Newsletter Semanal equipo bulat

Opinión

La tempestad

Por Alejandro Fidias Fabri

Solo vi el partido Argentina-Francia hasta el 1 a 1. La jugada de Mbappé durante los primeros minutos me alertó del anunciado final. Fue una saeta que solo pudo ser detenida mediante el juego sucio de Rojo. Una modalidad demasiado instalada en el fútbol y quizá más en el fútbol, y en el vínculo comunitario, argentino. Por la noche fui a ver la otra cara nuestra, la representación de La tempestad, de Shakespeare, en el programa "Temporada Internacional Reino Unido", en la Sala Casacuberta del teatro San Martín. Y no pude dejar de vincular ambas situaciones.


En La tempestad, el personaje Próspero, legítimo duque de Milán, se encuentra exilado en una isla. Mediante conjuros mágicos obtiene que Ariel, un espíritu de la naturaleza, cree una tempestad que hará encallar el barco de quien le usurpó el trono. Sucederán muchas acciones hasta llegar el momento en que, motivado por su reflexión y por el amor de su hija, Próspero perdonará al usurpador Antonio. Pero lo perdonará enseñoreándose. Y ya veremos lo que esto implica.


Se me ocurrió pensar que Mbappé vino a cumplir la misma función que la tempestad de Shakespeare. En cierta forma fue una fuerza tan letal que puso al descubierto nuestra improvisación y nuestras jugadas sucias para alcanzar con atajos lo que no podemos alcanzar con honestidad y corrección. Puso al descubierto nuestro paupérrimo maquiavelismo que nos lleva siempre a situaciones de caída: el fin justifica los medios. Y simultáneamente también puso al descubierto el trágico final de las manipulaciones de intereses y el facilismo de intentar manejar en provecho propio los destinos del pueblo.


De manera reduccionista podríamos pensar que hay dos hechos relevantes en la vida política: ganar las elecciones y ganar un mundial. Así podemos ser fácilmente manipulados. ¿Pero qué ocurre cuando no pasamos a cuartos de final? Queda al desnudo la inoperancia de parte de la política, el desinterés o la falta de capacidad para conducir una nación o, quizá, el único interés de algunos por enriquecerse en detrimento del pueblo. En detrimento de las ilusiones del pueblo.


Pero aún hay otro personaje interesante en La tempestad: Calibán, también sirviente del exilado duque de Milán, hijo de una bruja y un diablo; representa los deseos más instintivos del hombre. Es lo más carnal y quizá lo más enviciado. Y esto es algo que los argentinos conocemos muy bien. No solo a través de las noticias de los periódicos, sino también a través de nuestras experiencias diarias. La corrupción nos atraviesa y de tal forma que ya está naturalizada. Es natural que un político "robe pero haga", es natural "que haga pero tenga una cuenta en Panamá", es natural que un DT cobre cifras astronómicas en un país pauperizado por dirigir un equipo que no dirige, es natural que un jugador que no lo merezca juegue en la Selección porque es amigo de la supuesta estrella. Tristemente, la corrupción está naturalizada.


Pero también, a la manera de nuestra clase dirigente, podemos pensar que un pueblo sufrido necesita algo de épica. Y quizá el facilismo y la corrupción de parte de la clase dirigente haya sido tal que hayan pensado que el único camino era llevarnos a ser campeones del mundo en fútbol. El héroe contemporáneo, la contrapartida de un San Martín cruzando los Andes, habría podido llegar a ser Messi. Se la perdió. Nos la perdimos. Quizá nunca se les ocurrió pensar en un héroe social: llevar la clase pauperizada a una situación digna de alimentación, de educación, de calidad de vida. Un héroe sólido para un país con presente y con futuro. Un héroe sólido para nuestra conciencia moral.


Y para cerrar, pienso en la enorme oportunidad que nos brindó Mbappé. La oportunidad de confrontarnos con nuestra realidad, la oportunidad de decir: "Hasta aquí llegué", la oportunidad de desarmar a los héroes de barro y a las falsas filosofías de la felicidad. Y aunque nos parezca extraño, Mbappé no es un jugador que solo ha sido dotado por la naturaleza, trabaja diariamente para ser mejor. Y trabaja desde lo físico y desde lo mejor del ser humano: a su manera imprime una justicia social donando a una ONG los premios que obtiene en el campeonato. Esta tempestad, y no el pasar a cuartos de final, es la gran chance que nos da el destino. Es la oportunidad de encontrar nuestro verdadero ser. Es la oportunidad de que los medios no sean justificados por el fin. Y esta sería la manera fundacional de enseñorearnos.


*El autor es artista, ingeniero y filósofo.

Relacionadas

El fracasado Macri: ¿elección 2019 o guerra entre dos bandos?

El que nace para pito nunca llega a corneta. Mucho se lo viene criticando a este fracasado señor presidente que tenemos. Pero poco se remarcan los logros que a pesar de una fulminante y perversa herencia K ha sido capaz de cosechar en tan sólo tres cortos años. Este fracasado señor presidente, criticado despiadadamente por un perverso y mediocre periodismo de la TV, ese mismo al que nuestro fracasado presidente precisamente le quitó la pauta, consiguió entre otras cosas lo siguiente. Primero, levantó el asfixiante cepo cambiario K que nos cerraba perversamente al mundo. Segundo, recuperamos el INDEC y con él, neutralizamos la siniestra desinformación K. Tercero, del déficit fiscal K estamos ya en equilibrio primario M. Cuarto, logró el equilibrio fiscal de la mayoría de las provincias del país liberándolas de la sistemática dependencia K en defensa del federalismo. Quinto, nos liberó del default K permitiendo nuevamente el acceso a mercados internacionales de financiamiento. Sexto, logró un desarrollo impensado en Vaca Muerta que nos saca de la dependencia energética K y nos abre una formidable puerta de expansión futura y autoabastecimiento en un insumo estratégico. Séptimo, del abandono K nos viene reconstruyendo a base de una obra pública indispensable y honesta, sin sobreprecios y no vista en décadas por su calidad y magnitud....

Ver Más

Ahora los analistas esperan 40% de inflación para 2019

Los clásicos informes privados que recibe el BCRA se caracterizaron en este comienzo de julio por coincidir, en el promedio, en un cambio de tendencia de los indicadores macroeconómicos, en particular en lo que respecta a la perspectiva de inflación y de la variación del dólar.

Ver Más

Las reformas que demandan los inversores argentinos al próximo Gobierno

Una encuesta realizada por la consultora Inversor Global muestra que priorizan una baja de gasto público para generar competitividad

Ver Más

Las ideas, el conocimiento y el crecimiento de la Argentina

Si la generación y asignación de recursos escasos es la tarea de la economía, su distribución es tarea de la política. Política y economía son inescindibles. Las restricciones con las que deben cubrirse todas las necesidades están justamente dadas por los recursos escasos. Tanto para el crecimiento como para la distribución de los ingresos, los primeros escritores distinguían entre capital y trabajo, pero hoy ya es difícil usar esas categorías. El capital no se puede identificar como dinero en un banco o maquinarias y fábricas o hectáreas. El capital es "trabajo cristalizado", el resultado del esfuerzo previo. El capital puede ser humano o físico/financiero, y está condicionado por la "naturaleza" o las condiciones en las que vivimos. El conocimiento define nuestra capacidad para desenvolvernos en esas condiciones. Si acumulamos conocimiento tendremos más capital...

Ver Más

De paseador de perros a inversor

Él es inspirador. Su historia de superación conmueve y seguramente su espíritu emprendedor va a cambiar muchas vidas para mejor. Su libro le abre las puertas a cualquier persona, sin importar su situación social y económica, al mundo de las inversiones. Porque con simples hechos cotidianos uno puede cambiar su vida para siempre, solo depende de sí mismo y de convertir la reacción en acción. "De paseador de perros a inversor, una historia inspiradora de prosperidad integral", habla de finanzas personales, de educación financiera, algo que los argentinos -en su gran mayoría- no tenemos. Cambiar la conducta financiera para mejorar la economía personal y así expandir nuestros rendimientos a futuro es posible sólo a través de un cambio de conciencia. Pero cómo, cuándo y por qué se produce ese famoso clic. Para Javier Lion ese clic ocurre primero sí o sí en ...

Ver Más

¿Cómo afecta el "déficit cero" a la actividad económica?

Aún con el acuerdo con el FMI, pero sin el presupuesto aprobado, aún no tenemos claro dónde estamos y hacia dónde vamos. Claramente la economía argentina tiene enormes dificultades para crecer. Una propuesta de solución es lograr el déficit cero. 

Ver Más

Columnista