Newsletter Semanal equipo bulat

Especial de la Semana

El algoritmo mental para votar el 22 de octubre en Buenos Aires

Por Alejandro Fidias Fabri

¿Cambiemos o Unidad Ciudadana o 1País? ¿Bullrich-González o Cristina Kirchner-Taiana o Massa-Stolbizer? Veremos. La argumentación postelectoral de toda contienda electoral resulta un lugar común: razones puramente económicas (“la gente votó con la billetera”, “it’s the economy, stupid”, “les hablé con el corazón y me respondieron con el bolsillo”), teóricos políticos que lo adjudican a determinada construcción de poder (“apego libidinal fantasmático”, “construcción amigo-enemigo”, etc.), comentadores políticos simplistas (“choripán”, exceso o ausencia de carisma, “no roban”, “roban pero hacen”), políticos y académicos que lo adjudican a un tema moral (“valores y conciencia de cada uno”), y a un variopinto espectro de puntos de vista. Todos tienen razón y ninguno tiene razón. La toma de decisiones es un proceso complejo, aún en el momento íntimo del cuarto oscuro.

Según Daniel Kahneman, premio Nobel de Economía especializado en economía conductual, visto que nuestros recursos cognitivos son limitados, priorizamos los temas sobre los cuales tenemos que tomar decisiones de acuerdo a la valuación que le damos en nuestra vida y, consecuentemente intentamos darle a los relevantes la mayor atención para una resolución lo más racional posible y, a los restantes les damos solución a través de “atajos” cognitivos o heurísticos. Para este premiado, muchas de nuestras decisiones cotidianas se basan en creencias relacionadas a las probabilidades de eventos inciertos, tales como el resultado de una elección (sufragio). 

En general, votamos por el candidato que creemos que mejor representa nuestros intereses (no sólo de billetera, sino de todo tipo). Este acto, que parece simple, definitivamente no lo es. El proceso cognitivo de cada votante para llegar quizá a una misma conclusión, es totalmente diverso. Digamos que aunque el resultado pueda ser el mismo, difirió el algoritmo de resolución que cada uno utilizó, y también difirieron las valuaciones y probabilidades que cada uno le adjudicó a cada valor o disvalor del candidato o partido. Law y Redlawsk, profesores de ciencias políticas, definieron que el voto correcto se “refiere a la probabilidad que los ciudadanos, aún bajo condiciones incompletas de información, voten por el candidato o partido que hubieran votado si hubieran tenido la información completa de esos mismos candidatos y/o partidos”. Aquí tenemos ya el principal escollo: jamás tendremos la información completa, y sólo el tiempo nos dirá si nuestro voto fue correcto. Otro, será el grado de expertise de cada ciudadano con respecto a los acontecimientos políticos, al conocimiento de la ciencia y la filosofía política, y  a la prioridad que cada uno le pueda dar dentro de la totalidad de temas que debe abarcar en su propia vida. A su vez, por tratarse de resoluciones masivas (voto universal), habrá una tendencia a la economía cognitiva, a no analizar mucho la decisión y a aplicar heurísticas simplificadas y efectivas. Las heurísticas posibles serán varias. 

Pero… ¿qué es heurística? Kahneman define a la heurística judicativa como la estrategia, deliberada o no, que se basa en una valoración natural para producir una  predicción. Agrega que “una de las manifestaciones de la heurística es la negación relativa de otras consideraciones”. Por ejemplo, si sólo disponemos del spot de campaña como información para emitir un juicio sobre Esteban Bullrich como candidato, la heurística será el proceso de asociaciones que cada uno realiza con valoraciones basadas en la información con que contamos, el peso que le damos a esa información y nuestro propio acervo personal de prejuicios para concluir sobre el desempeño que tendría si llegara a ser senador de la Provincia de Buenos Aires. Y ese juicio será para nosotros una “verdad” que lo incluirá o lo descartará. Este sería un caso de lo que se llama “economía cognitiva” (si bien no hizo falta aplicar mucho tiempo ni energía para tomar esta decisión, y está sustentada por subjetividades y prejuicios personales, parece una decisión racional). No nos interesa mayor racionalidad, con la apariencia es suficiente.

Podemos entonces comprender el dolor de cabeza de las encuestadoras: ¿Cuál es el algoritmo mental que utilizan los votantes para elegir a su candidato? Y por lo visto, el motivo no solo no es único sino que es demasiado complejo. Y para este próximo domingo 22, solo nos queda desearles buenas heurísticas!

Relacionadas

Cómo se repartirán los cargos y el poder en el nuevo Parlamento

A partir del 10 de diciembre Cambiemos tendrá una mayor representación en el Congreso nacional, aunque no suficiente para sancionar leyes sin ayuda de una porción de la oposición. Quedará, entre propios y aliados, a 20 diputados de tener mayoría propia. A partir del 10 de diciembre también arranca la segunda etapa parlamentaria de la gestión de Mauricio Macri y ambas Cámaras pueden convertirse en trampolín para quienes tengan aspiraciones electorales hacia el 2019. Entre uno y otro escenario, el legislativo y el electoral, tanto el oficialismo como la oposición iniciarán en los próximos días tironeos propios del calendario parlamentario para definir autoridades de Diputados, Senadores, comisiones y bloques. Por ahora sólo reconocen conversaciones aisladas dentro del peronismo, mientras que Cambiemos se concentra en las leyes que el Presidente enviará al Congreso, que son la primera prioridad. El bloque que la tiene más difícil es el Frente para la Victoria. Veamos...

Ver Más

Primer dato: la Argentina está cambiando

Las elecciones de medio término del domingo pasado han homologado el cambio. Solo cuando observemos este periodo de la historia a través del tiempo podremos entender la magnitud de los acontecimientos que están ocurriendo en todos los planos: políticos, económicos, sociales, jurídicos e institucionales. La ratificación del proyecto político, tras el buen resultado electoral por parte del gobierno de cambiemos, terminó de consolidar el proceso de cambio por el que estamos atravesando. ¿Por qué es importante esto? Porque le da continuidad, previsibilidad y certidumbre al proyecto político, algo que hasta acá no teníamos. Esta condición es uno de los requisitos necesarios para poder encausar a la economía en un nuevo ciclo de crecimiento de mediano y largo plazo. Segundo dato: la bomba no explotó. A diferencia de la gran mayoría de los grandes procesos de nuestra historia, este cambio se está manifestando sin explosión interna. En el 2016 se evitó el colapso con mucha cintura y por la vía del gradualismo, el gran ganador de los primeros dos años de la gestión Cambiemos.

Ver Más

Una mirada sobre lo que dejaron las elecciones parlamentarias

Desde la consultora Management & Fit advierten que el escenario es positivo pero que aún hay un cambio grande que concretar. Mariel Fornoni pasó por El Inversor. Entrevista completa.

Ver Más

Dos lecturas sobre lo que las PASO le dejaron al mercado empresarial

Dos economistas estuvieron en El Inversor para hablar sobre el escenario a futuro tras las elecciones.

Ver Más

Tras las PASO: el nuevo reparto del poder entre los gobernadores

Los gobernadores del justicialismo volvieron a reagruparse cuando María Eugenia Vidal llevó a la Corte su reclamo para recuperar el Fondo del Conurbano bonaerense. Desde que asumió Mauricio Macri las provincias fueron piezas fundamentales en el armado de acuerdos en el Congreso, donde Cambiemos no tenía mayoría propia, ni probablemente la tenga aún si hace una gran elección en octubre. En ese marco, Rogelio Frigerio fue un jugador fundamental desde el Ministerio del Interior para tejer acuerdos. El Gobierno tiene pendiente varias reformas que deben pasar por el Congreso, entre ellas la reforma previsional y la reforma impositiva. La elección de ayer dejó en la oposición a varios gobernadores heridos y a un puñado fortalecidos para intentar ser interlocutores frente al gobierno nacional y también para aspirar a un cambio dentro del PJ hacia 2019. Falta todavía votar en octubre pero la PASO es un indicio.

Ver Más

Votar con la cabeza y el bolsillo

Las legislativas de octubre son una instancia clave para el gobierno actual, que pone a prueba las medidas económicas del presidente.

Ver Más

Columnista