Newsletter Semanal equipo bulat

Análisis Semanal

El mayor fracaso: empresarios cuentan cuáles fueron los proyectos que más los marcaron


IFrame








Por Vanesa Kliksberg

Tito Loizeau es el CEO & Founder en Cien Pies Contenidos, una agencia que genera productos audiovisuales para los más chicos y admitió que su mayor fracaso fue el Barby Store, “no por haber sido un fracaso en sí, porque no es que terminamos quebrando la compañía, sino que se terminaron los contratos con Mattel”.


“No fue el éxito que podría haber sido”, dijo Loizeau sobre el local exclusivo de la muñeca más famosa de todos los tiempos y agregó las razones: “Teníamos todo para ser exitosos: un muy buen producto, una muy buena idea. Y en realidad por errores nuestros, en particular míos, el negocio no terminó siendo lo que debió haber sido”.


Ahí está el error para él; si bien debió hacer frente a muchas derrotas, esta fue la que más lo impactó: “Todas las estrellas estaban alineadas y yo no supe empujarlo bien”.


Facebook: https://www.facebook.com/vanesakl

Instagram: https://www.instagram.com/vanesakl/


Relacionadas

¿Cómo transformar las ciudades en espacios inteligentes?

Werpi es la primera y única plataforma de movilidad urbana del país y se consolida en el mercado sumando nuevos parkings para que estacionar deje de ser un problema. El proyecto empezó a gestarse en 2016, de la mano de Federico Sánchez (CEO), Mariano Landi (Director Comercial) y Guillermo Narducci (Chief Technology Officer), quienes pensaron en una App que permitiera planificar, reservar y pre comprar el estacionamiento, funcionando como intermediarios entre un usuario conductor y un estacionamiento con plazas vacantes a través de la App mobile y de su plataforma web werpi.com. El nuevo desafío es la implementación de su aplicación en Córdoba. 

Ver Más

El efecto cárcel en la innovación

Muchos concuerdan en que para estimular la creatividad se necesita contar con un clima estimulante, un entorno de colaboración y multidisciplinario, un buen liderazgo, distensión, un poco de diversión y por sobre todo un espacio en donde no se juzguen las ideas. Pero la creatividad, esa cualidad humana que consiste en generar cantidad y diversidad de ideas, también es estimulada a partir de las situaciones más extremas, en donde incluso la necesidad y la urgencia permiten generar un entorno “ideal” para ella.  Estar privado de la libertad en un espacio confinado y con un clima hostil, son los aspectos que observamos como aparentes limitantes pero, por el otro lado, los reos cuentan con tiempo ocioso y necesidad de hacer o lograr algo que los mantiene enfocados hora tras hora, día tras día en su objetivo. Y no solo se trata de la idea, sino sobre cómo luego materializar la misma, es decir, hacer que la misma sea viable con los recursos escasos que poseen. Y esto da lugar a la innovación, que consiste en llevar las ideas a la práctica. Haciendo un repaso histórico, uno de los primeros casos que viene a mi mente es el del famoso convicto John Dillinger, quien en la década del 30 construyó un arma falsa a partir de un...

Ver Más

Qué son las metodologías ágiles y cómo aplicarlas

La industria que más rápido se mueve hoy en día es la del software, por lo que los que quieren triunfar requieren ser más ágiles que la competencia. Así, con los millennials y los iphones, surgió en 2001 el pensamiento ágil o Agile Thinking. Una cultura ágil implica que los comportamientos de todos los empleados están alineados en un mismo sentido, promoviendo el cambio y la innovación en todo lo que hacen. El resultado de trabajar de manera ágil es que la gente se adapta más rápido a los cambios, termina el trabajo más rápido dada la forma en que está organizado y además están todos más involucrados. A diferencia de las empresas tradicionales donde solo el 10% del personal está comprometido 100%, todos los empleados se encuentran en una especie de “estado de flujo” (como cuando nos concentramos en algo que nos gusta tanto que no notamos el paso del tiempo), involucrados en su proyecto. En fin, las compañías ágiles logran motivar a los empleados en el trabajo, incluso y sobre todo a los “millennials” que son los que más rápidamente se adaptan a este tipo de cultura. Además y como si esto fuera poco, el foco de estas empresas ágiles está puesto en el cliente. Se adaptan más rápido a lo que quiere el cliente, lo que por consiguiente también las convierte en las preferidas por el consumidor. Y esa cultura solo puede lograrse con el ejemplo de la gerencia y capacitando al equipo con nuevas “rutinas” que los permita ser más permeables a la innovación constante.  En la era ágil, la innovación nunca 
Ver Más

Las inversiones no repuntan y en mayo crecieron sólo 0,5 por ciento

De acuerdo con un estudio privado, los números no resultan alentadores.

Ver Más

Joan Cwaik fue seleccionado como disertante en la cumbre de jóvenes emprendedores del G20 YEA

El emprendedor e innovador tecnológico fue convocado para participar como disertante de la cumbre anual del G20 YEA, el evento anual más importante del mundo de los emprendedores jóvenes que este año se realiza en Argentina.

Ver Más

¿Cómo motivar a tu hijo para que estudie ingeniería?

La falta de ingenieros no es algo novedoso, ni aquí ni en el mundo. Se estima que en Argentina falta la mitad de los ingenieros que demanda el mercado, y pese al esfuerzo y promoción que tanto el Estado como las Universidades públicas y privadas vienen realizando, aún queda mucho para seducir a la nueva generación “Z” o centennials.

Padres preocupados por el futuro de sus hijos en un mundo en donde la “robotización” pone en jaque al 65% de las actividades que hasta hoy se desarrollan, lidian a diario entre la sobre exposición de los preadolescentes en redes sociales, que prefieren consultar lo que desean saber en internet, y deciden de forma rápida en base a lo que tienen a su alcance.

Imaginemos un mundo en donde el conocimiento y comunicación sea accesible y gratuito, donde la energía sea generada de manera económica, donde podamos materializar inmediatamente todo lo que imaginemos, y en donde podamos crear nuestra propia moneda. ¿Cuál sería el conocimiento o habilidades que demandará ese mundo para hacer la diferencia?

Ver Más

Columnista