Newsletter Semanal equipo bulat

Opinión

El nuevo índice de inflación reveló la heterogeneidad de la economía argentina

Por Daniel Sticco


El último martes el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) dio un paso más en su plan de normalización de las estadísticas públicas, con la difusión de un índice ampliado de la inflación que ahora releva 320 mil precios en 39 aglomerados urbanos de todas las jurisdicciones, agrupados en seis grandes regiones, en contraste con dos áreas que forman una, como la Ciudad de Buenos Aires y los principales aglomerados urbanos de la provincia, y "sólo" 90 mil precios. Constituye así una muestra "sin precedentes en la República Argentina", dijo el director del organismo, Jorge Todesca.

Para sorpresa de muchos, las variaciones del índice general, tanto del último mes como incluso del semestre (la estadística no permite ir más atrás), no difirieron en mucho de lo que arrojó el índice habitual para el área metropolitana del Gran Buenos Aires, donde se suponía que pesaban más los ajustes discrecionales de las tarifas de los servicios públicos y también la estacionalidad de los servicios del turismo, por tanto, debería haber sido notablemente menor.

Parte de esa reducida brecha se puede atribuir a la elevada ponderación en el agregado nacional del área formada por la Ciudad Autónoma y los grandes aglomerados urbanos de la provincia de Buenos Aires, 44,7%, que se excluyen del área pampeana.

El IPC tradicional, para el área de Gran Buenos Aires, aumentó 1,4% en junio, una décima más que lo esperado por el consenso de las consultoras privadas, y 12% en los primeros seis meses. Mientras que el nuevo índice nacional sólo subió dos décimas de puntos porcentuales, menos en junio y casualmente también dos décimas menos en el acumulado desde enero inclusive.

De este modo, antes de que emergieran las variaciones del nuevo índice y, en particular, de sus componentes y sus regiones, quedaron desactivadas las posibles críticas de que venía a tapar las dificultades que tiene el Banco Central de la República Argentina para alcanzar su meta techo de inflación de 17% acumulada a diciembre próximo, sobre la base de que en el interior no incidiría con la misma preponderancia la actualización de los cuadros tarifarios de los servicios públicos.


Por el contrario, la apertura de los factores que impulsan la inflación: los productos y los servicios estacionales; los administrados o los regulados; y el resto que se denomina núcleo, donde gravitan las expectativas que surgen de la política monetaria y fiscal y factores externos, demostró que en el interior del país el encarecimiento de los precios y las tarifas que requieren de la autorización del Gobierno se verificó notablemente más en el noroeste, Cuyo y región patagónica, que en conjunto representan poco menos de un quinto del índice, que en el área metropolitana de Buenos Aires.


De ahí que seguramente no ofrecerá resistencia la decisión de Hacienda y del Banco Central de tomar las variaciones conocidas del IPC nacional, no sólo como parámetro de desvío de las metas presupuestarias de los próximos años y de inflación, sino también para la actualización del coeficiente de estabilización de referencia (CER) y de la unidad del valor actualizado de la vivienda (UVA).

Enormes brechas en el interior de los índices

En los parciales de los grandes rubros en que se desagrega el nuevo índice de precios nacional por regiones, los datos difundidos por el Indec dieron cuenta de brechas muy superiores a las dos décimas de puntos porcentuales que acusó respecto a la variación del índice general del Gran Buenos Aires, comprende a la Capital Federal y los principales aglomerados urbanos; incluso de los 0,6 puntos porcentuales que fue la máxima diferencia hacia bajo con la región pampeana y de 0,9 puntos porcentuales más alto que midió para la región del noroeste, el nivel general.

Así, en el semestre, las variaciones extremas de precios por rubro y por región fueron:

* Alimentos y bebidas no alcohólicas: GBA, 11,8% y región patagónica, 7,9%;

* Bebidas alcohólicas y tabaco: noreste, 14,3% y noroeste, 11,6%;

* Prendas de vestir y calzado: región pampeana, 12% y Cuyo, 5,8%;

* Vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles: noroeste, 36,4% y región pampeana, 18,6%;

* Equipamiento y mantenimiento del hogar: región patagónica, 7,8% y noroeste, 6,5%;

* Salud: noreste, 14,5% y GBA, 11,2%;

* Transporte: Cuyo, 11,9% y GBA, 6,5%;

* Comunicaciones: noroeste, 21,8% y región patagónica, 16,3%;

* Recreación y cultura: región patagónica, 15,3% y pampeana, 9,9%;

* Educación: noroeste, 33,4% y GBA, 19,4%;

* Restaurantes y hoteles: noreste, 14,7% y Cuyo, 8,7%;

* Otros bienes y servicios: noreste, 12,9% y noroeste, 8,5%.

Del listado previo se desprende que el área metropolitana de Buenos Aires sólo lideró la inflación en el segmento de los alimentos y las bebidas, mientras que en el resto se repartieron el podio las regiones con menores índices de densidad demográfica y, en particular, de generación de riqueza, como las del noroeste argentino y el noreste argentino.

Semejantes disparidades no hicieron más que reflejar la heterogeneidad de la economía en la Argentina, que va más allá de las enormes diferencias en materia de recursos naturales de cada región.


Relacionadas

El final de las remuneraciones no remunerativas

El decreto 633/18 dictado por el Gobierno Nacional establece que el Ministerio de Trabajo no volverá a homologar acuerdos colectivos que contengan sumas o conceptos salariales sobre los que las partes acuerden otorgarle carácter no remunerativo. En otras palabras, sindicatos y cámaras patronales no podrán seguir incluyendo en las negociaciones salariales "remuneraciones no remunerativas". A lo largo de la última década el establecimiento de "remuneraciones no remunerativas" fue un dato distintivo de la negociación salarial, ya sea mediante la aplicación de incrementos porcentuales a los básicos de convenio o a través de la creación de adicionales o sumas fijas a los que las partes le otorgaban este carácter. De esta manera, una parte del incremento salarial de bolsillo de los trabajadores era sustentado por una disminución de los recursos del sistema de seguridad social, situación que no era observada por el Ministerio de Trabajo al dictar su homologación. Este hecho implicaba convalidar un absurdo normativo, ya que en el derecho laboral importa poco el nombre con el que las partes denominan a las distintas contraprestaciones. En este caso, la remuneración de los trabajadores no puede dejar de ser remuneratoria por más que así se acuerde en una negociación colectiva.

Ver Más

Qué sienten los argentinos ante la actual situación del país

Una encuesta revela cómo nos sentimos a más de dos años de la gestión Cambiemos.

Ver Más

La inflación del 2018, con piso del 30

La inflación se acelera y alcanzará al menos 30% este año, por lo que el alza de precios rozará la cota máxima acordada con el FMI de 32% para el 2018, indica un informe publicado por Ecolatina. Según el Índice de Precios al Consumidor (IPC) de Gran Buenos Aires (GBA) elaborado por la consultora que fundó Roberto Lavagna, se acumuló un alza de 16% en la primera mitad de 2018. La suba de precios regulados explicó la aceleración de la inflación en el primer trimestre (+6,9%), y el salto cambiario la fuerte suba del segundo trimestre (+8,5%). "Las presiones inflacionarias seguirán latentes en la segunda mitad del año", advirtieron.

Ver Más

Sin GPS, lo más difícil para la economía será acertar el largo del túnel recesivo

La actividad económica entró en un túnel oscuro y largo. Hace dos meses que el GPS está desconectado y por esa razón ninguna dirección parece la adecuada. La peor sequía de la historia había contribuido a minar los datos del segundo trimestre, y la pronunciada devaluación hizo paralizar a aquellos sectores que habían actuado como motores, en especial la construcción pública y privada y rubros industriales como la fabricación de autos.

Hacia donde uno pose la mirada, los datos no suenan alentadores. Pero no hay chance de apagar el televisor y encenderlo cuando nos guste más el programa. Con el tablero lleno de números rojos, será necesario volver a contar brotes verdes en la medida que vayan apareciendo.

El Gobierno está concentrado en estabilizar las variables financieras y dar certidumbre fiscal a los inversores externos. Tratar de que el dólar retome un sendero previsible es central para que precios, salarios, consumo y crédito dejen de restar y vuelvan a sumar. Pero ese movimiento no depende solo de la Argentina. 

Ver Más

El fin de la licuación devaluatoria: ¿se viene la estabilización del dólar?

Si votaste por un cambio y te sentís decepcionado por la performance de este gobierno, tenés todo el derecho de hacerlo, pero siento que es tiempo de guardar dicha frustración para otro momento. Hoy más que nunca es hora de apoyar al Presidente Macri para evitar el regreso del populismo extremo, porque si vuelve, esta vez no habrá segunda vuelta y quienes me leen saben que lo dice un liberal sumamente decepcionado por el macrismo. La licuación iniciada en enero 2018 ha sido brutal, ahora llegó el momento de usarla. El mercado no exigirá al BCRA la resolución inmediata del dilema de las Lebacs pero sí de un cronograma claro, contundente y urgente, que indique un swap de las mismas por una combinación de instrumentos mas largos que descompriman la parte corta de la curva de tasas. Este plan debería aparecer esta semana en forma inexcusable. Si hay alguien que sabe entender de lo indispensable que se hace calmar la locura de un mercado es un trader profesional y en este aspecto el BCRA ahora está a cargo de uno de los mejores ...

Ver Más

Las claves para entender el problema de fondo en el BCRA

La renuncia de Federico Sturzenegger volvió a poner en el centro de la escena el rol del presidente del Banco Central a la hora de gestionar la política monetaria. A partir de los cambios en la calle Reconquista, el Instituto Argentino de Análisis Fiscal (IARAF) se propuso analizar el comportamiento de la inflación y el dólar en los últimos 15 años y su influencia en las gestiones de los presidentes de la entidad. 

De acuerdo al relevamiento, en los últimos 186 meses la Argentina acumuló una inflación de 1.848% y una variación del tipo de cambio de 672 por ciento. En promedio, la inflación mensual de todo el periodo fue de 1,61% (21% anual) y la suba mensual del dólar del 1,10% (14% anual).

Ver Más

Columnista