Newsletter Semanal equipo bulat

Análisis Semanal

Las inversiones no repuntan y en mayo crecieron sólo 0,5 por ciento

De acuerdo con un estudio privado, los números no resultan alentadores.


Un informe elaborado por el centro Orlando Ferreres & Asociados dio a conocer los números de las inversiones privadas en el país y advirtió que en mayo la cifra "avanzó apenas 0,5% interanual" y acumuló una suba de 7,5% a lo largo de 2018.


"Medido en dólares, en mayo se invirtieron US$ 7.680 millones”, confirmaron desde la consultora, que además indicó respecto del sector de maquinaria y equipos que "no tuvo prácticamente cambios respecto del mismo mes del año pasado, marcando una suba de 0,1% anual". 


Según lo publicado por el diario BAE, el estudio destacó: “Los equipos durables de producción de origen importado registraron un leve avance de 0,6%, mientras que los de origen nacional sufrieron una baja de 0,4% interanual, en un contexto de contracción en la comercialización de vehículos livianos".


Asimismo, aseguró que el acumulado de los primeros cinco meses del año tuvo un avance para este rubro de 9,6%.


Por su parte, en el segmento de la construcción, y "en consonancia con la dinámica general de la economía, la inversión en el sector de la construcción se ha desacelerado": registró "un avance de apenas 0,9% interanual", por lo que  el acumulado del año muestra una suba de la inversión en el sector de 5,4%.


En el documento, Ferreres & Asociados destaca también que el mes pasado hubo "una considerable desaceleración de los niveles de inversión, arrojando un crecimiento interanual prácticamente nulo, y reportando una corrección en la generalidad de los segmentos".


"Este comportamiento de los agentes era esperable, llevando a los mismos a tomar decisiones de inversión más conservadoras en un entorno de volatilidad y alta incertidumbre", finalizó.

Relacionadas

El panorama económico y las PyME, sector por sector

Las Pequeñas y Medianas Empresas son unas de las más afectadas ante la situación económica actual. 

Ver Más

A 10 años del voto "no positivo" de Cobos: cuánto dinero representan las retenciones al campo

Es un clásico de la historia económica de la Argentina acudir a atajos cuando los funcionarios de turno no aceptan la fórmula ortodoxa para bajar la inflación, que en general exige achicar el gasto público como mecanismo eficiente, y a la larga menos doloroso, para reducir el déficit fiscal. Así surgió hace exactamente 10 años la iniciativa para disponer un impuesto móvil a la exportación de soja, con el fin de que el Estado se quede con gran parte del aumento que proyectaba el precio internacional del complejo oleaginoso.

Entonces la iniciativa surgió porque el "yuyito", como había definido la ex presidente Cristina Elisabet Fernández de Kirchner a la principal fuente generadora de divisas a través de las exportaciones, había iniciado lo que finalmente fue un vuelo corto ascendente de los precios internacionales de menos de USD 300 la tonelada en 2007 a casi USD 600 en 2008, y con una proyección  a superar los USD 700; y en el caso del aceite de soja pasó de USD 460 en 2016; a USD 740 un año después y USD 1.370 a fines de junio de 2008.

Pero ya "con el diario del lunes" se vio que esa escalada de precios fue puntual, porque al poco tiempo surgió la crisis financiera de las hipotecas en los EEUU que se extendió hasta 2009 y provocó el derrumbe de las cotizaciones internacionales de las materias primas, y el complejo oleaginoso no fue la excepción.

Ver Más

Cómo planea el FMI que la Argentina reduzca su déficit fiscal

Se conoció el detalle del programa económico que el Fondo tiene pensado para el país.

Ver Más

5 medidas que podría impulsar el Gobierno para ayudar a las Pymes

El sector, afectado por el enfriamiento de la economía, necesita un impulsa para evitar la crisis.

Ver Más

Qué sienten los argentinos ante la actual situación del país

Una encuesta revela cómo nos sentimos a más de dos años de la gestión Cambiemos.

Ver Más

La tempestad

Solo vi el partido Argentina-Francia hasta el 1 a 1. La jugada de Mbappé durante los primeros minutos me alertó del anunciado final. Fue una saeta que solo pudo ser detenida mediante el juego sucio de Rojo. Una modalidad demasiado instalada en el fútbol y quizá más en el fútbol, y en el vínculo comunitario, argentino. Por la noche fui a ver la otra cara nuestra, la representación de La tempestad, de Shakespeare, en el programa "Temporada Internacional Reino Unido", en la Sala Casacuberta del teatro San Martín. Y no pude dejar de vincular ambas situaciones. En La tempestad, el personaje Próspero, legítimo duque de Milán, se encuentra exilado en una isla. Mediante conjuros mágicos obtiene que Ariel, un espíritu de la naturaleza, cree una tempestad que hará encallar el barco de quien le usurpó el trono. Sucederán muchas acciones hasta llegar el momento en que, motivado por su reflexión y por el amor de su hija, Próspero perdonará al usurpador Antonio. Pero lo perdonará enseñoreándose. Y ya veremos lo que esto implica.

Ver Más