Newsletter Semanal equipo bulat

Opinión

Las mujeres aportan una visión diferente para la resolución de los problemas

Por Sofía Quilici

La igualdad de género es el quinto objetivo del desarrollo sostenible de la agenda planteada por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) hacia 2030. No es sólo un derecho humano sino que es la base necesaria, a nivel mundial, para conseguir estabilidad económica y social. La probabilidad de que las mujeres participen en el mercado laboral sigue siendo casi un 27% menor que la de los hombres.

Según un informe realizado por  la consultora  integral en Recursos Humanos Adecco sobre la situación actual de la mujer en el ámbito laboral y las mujeres que se desempeñan en puestos considerados –tradicionalmente- masculinos, el 83% de los trabajadores llevan a cabo sus tareas en ámbitos mixtos. Sin embargo, en el otro 17% del total corresponde personal masculino.

La falta de mujeres en ciertos espacios de trabajo se debe, en su mayoría, a los mitos culturales que aún nos acechan. Entre ellos, la maternidad. En este sentido, el 60% de los encuestados por Adecco revelaron que es uno de los factores propiciantes a que las empresas contraten más hombres que mujeres, así como también permitir o no el desarrollo de las habilidades para ambas partes en pos de alcanzar un puesto jerárquico mayor.

Si bien la brecha salarial disminuyó notablemente desde el 2013, la cantidad de mujeres que poseen el mismo salario que un varón por igual tarea es menor al 25%, situación que se agrava en las provincias del norte de nuestro país.

Hoy, el empoderamiento económico de las mujeres se vuelve uno de los factores más importantes para el desarrollo sostenible. No sólo para ergir economías y aportar prosperidad; sino también para evitar círculos de violencia doméstica, en donde el control del dinero es uno de los principales factores por los cuales una mujer no puede independizarse. 

Según el informe presentado por Adecco, los encuestados opinan que las mujeres encuentran más cómodo tareas tales como la confección de ropa, compras en el supermercado y tareas de ama de casa; mientras que aquellos trabajos que requieran reparación o electricidad se las asocian al género masculino. 

Si bien constantemente se demuestran nuevas oportunidades que les ofrece el mercado a las mujeres, la problemática figura en las dificultades que las mismas empresas plantean para ascender a niveles altos de jerarquía y desempeñarse en cargos más importantes. Sin embargo, el 72% de los encuestados creen que las mujeres aportan una visión diferente para la resolución de los problemas.

En este sentido, es preciso promover el liderazgo de las mujeres y, para lograrlo, se deben establecer metas de diversidad para aumentar la representación en los diversos niveles directivos y de decisión. Por ejemplo, una mesa sindical sin mujeres en ella será un sueldo pensado por hombres para hombres y la remuneración no contemplará a la sociedad en su totalidad.

Hablar de la brecha de género dentro de las empresas no sólo se limita a las posiciones que a las que acceden hombres y mujeres sino también al incentivo a capacitarse en la temática y encontrar o buscar soluciones entre los mismos empleados. Al respecto, el 75% especifica que no cuentan con un grupo específico en el que se trate la perspectiva de género dentro de la empresa, aunque el 35% restante no lo creen necesario. 

Las empresas que cuentan con mayor igualdad de género poseen niveles más altos de crecimiento, así como un mejor desempeño en la totalidad de sus empleados. No obstante, para lograr este objetivo e incluir el talento y la fuerza del trabajo de la mujer se necesita adoptar políticas y tomar decisiones que abarquen a todos los ámbitos laborales, cargos y profesiones. 

Para crear economías fuertes debemos tener mujeres empoderadas que participen en una vida económica plena y puedan tomar decisiones en cada uno de los sectores, sin importar mitos y supuestas condiciones culturales.

Debatir, reflexionar, entender y cuestionar son acciones necesarias para generar paridad en cualquier ámbito de la sociedad. La concepción del género en tanto igualdad no puede ser una temática aislada o concluir en simples ideas, sino que se debe transversalizar esta perspectiva.

Relacionadas

La brecha salarial de género en América Latina es del 17%

El estudio sobre los salarios que perciben hombres y mujeres ha sido de gran interés gracias a diversos sectores que han decidido comprender el trasfondo del fenómeno. La diferencia de pago por el mismo trabajo no es novedad; sin embargo las grandes empresas de diferentes rubros comenzaron a apostar al rol de decisión de la mujer y promover puestos de jerarquía para que seamos nosotras quienes los ocupemos.

La consultora Mercer realizó la encuesta “Cuando las Mujeres prosperan 2017” a 202 empresas de varios países de América Latina con el objetivo de entender como alcanzan mejores niveles de profesionalización las empresas que tienen esta iniciativa. Daniel Nadborny, Leader MCG Latam explica: “este 2017 se actualizan esas cifras con nuevas fuentes de datos y un grupo mayor y más representativo de empresas. Así, tras recopilar información reciente de más de 50 organizaciones, revisar acuciosamente los documentos y...

Ver Más

Sin equidad de género no hay desarrollo posible

Es un hecho que en la actualidad las mujeres somos la mitad de la población mundial,  y a pesar de ello somos minoría en todos los ámbitos en los que se toman decisiones de peso y donde se debaten los desafíos actuales: parlamentos, gobiernos, gabinetes, medios de comunicación masivos, empresas, entre otros. Que la mujer se incorpore a estos lugares y trabaje para conseguir empleos en igualdad de condiciones implica transformar el modo en el que hemos pensado el papel de la mujer en la historia. Es un cambio cultural muy profundo que, a mi criterio, ya comenzó y que es irreversible. Actualmente, de acuerdo a un informe del INDEC de este año, las mujeres tenemos menor participación en los ingresos que los hombres (42,2% contra 57,8%); recibimos salarios que, en promedio, son 27% menores; y estamos más desocupadas (10,2% contra 8,5%). Por lo pronto, en Argentina en términos políticos electorales, un primer paso en la búsqueda de la igualdad de oportunidades fue la aprobación, en 1991, de la Ley de Cupo (24.012) que estableció que las listas de candidatos a diputados y senadores nacionales debían contar con un 30 % de candidatas mujeres. Este proceso culminó en la sesión de fines de noviembre...

Ver Más

La Justicia se alinea con el Gobierno para luchar contra la mafia de los juicios laborales

Un par de fallos de la Corte muestra coincidencia con el plan de Mauricio Macri, quien denunció el negociado de esta práctica en los últimos años.

Ver Más

Las claves de la reforma tributaria que impulsa el Gobierno

Desde Casa Rosada buscarán así incentivar el aumento de la inversión productiva y del empleo formal.

Ver Más

La estrategia del Gobierno ante la reforma laboral

Desde el Ministerio de Trabajo confirman que no habrá cambios en las leyes de contrato de trabajo ni en la de asociaciones sindicales.

Ver Más

¿Cómo poner precio a mi trabajo?

Un gran desafío para los que trabajan en forma independiente o freelance es definir el precio de sus servicios. Identificar los elementos fundamentales por considerar es el primer paso. ¿Cuánto le cobro a mi cliente? Es un interrogante habitual para todos aquellos que ejercen su profesión de manera independiente. Aunque se trate de profesiones que nada tengan que ver con cuestiones económico-financieras, será un tiempo bien invertido el que dediquemos a analizar las decisiones de precios, ya que son la clave de la viabilidad económica de la actividad. Cuando pensamos en precios, uno de los primeros conceptos que vienen a la mente son los costos. ¿Cómo calcular los costos cuando su principal componente es nuestro propio tiempo de trabajo? En este caso es un costo implícito, conocido como “costo de oportunidad”, que puede ser estimado de manera indirecta.

Pero si en lugar de trabajar de manera independiente decidiéramos iniciar una carrera laboral en relación de dependencia, ¿cuál sería el mejor sueldo al que podríamos aspirar? 

Ver Más

Columnista