Newsletter Semanal equipo bulat

Especial de la Semana

El desafío de mantener abiertas las exportaciones de biodiesel


Por Darío Guardado
Después del cierre en 2013 del mercado europeo al biodiesel argentino por la aplicación de derechos antidumping (del orden del 22 al 25,7 por ciento) que implicó la imposibilidad de seguir vendiendo a ese destino y del bloqueo por causas similares por parte de Perú, se sumó recientemente la interrupción de Estados Unidos, principal mercado para nuestro país con ingresos anuales por 1200 millones de dólares.

En el primer caso (Unión Europea), tras el reclamo de Argentina ante la Organización Mundial de Comercio (OMC), se conformó un panel que, tras un largo periodo de análisis, falló en contra de la medida interpuesta por el “viejo continente”. El fallo fue ratificado en octubre del año pasado y se espera que antes de fin de 2017 se produzca la reapertura definitiva, aunque se especula que no será bajo las mismas condiciones que existían antes, es decir que difícilmente la UE lleve los derechos compensatorios a cero. En cuanto a Perú aún es una incógnita su resolución, será cuestión de tiempo. Ahora fueron los norteamericanos los que complicaron el escenario para el negocio, a través de una fuerte suba de aranceles en medio de la investigación por supuestos subsidios internos y dumping.

Muchos se preguntan por estas horas (en especial en la industria de biodiesel) si es posible relocalizar el biocombustible que no se envíe a Estados Unidos. En el sector y en el Gobierno se especula con una rápida reapertura de la UE o con la eventualidad de aumentar el corte obligatorio en el mercado doméstico en el marco de la Ley 26.093.

Una buena noticia que se conoció la semana pasada, casi en simultáneo a la suba de aranceles por parte de Estados Unidos, fue la reapertura del mercado Chino para el aceite de soja, lo cual de alguna forma trajo cierto respiro al complejo oleaginoso doméstico, ya que parte del aceite que no se destine a la producción de biodiesel será vendido al “gigante asiático”, aunque representa una pérdida de valor agregado para nuestro país.

El presidente de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR), Alberto Padoán, durante el acto de celebración por el 133° aniversario de la fundación de la entidad realizado la semana pasada destacó las negociaciones del Gobierno argentino con China para volver a vender aceite de soja. “Más allá del daño que se provoca a nuestras exportaciones por el cierre del mercado estadounidense al biodiesel, en compensación la misión del Ministerio de Agroindustria a la República Popular China logró que la empresa estatal Sinograin vuelva a importar aceite de soja argentino luego de más de dos años”, expresó Padoán.

Ante una sala llena de empresarios y autoridades políticas provinciales y nacionales, el titular de la BCR también hizo referencia durante su discurso a los puntos que, pese a los esfuerzos del Gobierno Nacional, aún siguen sin resolverse. Entre ellos mencionó la situación crítica de la infraestructura de transporte, la protección de los derechos de propiedad intelectual y la reforma impositiva. Sobre éste último punto, Padoán señaló: “es necesario que se aprueben las reformas impositivas que hagan posible reducir la presión tributaria sobre los contribuyentes, en particular de impuestos distorsivos y perniciosos como los que gravan los débitos y créditos bancarios e ingresos brutos”.

El baldazo de agua helada que significó la noticia sobre el aumento de hasta el 64 por ciento en los aranceles al biodiesel argentino por parte de Estados Unidos hizo eco en la Bolsa de Comercio durante los festejos por un nuevo aniversario de la entidad, en particular durante el generoso cóctel ofrecido a los invitados y a la prensa especializada. Allí se mezclaron, además de las autoridades de la entidad rosarina, el Ministro de Transporte de la Nación Guillermo Dietrich, el Gobernador de Santa Fe Miguel Lifschitz, la Intendenta local Mónica Fein y hasta el titular de la Sociedad Rural Argentina, Luis Miguel Etchevehere. Pero el hombre más buscado de la noche resultó, sin dudas, Luis Zubizarreta, presidente de la Cámara Argentina de Biocombustibles (CARBIO), quien pese a su reconocida diplomacia para declarar no pudo evitar contener su decepción por la medida adoptada por el Departamento de Comercio norteamericano. “Estamos convencidos de que en Argentina no hay subsidios a la producción de biodiesel y tampoco existe dumping. Por eso es insólito que no hayan puesto aranceles tan elevados, que nos dejan fuera del mercado estadounidense”, señaló el dirigente. Y luego agregó: “esto tiene un impacto muy importante en nuestra economía, no sólo en la industria de biodiesel sino también en toda la cadena sojera, lo que nos preocupa muchísimo”.

FOTOS: Bolsa de Comercio de Rosario

Zubizarreta también aseguró que “los argumentos esgrimidos por Estados Unidos están fuera de las normas internacionales y que ésta situación los obliga a seguir reclamando por una medida que consideran injusta”. Para ello dijo que trabajan codo a codo con el Gobierno Nacional, a través de la Cancillería y los Ministerios de Producción y Agroindustria para encontrar una solución a este problema.

Para el presidente de CARBIO se podría suplir el impacto negativo que significa la caída del mercado norteamericano para el biodiesel local con la rápida reapertura del mercado europeo, cerrado desde hace 4 años por motivos y denuncias similares (dumping y subsidios), que terminaron con fallos favorables para Argentina en la OMC. “Apostamos en este contexto desfavorable por el cierre de Estados Unidos a volver a exportar a la Unión Europea. El mercado debería estar abierto en las próximas semanas, ya que cumplimos con todo lo que nos exigieron en estos años”, concluyó el empresario.

En medio de tantas amenazas desde distintos frentes para la exportación de biodiesel argentino, queda claro que existe una imperiosa necesidad que tanto el Gobierno Nacional como el sector privado vinculado al complejo oleaginoso (por cierto, el más competitivo del mundo) se pongan a trabajar en serio para poder defenderse con mayor solvencia ante eventuales complicación en el futuro que restrinjan el acceso del biodiesel a los mercados externos, que a diferencia de otros productos del agro, sus destinos son limitados.


Relacionadas

Crece la tensión en la Rural ante la proximidad de las elecciones

La Sociedad Rural Argentina dirimirá el futuro de su conducción mediante elecciones en el mes de septiembre con la particularidad de que por primera vez en casi tres décadas habrá dos listas de candidatos: la oficial, encabezada por el actual titular Daniel Pelegrina, y la opositora, que es precedida por Alberto Ruete Güemes. Esta situación ha provocado revuelo en la entidad y dentro del propio sector agropecuario. Después de mucho tiempo se vive un clima tenso en la Rural, por la incertidumbre que genera la falta de certeza sobre quien finalmente podrá imponerse en los futuros comicios. La tendencia cambia permanentemente en un escenario muy dinámico y por el momento todo indicaría que ambas facciones tienen aún las chances intactas de llegar a presidir la institución.

Ver Más

Crece la desilusión del campo con Macri

Pese a que todavía muchos referentes de la dirigencia rural se esfuerzan en disimularlo, es imposible ocultar el descontento que viven los productores en los distintos rincones del interior de nuestro país con el Presidente

Ver Más

Una nueva app para averiguar la rentabilidad de los tambos

Se llama "Costos" y fue creada por el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria, el Ministerio de Agroindustria y la Universidad del Litoral.

Ver Más

La necesidad de modernizar la comercialización de carne

Como ocurre inalterablemente desde hace varias décadas la comercialización de carne vacuna en Argentina se realiza en mayor medida a través de medias reses -que pesan en promedio entre 70 y 90 kilos- que se distribuyen en las carnicerías y supermercados de todo el país. Por cada bovino que se faena en frigoríficos o en mataderos se obtienen dos medias reses. A excepción de las plantas industriales habilitadas para colocar carne en los mercados de exportación, que despostan las medias reses y venden cortes seleccionados y cerrados al vacío, la gran mayoría (casi el 90 por ciento) se destina al abastecimiento del mercado doméstico en la tradicional forma mencionada anteriormente. La distribución por medias reses constituye una arcaica manera de comercializar nuestra carne, que todavía goza de un enorme prestigio tanto local como internacional por su probada calidad y terneza. Por eso, sería conveniente que en algún momento se avance hacia un comercio más moderno e innovador para Argentina, lo que significaría implementar una distribución por cortes seleccionados o cuartos, que reemplace a las "antiguas" medias reses, que generan vulnerabilidades en materia sanitaria y laboral.

Ver Más

Un silo rosa, es una bolsa llena de vida

A partir de la ingeniosa campaña "El Abrazo Solidario del Campo Argentino", iniciativa conjunta entre la empresa IpesaSilo y Fundaleu (institución con más de 60 años al servicio de la comunidad en investigación y tratamientos oncológicos), que fue relanzada recientemente en ciudad de Buenos Aires, las bolsas para acopiar granos y forrajes adquirieron otro significado, ya que se creó la bolsa rosa, color que simboliza la lucha contra el cáncer, apostando de esta manera a la vida, a la solidaridad y al compromiso social del agro.

Ver Más

Las consecuencias indirectas de la sequía en el campo

El sector del agro se fue fuertemente afectado por los meses sin lluvias.

Ver Más

Columnista