Newsletter Semanal equipo bulat

Opinión

La tempestad

Por Alejandro Fidias Fabri

Solo vi el partido Argentina-Francia hasta el 1 a 1. La jugada de Mbappé durante los primeros minutos me alertó del anunciado final. Fue una saeta que solo pudo ser detenida mediante el juego sucio de Rojo. Una modalidad demasiado instalada en el fútbol y quizá más en el fútbol, y en el vínculo comunitario, argentino. Por la noche fui a ver la otra cara nuestra, la representación de La tempestad, de Shakespeare, en el programa "Temporada Internacional Reino Unido", en la Sala Casacuberta del teatro San Martín. Y no pude dejar de vincular ambas situaciones.


En La tempestad, el personaje Próspero, legítimo duque de Milán, se encuentra exilado en una isla. Mediante conjuros mágicos obtiene que Ariel, un espíritu de la naturaleza, cree una tempestad que hará encallar el barco de quien le usurpó el trono. Sucederán muchas acciones hasta llegar el momento en que, motivado por su reflexión y por el amor de su hija, Próspero perdonará al usurpador Antonio. Pero lo perdonará enseñoreándose. Y ya veremos lo que esto implica.


Se me ocurrió pensar que Mbappé vino a cumplir la misma función que la tempestad de Shakespeare. En cierta forma fue una fuerza tan letal que puso al descubierto nuestra improvisación y nuestras jugadas sucias para alcanzar con atajos lo que no podemos alcanzar con honestidad y corrección. Puso al descubierto nuestro paupérrimo maquiavelismo que nos lleva siempre a situaciones de caída: el fin justifica los medios. Y simultáneamente también puso al descubierto el trágico final de las manipulaciones de intereses y el facilismo de intentar manejar en provecho propio los destinos del pueblo.


De manera reduccionista podríamos pensar que hay dos hechos relevantes en la vida política: ganar las elecciones y ganar un mundial. Así podemos ser fácilmente manipulados. ¿Pero qué ocurre cuando no pasamos a cuartos de final? Queda al desnudo la inoperancia de parte de la política, el desinterés o la falta de capacidad para conducir una nación o, quizá, el único interés de algunos por enriquecerse en detrimento del pueblo. En detrimento de las ilusiones del pueblo.


Pero aún hay otro personaje interesante en La tempestad: Calibán, también sirviente del exilado duque de Milán, hijo de una bruja y un diablo; representa los deseos más instintivos del hombre. Es lo más carnal y quizá lo más enviciado. Y esto es algo que los argentinos conocemos muy bien. No solo a través de las noticias de los periódicos, sino también a través de nuestras experiencias diarias. La corrupción nos atraviesa y de tal forma que ya está naturalizada. Es natural que un político "robe pero haga", es natural "que haga pero tenga una cuenta en Panamá", es natural que un DT cobre cifras astronómicas en un país pauperizado por dirigir un equipo que no dirige, es natural que un jugador que no lo merezca juegue en la Selección porque es amigo de la supuesta estrella. Tristemente, la corrupción está naturalizada.


Pero también, a la manera de nuestra clase dirigente, podemos pensar que un pueblo sufrido necesita algo de épica. Y quizá el facilismo y la corrupción de parte de la clase dirigente haya sido tal que hayan pensado que el único camino era llevarnos a ser campeones del mundo en fútbol. El héroe contemporáneo, la contrapartida de un San Martín cruzando los Andes, habría podido llegar a ser Messi. Se la perdió. Nos la perdimos. Quizá nunca se les ocurrió pensar en un héroe social: llevar la clase pauperizada a una situación digna de alimentación, de educación, de calidad de vida. Un héroe sólido para un país con presente y con futuro. Un héroe sólido para nuestra conciencia moral.


Y para cerrar, pienso en la enorme oportunidad que nos brindó Mbappé. La oportunidad de confrontarnos con nuestra realidad, la oportunidad de decir: "Hasta aquí llegué", la oportunidad de desarmar a los héroes de barro y a las falsas filosofías de la felicidad. Y aunque nos parezca extraño, Mbappé no es un jugador que solo ha sido dotado por la naturaleza, trabaja diariamente para ser mejor. Y trabaja desde lo físico y desde lo mejor del ser humano: a su manera imprime una justicia social donando a una ONG los premios que obtiene en el campeonato. Esta tempestad, y no el pasar a cuartos de final, es la gran chance que nos da el destino. Es la oportunidad de encontrar nuestro verdadero ser. Es la oportunidad de que los medios no sean justificados por el fin. Y esta sería la manera fundacional de enseñorearnos.


*El autor es artista, ingeniero y filósofo.

Relacionadas

El panorama económico y las PyME, sector por sector

Las Pequeñas y Medianas Empresas son unas de las más afectadas ante la situación económica actual. 

Ver Más

5 medidas que podría impulsar el Gobierno para ayudar a las Pymes

El sector, afectado por el enfriamiento de la economía, necesita un impulsa para evitar la crisis.

Ver Más

Qué sienten los argentinos ante la actual situación del país

Una encuesta revela cómo nos sentimos a más de dos años de la gestión Cambiemos.

Ver Más

Las inversiones no repuntan y en mayo crecieron sólo 0,5 por ciento

De acuerdo con un estudio privado, los números no resultan alentadores.

Ver Más

El fin de la licuación devaluatoria: ¿se viene la estabilización del dólar?

Si votaste por un cambio y te sentís decepcionado por la performance de este gobierno, tenés todo el derecho de hacerlo, pero siento que es tiempo de guardar dicha frustración para otro momento. Hoy más que nunca es hora de apoyar al Presidente Macri para evitar el regreso del populismo extremo, porque si vuelve, esta vez no habrá segunda vuelta y quienes me leen saben que lo dice un liberal sumamente decepcionado por el macrismo. La licuación iniciada en enero 2018 ha sido brutal, ahora llegó el momento de usarla. El mercado no exigirá al BCRA la resolución inmediata del dilema de las Lebacs pero sí de un cronograma claro, contundente y urgente, que indique un swap de las mismas por una combinación de instrumentos mas largos que descompriman la parte corta de la curva de tasas. Este plan debería aparecer esta semana en forma inexcusable. Si hay alguien que sabe entender de lo indispensable que se hace calmar la locura de un mercado es un trader profesional y en este aspecto el BCRA ahora está a cargo de uno de los mejores ...

Ver Más

Cómo le fue a la economía argentina durante los mundiales desde 1930

Un listado que repasa la forma en que el país vivió los grandes momentos del fútbol. 

Ver Más

Columnista