Newsletter Semanal equipo bulat

Análisis Semanal

5 medidas que podría impulsar el Gobierno para ayudar a las Pymes

El sector, afectado por el enfriamiento de la economía, necesita un impulsa para evitar la crisis.


La AFIP anunció que la recaudación tributaria creció un 31,9% interanual en el mes de junio y no son todas buenas noticias. Mucho menos para el sector de las Pequeñas y Medianas Empresas, uno de los más golpeados por los impuestos. De hecho, hace semanas se difundió que hay récord de cheques rechazados en el circuito Pyme, signo de los tiempos que viven en el sector. 


De acuerdo con una nota publicada por el diario El Cronista, esta situación se suma el enfriamiento de la economía, las subas de los costos específicos, de las tasas de financiamiento, de las tarifas y la competencia que ejercen las importaciones.


Este panorama reclama medidas que brinden oxígeno a las firmas y al mismo tiempo no impliquen una pérdida económica para el Estado. Aquí, cuatro decisiones que se podrían tomar.


Impuesto al Valor Agregado: si se modifica la fecha de liquidación del impuesto, se brinda aire a una Pyme porque recién  debería ingresarse el IVA a la AFIP cuando se cobra y no al momento de confeccionada la factura. Así las cosas, se evita que los contribuyentes deban pagar un importe alto sin tener financiamiento. Debería pasarse del sistema del devengado al del percibido. 


Anticipo de Ganancias: “desde el 2000, el primer anticipo que tienen que pagar las Pymes del impuesto se calcula aplicando la alícuota del 25% sobre el impuesto que fue determinado en el año anterior. Antes de esa fecha se pagaban once anticipos del 9%, lo que producción un prorrateo más justo de la carga tributaria durante el año. En la actualidad continúa la tasa del 25%, con el agravamiento de poder presentar la opción de reducción n únicamente cuando el importe de los anticipos que se estimen abonar superen en un 40% al tributo anual que deba pagar”, según la nota. 


Facturas: dado que luego de que una Pyme emite su factura pueden pasar varios meses para que la pueda cobrar, ayudaría actualizar la ley de convertibilidad para que se puedan colocar en el contrato una actualización por pagos diferidos. 


Compensaciones: “muchas Pymes poseen saldos a favor en algunos tributos y saldos a pagar en, por ejemplo en las cargas sociales que tienen que pagar. A pesar de que se entiende que corresponden a diferentes regímenes, la caja es una sola, la tiene centralizada la AFIP. Entonces debería a permitirse a las Pymes compensar los saldos deudores y acreedores que mantienen frente al Fisco”, dice el artículo.


Inspecciones: otra propuesta efectiva sería el planteo de una “tregua tributaria” para las inspecciones que realiza la AFIP y otros organismos sobre las Pyme. “El control se limita siempre sobre los vienen cumpliendo, haciéndoles perder tiempo y dinero porque deben distraer recursos administrativos en atender a los inspectores (…).Actualmente, la Agencia de Recaudación de la Ciudad despliega inspecciones integrales por zonas para los contribuyentes, requiriendo toda la información de los años no prescriptos (…).Sin dudas a los que sí se podría controlar, con todos los recursos que posee el estado nacional y los provinciales, es a los que circulan completamente por el circuito informal de la economía, que son muchos”, cierra El Cronista.


Relacionadas

El panorama económico y las PyME, sector por sector

Las Pequeñas y Medianas Empresas son unas de las más afectadas ante la situación económica actual. 

Ver Más

Qué son las metodologías ágiles y cómo aplicarlas

La industria que más rápido se mueve hoy en día es la del software, por lo que los que quieren triunfar requieren ser más ágiles que la competencia. Así, con los millennials y los iphones, surgió en 2001 el pensamiento ágil o Agile Thinking. Una cultura ágil implica que los comportamientos de todos los empleados están alineados en un mismo sentido, promoviendo el cambio y la innovación en todo lo que hacen. El resultado de trabajar de manera ágil es que la gente se adapta más rápido a los cambios, termina el trabajo más rápido dada la forma en que está organizado y además están todos más involucrados. A diferencia de las empresas tradicionales donde solo el 10% del personal está comprometido 100%, todos los empleados se encuentran en una especie de “estado de flujo” (como cuando nos concentramos en algo que nos gusta tanto que no notamos el paso del tiempo), involucrados en su proyecto. En fin, las compañías ágiles logran motivar a los empleados en el trabajo, incluso y sobre todo a los “millennials” que son los que más rápidamente se adaptan a este tipo de cultura. Además y como si esto fuera poco, el foco de estas empresas ágiles está puesto en el cliente. Se adaptan más rápido a lo que quiere el cliente, lo que por consiguiente también las convierte en las preferidas por el consumidor. Y esa cultura solo puede lograrse con el ejemplo de la gerencia y capacitando al equipo con nuevas “rutinas” que los permita ser más permeables a la innovación constante.  En la era ágil, la innovación nunca 
Ver Más

Qué sienten los argentinos ante la actual situación del país

Una encuesta revela cómo nos sentimos a más de dos años de la gestión Cambiemos.

Ver Más

Las inversiones no repuntan y en mayo crecieron sólo 0,5 por ciento

De acuerdo con un estudio privado, los números no resultan alentadores.

Ver Más

La tempestad

Solo vi el partido Argentina-Francia hasta el 1 a 1. La jugada de Mbappé durante los primeros minutos me alertó del anunciado final. Fue una saeta que solo pudo ser detenida mediante el juego sucio de Rojo. Una modalidad demasiado instalada en el fútbol y quizá más en el fútbol, y en el vínculo comunitario, argentino. Por la noche fui a ver la otra cara nuestra, la representación de La tempestad, de Shakespeare, en el programa "Temporada Internacional Reino Unido", en la Sala Casacuberta del teatro San Martín. Y no pude dejar de vincular ambas situaciones. En La tempestad, el personaje Próspero, legítimo duque de Milán, se encuentra exilado en una isla. Mediante conjuros mágicos obtiene que Ariel, un espíritu de la naturaleza, cree una tempestad que hará encallar el barco de quien le usurpó el trono. Sucederán muchas acciones hasta llegar el momento en que, motivado por su reflexión y por el amor de su hija, Próspero perdonará al usurpador Antonio. Pero lo perdonará enseñoreándose. Y ya veremos lo que esto implica.

Ver Más

Se creó el mayor grupo de telecomunicaciones del país

La fusión entre Telecom Argentina y Cablevisión fue aprobada.

Ver Más