Newsletter Semanal equipo bulat

Especial de la Semana

El Otro político en el contexto líquido

Por Gabriel Slavinsky


La intención de este trabajo es reflexionar acerca del liderazgo político como Otro significativo en un contexto liquido.

La vida en sociedad actual, según Bauman (2010), presenta, ciertas características referidas a un consumismo extremo en la cual los ciudadanos tienen una creciente representación como consumidores en todas las áreas en las que participan (no sólo en lo que se refiere a la adquisición de productos y servicios). Compras rápidas, casi instintivas, en un interjuego de renovar, eliminar y olvidar casi en un mismo acto. Una constante velocidad que produce la emergencia persistente para satisfacer las demandas de los individuos que no podrían (ni querrían) esperar. Como consecuencia se presenta un apresurado movimiento, a un ritmo enloquecedor que determina un tipo de cultura presentista de deseos insatisfechos, persistentes y retornantes hasta el infinito. El futuro se abandona pensando en el segundo actual. Una exaltación de lo fugaz. Situación general reificada (Berger y Luckman, 1992) que parece haber llegado a un punto de no retorno. El resumen perfecto parece ser el titulo del libro de Thomas Hylland Eriksen “La tiranía del momento” énfasis en el aquí y ahora o las frases de Bertman: “cultura ahorista” o “cultura acelerada”. La vida parece se daría con una serie de fotos, en vez del desarrollo constante a modo de film.

Los tiempos que requiere la política tradicional son diferentes. Procesos a largo plazo, visiones estratégicas a años o lustros, instituciones burocráticas con una división de jerarquías que enlentece la toma de decisiones, separación rígida de poderes ejecutivo, legislativo y judicial (mayúsculas faltan), contradicciones que aquietan los asuntos, temas complicados de difícil comprensión, multiplicidad de ópticas sobre un mismo hecho, comunicación política con tiempos duraderos. Demora en las medidas que afectan a los individuos.

La relación de armonía (no sé si “armonía” es la palabra.. la política siempre es conflicto….) parece utópica en este contexto en que la sociedad demanda procesos líquidos y la política requiere de pasos sólidos. Las respuestas que la política le otorga a la sociedad tienen una dilación temporal que aleja la posibilidad de mutua comprensión. Según Habermas (AÑO), la lógica de la política debe adaptarse a los mercados globales. No parece haber un control central que administre los procesos que se dan en la sociedad global. Las instituciones democráticas no parecen tener disponibles las soluciones

Planteada esta división entre los ciudadanos y la política, los líderes políticos tienen una tarea particular y dificultosa. En las democracias representativas, los profesionales políticos son figuras de autoridad en los cuales la ciudadanía delega el poder para que se instrumenten las acciones necesarias con varios objetivos: como garantizar salud, educación, vivienda y seguridad (entre otras cuestiones). Los ciudadanos establecerían el control, apoyo y reconocimiento a los gobernantes que puedan canalizar sus demandas.

Los liderazgos políticos como Otros significativos, dotados de poder, no parecen estar investidos de la legitimidad necesaria para desarrollar los procesos políticos necesarios. Los mecanismos democráticos (como las elecciones, por ejemplo) pertenecen a una realidad “sólida” cuando el contexto indica que los individuos participan de una sociedad liquida.

La contradicción se hace evidente, cuando se da este desencuentro. Situaciones sólidas en contextos líquidos. Cómo subsanar este déficit sistémico. En qué lugar queda posicionado el Otro significativo (por qué el Otro significativo? No entiendo a qué te referís con el concepto aplicado en este contexto) cuando la caída de los roles de autoridad en el imaginario colectivo queda en evidencia.

En ultima instancia, somos miembros de un sistema y buscamos acotar la incertidumbre al sentir que no todo es líquido, que el instante durará más, que ese Otro tiene cierto dominio de las situaciones que se podrían dar, depositamos en los lideres políticos las solución a las amenazas constantes a las que estamos expuestos. El Otro como líder político es aquel que garantiza, tranquiliza.

Una contradicción más es que dotamos de poder a un Otro que nos tranquilice pero no se descree en sus acciones por lentas y complicadas.

Cabe la pregunta sobre la posibilidad de una caída del Otro en una sociedad liquida, ¿Qué consecuencias tendría?

La modernidad liquida según Bauman, se pone de manifiesto con una serie de circunstancias como identidades cambiantes, referencias equivocas, patrones de autoridad oscilantes, realidad efímera, consumismo como guía. Los líderes políticos tienen el gran desafío de resolver problemas estructurales, pero “ya!”. Sino “ya fueron”.

Para concluir, pareciera que estamos obligados a resolver biográficamente contradicciones que nos plantea el sistema, no sólo los políticos sino el conjunto de la sociedad (Beck, 2002).

Relacionadas

La repetición de las crisis y el mecanismo (argentino) para enfrentarlas

Hace tan solo unas semanas, los argentinos nos quedamos atónitos y expectantes ante el mini discurso del Presidente Mauricio Macri. La subida del dólar en las siguientes 48 hs., la volatilidad cambiaria, las noticias constantes, los zócalos de la TV, los economistas devenidos en protagonistas de la realidad con disímiles interpretaciones colocan a la ciudadanía en una situación de marcado desamparo. ¿Y ahora, quién podrá defendernos? La sociedad reaccionó con dolor, pero ya no con asombro. Nuestro umbral para ello, está demasiado alto, lamentablemente. 

La sociedad en su frustración ya sabe que se vienen tiempos más difíciles. Como argentinos tenemos la intuición de lo que debemos hacer, una especie de manual de procedimiento, de protocolo de acción en caso de “líos” grandes que se asoman. Nos colocamos en posición de guardia, como un boxeador que será agredido y debe defenderse… como un animal ante el peligro inminente. Esa presa que teme ser cazada, que se obliga a producir ciertas maniobras para sobrevivir. Salió a flote nuestro instinto de auto preservación. Conocedores de circunstancias de crisis, ya hicimos lo que sabemos, empezar a subsistir. 

Ver Más

La comunicación hace, la gestión comunica

En reiteradas oportunidades, se coloca un manto de duda acerca del impacto que tiene una comunicación en general: ¿Cómo se puede medir?, ¿Cuál es su real alcance?, ¿Qué relación tiene un mensaje con los hechos que se suceden a continuación? No muchas veces las repercusiones son tan directas y nos permiten analizar situaciones concretas como en el caso de las declaraciones del Gabinete Nacional y el discurso presidencial del 29 de Agosto. Contexto: En la última semana hubo otra (y van…) “corrida cambiaria” en la Argentina. Con el valor del dólar subiendo de 28 a 32 se tomó la decisión de dar un comunicado a través de Redes Sociales y TV emitido por el mismísimo Presidente, Mauricio Macri. ¿Cuál fue el objetivo?, ¿Qué información relevante transmitió?, ¿Se quiso demostrar presencia, cercanía?, ¿En control de la situación?, ¿El mensaje fue para los mercados o para los ciudadanos en general? Si la meta fue dar tranquilidad, no se consiguió. Dólar de 32,10 a 34,40 ese mismo día y a casi 42 al siguiente. Pero no sólo fue una derrota económica, memes por Whatsapp, videos en Facebook, recuerdos del 2001, personas comentando soluciones posibles… los argentino nuevamente sacando el traje de “superadaptados”, de resilientes (eso que se define por la capacidad de sobreponerse a situaciones traumáticas). Volvimos en 48 hs. al país que no se deseamos, al de la incertidumbre, al del ...

Ver Más

La coherencia comunicacional en las campañas políticas

Mucho se escribe diariamente en los periódicos del mundo acerca de cuestiones relacionadas con la comunicación política y/o electoral, se analizan y critican casos por diferentes motivos. Una de las razones más mencionadas en estos análisis se refiere a las posibles contradicciones en las que incurren un político y su equipo a lo largo de su carrera y de su circunstancial campaña. En ese sentido, creemos que la coherencia se posa como un tema de importancia en la vida de los dirigentes.

Esta coherencia política se desarrollaría en tres líneas temporales, 1.- PROFUNDA y de largo plazo, que se determina por la solidez argumental y táctica de un dirigente a lo largo de su carrera; 2.- TERRENAL y de mediano plazo, en referencia a la llamada “campaña permanente” en la cual la coherencia se intenta mantener a lo largo de las diferentes campañas electorales y el sucesivo momento en el cual el candidato pasó a la posición de “líder” u opositor según haya ganado o perdido la contienda. En este punto, cada cambio de postura sobre cualquier tema, estrategia o estética política debe ser explicado, desarrollado y aclarado con la suficiente tiempo para que sea procesado de modo satisfactorio por la ciudadanía; 3.- COYUNTURAL y de corto plazo, referida a la ...

Ver Más

Fueros: qué diferencias hay entre Argentina y los EEUU para investigar a un senador

Contrario a lo que sucede en nuestro país, los legisladores norteamericanos pueden ser arrestados en causas criminales y sus domicilios allanados por orden judicial sin ninguna restricción.

Ver Más

¿Qué hacer con los ahorros en tiempos de cuadernos y volatilidad?

Son momentos para tomar decisiones muy importantes. No para ahora, sino para los próximos 20 años. Y son mucho más profundas que meras decisiones económicas. Hasta hace unos meses, el mercado compraba activos argentinos por la expectativa de cambios profundos. Quería ver la historia desde adentro. Pero ahora, los inversores empezaron no solo a dudar de nuestra capacidad de cambiar, sino de nuestra voluntad de cambio. Y transformaron esas expectativas en “ver primero si el cambio sucede y recién ahí invertir”. Por eso dolarizaron sus inversiones. O sea, perdimos la confianza de los mercados. Cambiaron su famoso “pago para ver” por “ver para pagar”. Voy utilizar un lindo cuento para ejemplificar mi percepción del mercado de hoy. Cuenta la historia que una psicóloga, en una sesión grupal, levantó un vaso con agua. Todo el mundo esperaba la pregunta: "¿Está medio lleno o medio vacío?". Sin embargo, ella preguntó "¿Cuánto pesa este vaso?" Las respuestas variaron entre 200 y 250 gramos. Pero la psicóloga respondió: "El peso absoluto no es importante. Depende de cuánto tiempo lo sostengo. Si lo sostengo un minuto, no es problema que pese 250 gramos. Si lo sostengo una hora, me dolerá el brazo. Si lo sostengo un día, mi brazo se entumecerá y paralizará. El peso del vaso no cambia, pero cuanto más tiempo lo sujeto, más pesado se vuelve".

Ver Más

9 definiciones de Facundo Manes sobre salud, educación y política

El especialista en neurociencias también se refirió a los problemas causados por la grieta.

Ver Más

Columnista