Newsletter Semanal equipo bulat

Opinión

Emprendimientos que ayudan a cambiar el mundo

Por Yamile Cóceres

Se suele decir que el mundo “se cambia de a metros cuadrados” y en ese sentido, se necesitan emprendedores que a través de sus ganas, iniciativas y su creatividad se pongan en acción. En ese sentido, Hernán Español logró dar nacimiento a una idea que tiene como objetivo cambiar la mirada respecto del empleo de personas con discapacidad, mediante del desarrollo de diferentes emprendimientos sustentables que inspiran a la sociedad a ser más inclusivas.

A través de En Buenas Manos, Hernán logró reunir e incluir a personas con discapacidad que aportan valor agregado a los servicios que brindan a organismos privados y públicos y además, generó un cambio de mirada respecto a la empleabilidad de esta población. “Yo soy emprendedor y no voy a sumar a una persona a mi equipo de trabajo si pienso que esa persona no va a agregar valor. En Buenas Manos nació para eso: dar ejemplos de casos concretos, en los cuales personas con discapacidad trabajan, agregan valor, de forma eficiente, cobrando un sueldo, y se pueden insertar en el mercado laboral, de forma igualitaria", asegura Español.

El viaje que Español realizó a Australia en 2003 le abrió las puertas a un mercado laboral selecto, donde las empresas se caracterizaban por tener muy buenas políticas de Recursos Humanos. Además, en ese momento hubo un servicio que las empresas ofrecían y que llamó su atención: un servicio de masajes disponible para empleados, impartido únicamente por personas ciegas.

 "La idea me parecía muy novedosa porque nunca la había visto en Argentina, así que cuando volví en 2007, la agendé para proponerla acá”, recuerda. Sin embargo, a la hora de presentarla en la Federación de Ciegos recibió la primera negativa. "Me dijeron que el proyecto estaba bueno, pero que no creían que a las empresas les fuese a gustar y no lo aprobaron.”

Dos años más tarde, Hernán se encontró con Mónica Espina, directora de la Fundación Audela, y de manera conjunta empezaron a investigar el tema del empleo y la discapacidad, y dieron con un informe de la Fundación Par que muestra la contradicción que hay presente entre la tasa de desempleo en la población con discapacidad (73%) y el dato que indica que el 84% de los empresarios estarían dispuestos a contratar personas con discapacidad. Con esta información como sustento y bajo la premisa de que las personas con discapacidad pueden trabajar, en junio de 2011 nació En Buenas Manos. “Nuestra visión es un mundo en que las personas sean valorados por sus capacidades”, aseguró Español.

En Buenas Manos actualmente emplea a 87 personas y ofrece un servicio de masajes relajantes en las oficinas brindado por personas con discapacidad visual capacitadas en la técnica shiatzu, también ofrece un servicio de bandejas de frutas y ensaladas, preparadas y distribuidas por personas con discapacidad auditiva. La combinación de un servicio de calidad e inclusión laboral es la marca distintiva de este exitoso emprendedor que hoy en día se ha convertido en un referente de los negocios inclusivos.

Relacionadas

Qué son las metodologías ágiles y cómo aplicarlas

La industria que más rápido se mueve hoy en día es la del software, por lo que los que quieren triunfar requieren ser más ágiles que la competencia. Así, con los millennials y los iphones, surgió en 2001 el pensamiento ágil o Agile Thinking. Una cultura ágil implica que los comportamientos de todos los empleados están alineados en un mismo sentido, promoviendo el cambio y la innovación en todo lo que hacen. El resultado de trabajar de manera ágil es que la gente se adapta más rápido a los cambios, termina el trabajo más rápido dada la forma en que está organizado y además están todos más involucrados. A diferencia de las empresas tradicionales donde solo el 10% del personal está comprometido 100%, todos los empleados se encuentran en una especie de “estado de flujo” (como cuando nos concentramos en algo que nos gusta tanto que no notamos el paso del tiempo), involucrados en su proyecto. En fin, las compañías ágiles logran motivar a los empleados en el trabajo, incluso y sobre todo a los “millennials” que son los que más rápidamente se adaptan a este tipo de cultura. Además y como si esto fuera poco, el foco de estas empresas ágiles está puesto en el cliente. Se adaptan más rápido a lo que quiere el cliente, lo que por consiguiente también las convierte en las preferidas por el consumidor. Y esa cultura solo puede lograrse con el ejemplo de la gerencia y capacitando al equipo con nuevas “rutinas” que los permita ser más permeables a la innovación constante.  En la era ágil, la innovación nunca 
Ver Más

El panorama económico y las PyME, sector por sector

Las Pequeñas y Medianas Empresas son unas de las más afectadas ante la situación económica actual. 

Ver Más

5 medidas que podría impulsar el Gobierno para ayudar a las Pymes

El sector, afectado por el enfriamiento de la economía, necesita un impulsa para evitar la crisis.

Ver Más

Joan Cwaik fue seleccionado como disertante en la cumbre de jóvenes emprendedores del G20 YEA

El emprendedor e innovador tecnológico fue convocado para participar como disertante de la cumbre anual del G20 YEA, el evento anual más importante del mundo de los emprendedores jóvenes que este año se realiza en Argentina.

Ver Más

¿Cómo motivar a tu hijo para que estudie ingeniería?

La falta de ingenieros no es algo novedoso, ni aquí ni en el mundo. Se estima que en Argentina falta la mitad de los ingenieros que demanda el mercado, y pese al esfuerzo y promoción que tanto el Estado como las Universidades públicas y privadas vienen realizando, aún queda mucho para seducir a la nueva generación “Z” o centennials.

Padres preocupados por el futuro de sus hijos en un mundo en donde la “robotización” pone en jaque al 65% de las actividades que hasta hoy se desarrollan, lidian a diario entre la sobre exposición de los preadolescentes en redes sociales, que prefieren consultar lo que desean saber en internet, y deciden de forma rápida en base a lo que tienen a su alcance.

Imaginemos un mundo en donde el conocimiento y comunicación sea accesible y gratuito, donde la energía sea generada de manera económica, donde podamos materializar inmediatamente todo lo que imaginemos, y en donde podamos crear nuestra propia moneda. ¿Cuál sería el conocimiento o habilidades que demandará ese mundo para hacer la diferencia?

Ver Más

Las PyME y los problemas a la hora de hacer el traspaso generacional

Las empresas familiares pueden ser todo un desafío a la hora de sobrevivir en el negocio.

Ver Más

Columnista