundo semestre, poco alentadoras

Especialistas hablan sobre el futuro de la economía tras la llegada del FMI.


Fueron seis meses agitados. Si bien el año pareció arrancar tranquilo, en las últimas semanas la suba del dólar, que alcanzó los 30 pesos, el anuncio del presidente Mauricio Macri del pedido de auxilio al Fondo Monetario Internacional por 50 mil millones de dólares y la reciente calificación de la Argentina como mercado emergente hicieron de este último tiempo algo más que movido.


Ahora llega la segunda mitad del año y las previsiones no son muy positivas. Si bien las acciones locales de los últimos tres países calificados como emergentes subieron 38% en el año posterior al anuncio, no hay razones mucho más contundentes para creer que eso mismo pasará con la Argentina. 


Para conocer qué esperar del segundo semestre, el diario La Nación entrevistó a varios especialistas:


  • Luis Palma Cané es economista especialista en mercados internacionales y asegura que una tendencia a la suba en las acciones significa que se valorizarán las empresas locales y que tendrán mayor facilidad para la ampliación de sus capitales: "Además, por efecto simpatía de la declaración de emergente, habrá una tendencia a una mayor demanda de bonos argentinos privados y soberanos, lo que implica una baja del costo de endeudamiento".

  • Marina Dal Poggetto, economista de Eco Go, entiende al respecto que por ahora la inflación viene alta: "La medición de alimentos nos da 3,8% en el total y 4,1% en alimentos para consumir dentro del hogar. Estimamos que la inflación interanual de este mes va a estar cerca del 29,5% o 30% (en mayo fue de 26% interanual)". Además, indica: "El escenario internacional se complicó. Estás en un mundo donde pasan cosas, pero, encima, eso justo lo tomó al país con un desequilibrio externo de 5 puntos (US$30.000 millones; 10.000 millones de déficit comercial, 10.000 millones de turismo y 10.000 millones de utilidades que generan las empresas internacionales)".

  • Por su parte, el CEO de Analytica, Rodrigo Álvarez, habla de una situación paradójica con la construcción, porque la venta de insumos sigue firme pese a que se espera un fuerte estancamiento en los próximos meses: "Por el lado de la obra pública, se va a ralentizar el gasto y por el lado de la obra privada, la demanda final va a resultar golpeada, porque los créditos hipotecarios sufrieron mucho con el salto del tipo de cambio y los bancos dejaron de prestar". Y sobre la industria automotriz, asegura: "Hoy el salto del tipo de cambio se trasladó en gran parte al valor de los autos y eso los aleja del comprador. A eso hay que sumarle que la suba de la tasa de interés (en el orden del 35%) encarece el financiamiento o directamente lo restringe".

  • Sobre la situación del empleo, Juan Luis Bour, economista de la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas (FIEL), advierte: "Digamos que crece menos de 0,5% anual, porque no están ni el sector publico ni la construcción. Vamos a ver un poco más (no mucho) de desempleo. El año pasado el empleo creció 1,6%, pero en medio de una recesión no podemos esperar ahora algo expansivo".

  • Y respecto de los salarios de los trabajadores, el director del Centro de Investigación en Finanzas de la Universidad Torcuato Di Tella, Juan José Cruces, asevera: "El shock de confianza sufrido por la economía argentina, sumado a la suba de la tasa de interés internacional y al fortalecimiento del dólar en la región, implica un dólar de equilibrio más alto aquí. Eso nos manda la señal de que produzcamos más bienes para venderle al resto del mundo y menos bienes para vendernos entre nosotros. Para evitar una recesión, esto requerirá que baje el valor en dólares de los bienes y servicios que se venden acá, entre ellos el trabajo (es decir, los salarios)".

Relacionadas

El panorama económico y las PyME, sector por sector

Las Pequeñas y Medianas Empresas son unas de las más afectadas ante la situación económica actual. 

Ver Más

Cómo planea el FMI que la Argentina reduzca su déficit fiscal

Se conoció el detalle del programa económico que el Fondo tiene pensado para el país.

Ver Más

5 medidas que podría impulsar el Gobierno para ayudar a las Pymes

El sector, afectado por el enfriamiento de la economía, necesita un impulsa para evitar la crisis.

Ver Más

Qué sienten los argentinos ante la actual situación del país

Una encuesta revela cómo nos sentimos a más de dos años de la gestión Cambiemos.

Ver Más

Las inversiones no repuntan y en mayo crecieron sólo 0,5 por ciento

De acuerdo con un estudio privado, los números no resultan alentadores.

Ver Más

La tempestad

Solo vi el partido Argentina-Francia hasta el 1 a 1. La jugada de Mbappé durante los primeros minutos me alertó del anunciado final. Fue una saeta que solo pudo ser detenida mediante el juego sucio de Rojo. Una modalidad demasiado instalada en el fútbol y quizá más en el fútbol, y en el vínculo comunitario, argentino. Por la noche fui a ver la otra cara nuestra, la representación de La tempestad, de Shakespeare, en el programa "Temporada Internacional Reino Unido", en la Sala Casacuberta del teatro San Martín. Y no pude dejar de vincular ambas situaciones. En La tempestad, el personaje Próspero, legítimo duque de Milán, se encuentra exilado en una isla. Mediante conjuros mágicos obtiene que Ariel, un espíritu de la naturaleza, cree una tempestad que hará encallar el barco de quien le usurpó el trono. Sucederán muchas acciones hasta llegar el momento en que, motivado por su reflexión y por el amor de su hija, Próspero perdonará al usurpador Antonio. Pero lo perdonará enseñoreándose. Y ya veremos lo que esto implica.

Ver Más