Newsletter Semanal equipo bulat

Análisis Semanal

El avance tecnológico que permite a un paciente en estado vegetativo comunicarse

Un investigador de Cambridge creó un método para detectar actividad cognitiva.


Hacía doce años que Scott Routley,  un joven físico de 26 años que quedó en estado vegetativo tras sufrir un accidente automovilístico, no se comunicaba de ninguna manera: era incapaz de abrir sus ojos o producir sonidos y sólo respondía a estímulos dolorosos.


Sin embargo, el avance de la tecnología consiguió que su vida cambiara. Ahora, puede hacerlo a través de la modulación de su actividad cerebral gracias a las imágenes brindadas por un resonador magnético funcional (fMRI), de acuerdo con lo publicado por el diario Clarín.


¿En qué consiste esta novedad?


Las neuroimágenes funcionales permiten registrar la actividad asociada al funcionamiento cerebral y estudiar la actividad cognitiva en pacientes con trastornos de conciencia. Así, un investigador de Cambridge creó un método para detectar actividad cognitiva en personas en estado vegetativo.


Se le pide al paciente que se imagine una cierta situación y a partir de ella se determina qué región del cerebro es la que se activa: dependiendo de la imagen, puede ser que se active la relacionada con el movimiento y la preparación para la acción, o regiones asociadas con la orientación en el espacio, por ejemplo.


Entonces, si el cerebro de la persona en estado vegetativo produce esta activación típica en respuesta a esas órdenes, podría interpretarse como un indicador de signos de conciencia.


Usando su imaginación (si la respuesta que quería dar era afirmativa, imaginaba la escena del tenis; en cambio, si era negativa, imaginaba la de la casa) fue capaz de transmitir a los investigadores y a sus familiares que sabía quién era, dónde estaba y qué año era”, explica la nota.


Así, Scott mostró incluso tener preservada la capacidad de aprender nueva información: sabía el nombre de la persona que lo cuidaba, a quien no conocía antes del accidente. Asimismo, pudo expresar preferencias como qué programa quería ver y hasta confirmó que no sentía dolor.


Todas estas pruebas son útiles para ampliar el conocimiento sobre el cuadro clínico, el pronóstico y las posibilidades de tratamiento y recuperación.


Relacionadas

Un nuevo lanzamiento de Apple, ahora con Goldman Sachs

El gigante de la manzanita lanzará una nueva tarjeta de crédito.

Ver Más

¿Por qué la Argentina se ve siempre tan afectada por lo que pasa en EE.UU.?

Analistas brinda su opinión sobre la situación que atraviesa el país.

Ver Más

La primera planta de coprocesamiento de neumáticos en desuso del país está en Jujuy

La planta fue inaugurada en la localidad jujeña de Puesto Viejo, a través de un convenio a favor del medio ambiente entre la empresa cementera Holcim y el gobierno provincial, siendo la primera del país de este tipo.

Ver Más

Se podría detectar el Alzheimer 20 años antes de que aparezcan los síntomas

El cerebro tiene cambios "que pueden indicar con hasta dos décadas de anticipación la presencia de Alzheimer" mediante estudios específicos, sostuvo el neurólogo argentino Ricardo Allegri sobre esta enfermedad que, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), cuadruplicará para 2050 la cantidad de casos en Argentina y América Latina. 

Ver Más

Big Data y un nuevo paradigma en investigación clínica

Por lo general cuando se habla de Big Data, se piensa en Silicon Valley y Google, o en tecnologías sumamente caras de desarrollar. Pocas veces se piensa en esta tendencia como una solución a nuestros problemas cotidianos. Sin embargo, la tecnología en sí para recabar este tipo de datos no tiene nada de inaccesible, todo lo contrario. La principal problemática para el uso del Big Data es el acceso a los datos. Por ello, abrir datos de calidad amplia el potencial de análisis valiosos. Por esto es muy importante recolectar y compartir data estandarizada para hacer investigación.

Investigación clínica hoy: La industria farmacéutica invierte 2.5 mil millones de USD y tarda aproximadamente 13 años en la investigación y desarrollo de una nueva molécula. Para desarrollar un fármaco seguro, efectivo y de alto valor clínico se requieren siete millones de horas de trabajo. Esto es, en parte, porque las entidades regulatorias solicitan evidencia clínica de calidad, que hasta hace poco era (casi) únicamente producida por un tipo de estudio denominado Ensayo Clínico Randomizado (ECR). Así la molécula investigada va probándose en voluntarios sanos y potenciales pacientes, pasando sucesivamente por una serie de fases conforme se va probando su eficacia, eficiencia y seguridad. Pero ¿puede la tecnología ayudar a abaratar costos y, consiguientemente, democratizar el acceso a los medicamentos?

Ver Más

¿Puede la tecnología convertirme en un zombie?

El “beatus ille” es un género literario que alude a la vida retirada del ritmo maquínico de la ciudad. Y se funda en el famoso poema del poeta romano Horacio, que dice ¨Dichoso aquel que de los negocios está alejado…¨ (“Beatus ille qui procul negotiis…”). Y es verdad que no sería justo si dijera que la tecnología nos ha venido a arruinar la calidad de vida. Por el contrario, creo que nos aporta mucho y creo que estamos viviendo la fase de transhumanismo, el ser humano evolucionando hacia una etapa superior en la cual se fusionan tecnología y hombre (el posthumanismo). Y es un hombre que se supera, quizá el presagiado superhombre (Übermensch) de Nietzsche. 

Ahora bien, cuando uno viaja en colectivo o subte y ve a las personas como mónadas incomunicadas y, extasiadas operando aceleradamente sus dedos sobre sus celulares, pareciera más tratarse de zombies que de superhombres. ¿Será entonces una etapa de superación del hombre o de mayor idiotización? Porque efectivamente uno se llega a preguntar si no se trata de víctimas pasivas y encantadas de un suprasistema tecnológico que lenta y prolijamente va disciplinando a deseosos y ...

Ver Más