Newsletter Semanal equipo bulat

Opinión

La tempestad

Por Alejandro Fidias Fabri

Solo vi el partido Argentina-Francia hasta el 1 a 1. La jugada de Mbappé durante los primeros minutos me alertó del anunciado final. Fue una saeta que solo pudo ser detenida mediante el juego sucio de Rojo. Una modalidad demasiado instalada en el fútbol y quizá más en el fútbol, y en el vínculo comunitario, argentino. Por la noche fui a ver la otra cara nuestra, la representación de La tempestad, de Shakespeare, en el programa "Temporada Internacional Reino Unido", en la Sala Casacuberta del teatro San Martín. Y no pude dejar de vincular ambas situaciones.


En La tempestad, el personaje Próspero, legítimo duque de Milán, se encuentra exilado en una isla. Mediante conjuros mágicos obtiene que Ariel, un espíritu de la naturaleza, cree una tempestad que hará encallar el barco de quien le usurpó el trono. Sucederán muchas acciones hasta llegar el momento en que, motivado por su reflexión y por el amor de su hija, Próspero perdonará al usurpador Antonio. Pero lo perdonará enseñoreándose. Y ya veremos lo que esto implica.


Se me ocurrió pensar que Mbappé vino a cumplir la misma función que la tempestad de Shakespeare. En cierta forma fue una fuerza tan letal que puso al descubierto nuestra improvisación y nuestras jugadas sucias para alcanzar con atajos lo que no podemos alcanzar con honestidad y corrección. Puso al descubierto nuestro paupérrimo maquiavelismo que nos lleva siempre a situaciones de caída: el fin justifica los medios. Y simultáneamente también puso al descubierto el trágico final de las manipulaciones de intereses y el facilismo de intentar manejar en provecho propio los destinos del pueblo.


De manera reduccionista podríamos pensar que hay dos hechos relevantes en la vida política: ganar las elecciones y ganar un mundial. Así podemos ser fácilmente manipulados. ¿Pero qué ocurre cuando no pasamos a cuartos de final? Queda al desnudo la inoperancia de parte de la política, el desinterés o la falta de capacidad para conducir una nación o, quizá, el único interés de algunos por enriquecerse en detrimento del pueblo. En detrimento de las ilusiones del pueblo.


Pero aún hay otro personaje interesante en La tempestad: Calibán, también sirviente del exilado duque de Milán, hijo de una bruja y un diablo; representa los deseos más instintivos del hombre. Es lo más carnal y quizá lo más enviciado. Y esto es algo que los argentinos conocemos muy bien. No solo a través de las noticias de los periódicos, sino también a través de nuestras experiencias diarias. La corrupción nos atraviesa y de tal forma que ya está naturalizada. Es natural que un político "robe pero haga", es natural "que haga pero tenga una cuenta en Panamá", es natural que un DT cobre cifras astronómicas en un país pauperizado por dirigir un equipo que no dirige, es natural que un jugador que no lo merezca juegue en la Selección porque es amigo de la supuesta estrella. Tristemente, la corrupción está naturalizada.


Pero también, a la manera de nuestra clase dirigente, podemos pensar que un pueblo sufrido necesita algo de épica. Y quizá el facilismo y la corrupción de parte de la clase dirigente haya sido tal que hayan pensado que el único camino era llevarnos a ser campeones del mundo en fútbol. El héroe contemporáneo, la contrapartida de un San Martín cruzando los Andes, habría podido llegar a ser Messi. Se la perdió. Nos la perdimos. Quizá nunca se les ocurrió pensar en un héroe social: llevar la clase pauperizada a una situación digna de alimentación, de educación, de calidad de vida. Un héroe sólido para un país con presente y con futuro. Un héroe sólido para nuestra conciencia moral.


Y para cerrar, pienso en la enorme oportunidad que nos brindó Mbappé. La oportunidad de confrontarnos con nuestra realidad, la oportunidad de decir: "Hasta aquí llegué", la oportunidad de desarmar a los héroes de barro y a las falsas filosofías de la felicidad. Y aunque nos parezca extraño, Mbappé no es un jugador que solo ha sido dotado por la naturaleza, trabaja diariamente para ser mejor. Y trabaja desde lo físico y desde lo mejor del ser humano: a su manera imprime una justicia social donando a una ONG los premios que obtiene en el campeonato. Esta tempestad, y no el pasar a cuartos de final, es la gran chance que nos da el destino. Es la oportunidad de encontrar nuestro verdadero ser. Es la oportunidad de que los medios no sean justificados por el fin. Y esta sería la manera fundacional de enseñorearnos.


*El autor es artista, ingeniero y filósofo.

Relacionadas

¿Cómo afecta el "déficit cero" a la actividad económica?

Aún con el acuerdo con el FMI, pero sin el presupuesto aprobado, aún no tenemos claro dónde estamos y hacia dónde vamos. Claramente la economía argentina tiene enormes dificultades para crecer. Una propuesta de solución es lograr el déficit cero. 

Ver Más

Argentina subió al quinto lugar en el ranking de inflación mundial

Tras la violenta devaluación del peso y su consiguiente impacto sobre los índices de precios, la Argentina se ubicaría a fin de año entre los cinco países con más alta inflación del mundo, según resulta de una elaboración de ámbito.com en base a las proyecciones contenidas en el último informe Perspectiva Económica Mundial del Fondo Monetario Internacional. El FMI estima que la suba del costo de vida en el país llegará a 40% a fin de año, una cifra inferior al consenso de los economistas que espera una variación del orden del 45%. De todas formas, de confirmarse la cifra pronosticada por el Fondo, la Argentina ocuparía el quinto lugar en el ranking mundial de inflación, escalando tres posiciones respecto del anterior informe del organismo multilateral (correspondiente a abril último) cuando, con una inflación estimada en torno del 20%, la economía argentina se ubicaba en el octavo lugar. Sólo 17 países, sobre un total de unos 190, registran una inflación anual de dos dígitos. 

Ver Más

¿Es posible una nueva política monetaria y cambiaria?

¿Que cambie el presidente del Banco Central (BCRA) implica que se modifican la política monetaria y cambiaria? La reforma de la Carta Orgánica en 2012 agregó varias responsabilidades a la ya difícil tarea de proteger el valor de la moneda y la salud del sistema financiero. Lamentablemente no agregó nuevos instrumentos, por lo cual lo que el presidente del BCRA puede hacer es limitado.

Es extremadamente difícil mantener un cierto equilibrio entre nivel de reservas, tipo de cambio, tasa de interés y regulación del sistema financiero. Esta complejidad nos debe hacer definir: ¿es imprescindible establecer un objetivo como prioritario y los demás se subordinan a ese? ¿O se va intentando tener alternativamente distintos objetivos sin privilegiar a ninguno? ¿Cómo dar previsibilidad a algunas variables sin generar una "timba"?

Ver Más

Vivir sin aire...

Hoy sufrimos pensando en cómo vivir sin aire, cómo vivir tratando de afrontar los pagos de alquileres, de expensas, de luz, de gas, de comida, etc. Y en este mundo es la política llevada a religión la que intenta dar una respuesta: trata de poner el Paraíso imaginario en ésta, nuestra vida real. El Libro Sagrado de esta religión lo conforman las promesas de campaña: ¨Habrá ciudadanos felices”, “No habrá deudas”, “Aquél que robó irá preso”, “Habrá una justicia justa”, “Habrá pobreza cero”, etc. Y comprar estas promesas equivale a tomar la Primera Comunión: acompañados por nuestros padres damos fe de un constructo mentiroso. Y luego sobreviene la Confirmación, el refrendar que seguimos creyendo en este engañoso discurso. ¿Por qué hacemos esto? Porque, así como no podemos vivir sin aire, tampoco podemos vivir sin ideales trascendentales, sin la idea de que la especie ...

Ver Más

Cuarto descenso de la actividad económica: cayó 2,7% en julio

La devaluación y la sequía siguen dando sus coletazos en el agro, en la industria y en el comercio. Este es el cuarto mes en el que el dato del EMAE arroja un número negativo, lo que ya muestra las primeras señales de un enfriamiento de la economía.


Ver Más

Nicolás Dujovne desmintió en Diputados que el Gobierno analice dolarizar la economía

El ministro de Economía presentó la iniciativa en la comisión de Presupuesto y Hacienda de la Cámara baja. Negó también una reestructuración de la deuda: "No habrá otro default". Hubo polémica por la demora en la llegada del funcionario al Parlamento.  

Ver Más

Columnista