Newsletter Semanal equipo bulat

Análisis Semanal

La visión hacia la igualdad

El 8 de marzo de 1911 se conmemoró, por primera vez, el “Día Internacional de la Mujer Trabajadora”. A los pocos días, 120 mujeres que se desempeñaban en una fábrica textil de Nueva York murieron en un incendio mientras se manifestaban por el salario desigual y las condiciones laborales en las que deberían llevar a cabo su labor. No pudieron salir, las puertas nunca se abrieron.
 
Hoy no es un día de festejo, es un día de conmemoración, de lucha, de reivindicación de nuestros derechos; derechos que no dependen sólo de la capacidad de las mujeres de alzar la voz o de destacarse en ámbitos de decisión; son derechos que dependen de la unidad de la sociedad y de tener, todos juntos, la misma visión. Una visión hacia la igualdad. Una igualdad que la construimos entre mujeres y hombres.


Este año, a diferencia de los anteriores, el aire que corre es distinto, sabemos que es un momento histórico. Alrededor de cincuenta países convocaron a paros y movilizaciones para demostrar la fuerza de la mujer en cada uno de los ámbitos que se desempeñan. Nuestro liderazgo es único.


Sin embargo, en Argentina, muere una mujer víctima de femicidio cada 29 horas, se producen 50 ataques sexuales por día y una de cada dos mujeres es activa laboralmente. Tres de cada diez altos puestos los ocupa una mujer pero su salario es 27% menor al de un hombre. Según ONU Mujeres, sólo el 50 por ciento de las mujeres que se encuentran en edad para trabajar están representadas en la población mundial activa, mientras que el hombre es el 76 por ciento. 


​Cuando las mujeres participan en la fuerza de trabajo, se crean aún más oportunidades y se genera crecimiento. Si una mujer lidera un espacio, los temas se ponen en agenda, se tratan, se debaten, se escuchan todas las voces. Hemos sido nosotras las que hemos inculcado a las nuevas generaciones a pensar en igualdad, a que más mujeres participen de la vida pública. Somos nosotras las impulsoras del cambio que deseamos ver.
 
Empoderar a la mujer le da la posibilidad de obtener ingresos que le permitirán alejarse de situaciones de violencia. Desde el momento en que las mujeres se sienten empoderadas, se sienten responsables de exigir sus derechos, ser líderes y formar parte del cambio social. Las mujeres empoderadas se sienten capacitadas para seguir empoderando mujeres. 
 
Por eso, empoderar a las mujeres es la única manera de proteger nuestros derechos y garantizar que puedan alcanzar todo su potencial.

Relacionadas

El mejor futuro es un futuro en común

Hoy en día nos sorprendemos más cuando escuchamos la noticia de que una mujer obtendrá una posición de liderazgo en una empresa o cargo político que cuando nos enteramos que fue asesinada en su casa, en la calle, en el trabajo. Algo no está bien. La cotidianeidad nos está venciendo y está en nosotros –sí, hombres y mujeres- romper con ella. Dar vuelta la situación. No podemos acostumbrarnos.  Pasaron 41 años desde que la ONU declaró este día. Conmemorando a las 149 personas –la mayoría mujeres- que murieron en el incendio de una fábrica de Nueva York, cada vez se vuelve más importante reflexionar sobre el rol de la mujer y su potencial de liderazgo.

Ver Más

Columnista