Newsletter Semanal equipo bulat

Especial de la Semana

¿Alguno de ustedes vio alguna vez un dólar?

Por Eduardo Reina


Desde hace décadas, los argentinos vivimos una especie de affaire monetario. Aunque, a diferencia de la mayoría de los affaires, no es ningún secreto. Tenemos nuestra moneda oficial, que es el peso, y antes fue el austral, el peso argentino y el peso moneda nacional, pero nuestro verdadero amor es la divisa estadounidense. Ahorramos en dólares, compramos y vendemos propiedades en dólares y hasta pensamos en dólares, como dicen que tienen que hacer los estudiantes de idiomas. Verde que te quiero verde...

Esta obsesión tiene causas objetivas y subjetivas que, como suele pasar, están íntimamente ligadas. El primer dato que hay que tener en cuenta es que la moneda nacional siempre se depreció frente a la norteamericana. Duele decirlo, pero un análisis muy sencillo nos muestra que nunca nadie conservó el valor de sus ahorros teniéndolos en pesos.  

Después están los factores emocionales y psicológicos. El dólar es la imagen del poderío económico y de la prosperidad. Nos transmite seguridad. Frente al panorama económico argentino, siempre cambiante, el dólar nos ofrece el único punto fijo de referencia. Para colmo, nuestra propia moneda tiene un nombre que no le hace ningún favor. El peso es como una carga, algo que hay que sacarse de encima.

Pero lo más importante de todo es el círculo vicioso que se establece de esta forma: si desconfiamos del peso, compramos dólares; si compramos dólares, el peso se devalúa; si el peso se devalúa, desconfiamos… y así sucesivamente. 

Esto no es una fatalidad inevitable. La mayoría de los países sobreviven con sus propias monedas, sin obsesionarse con las ajenas (de hecho, en el resto de América Latina, los dólares sobran). Tampoco los argentinos tuvimos siempre esta fijación. A principios del siglo XX, la moneda de referencia era la libra esterlina inglesa. En su primera presidencia, Perón preguntaba “¿Acaso alguno de ustedes vio alguna vez un dólar?”. Desde entonces, fueron los constantes cimbronazos económicos los que hicieron a los argentinos buscar refugio en los billetes verdes. Hasta llegar a la historia reciente, que todos conocemos.

Aunque no le podamos echar toda la culpa a la política, su responsabilidad no es menor. El precio del dólar podría tomarse no sólo como un indicador económico, sino como medida de la confianza de la gente en una gestión de gobierno. Durante el kirchnerismo, las presiones se materializaron en el cepo cambiario. La gestión de Cambiemos comenzó con altas expectativas y un dólar estable, pero ahora, a dos años y medio, parece que los dos se tambalean.

El gobierno, por supuesto, nota la preocupación de la sociedad y trata de llevarle tranquilidad. Los emisarios del gobierno -particularmente, Marcos Peña, Nicolás Dujovne, Luis Caputo, y sus representantes- aparecen en programas televisivos para decirle al señor común y a la señora común que no tienen nada de qué preocuparse. El problema es que el argentino medio no nació ayer; ya vivió estos cimbronazos, ya escuchó “el que apuesta al dólar pierde”, “se devolverá un dólar por cada peso”, y tantas otras. El argentino medio ya vio esta misma historia decenas de veces, y sabe que cuando el gobierno dice que no hay nada de qué preocuparse, seguro hay mucho de qué preocuparse. Que cuando dicen que el dólar no va a subir, seguramente va a subir.

Es el error comunicativo clásico de este gobierno. Hablarle a los argentinos como si todos hubieran estado fuera del país los últimos cuarenta años. O como si acabaran de refundar el país y este fuera el primer gobierno de la historia. Lo que no advierten es que las señales de tranquilidad provocan el efecto exactamente contrario al que desean. Si la política es errática, si los gobernantes se muestran inseguros y a fin de cuentas poco confiables, nadie va querer desprenderse del dólar, que parece el único tronco para agarrarse en medio del naufragio.


* Eduardo Reina es consultor en Comunicación política e institucional

Relacionadas

Las tres razones que explican el precio del bitcoin

Una explicación para entender por qué la criptomoneda vale desde hace meses 6 mil dólares. 

Ver Más

La inflación del 2018, con piso del 30

La inflación se acelera y alcanzará al menos 30% este año, por lo que el alza de precios rozará la cota máxima acordada con el FMI de 32% para el 2018, indica un informe publicado por Ecolatina. Según el Índice de Precios al Consumidor (IPC) de Gran Buenos Aires (GBA) elaborado por la consultora que fundó Roberto Lavagna, se acumuló un alza de 16% en la primera mitad de 2018. La suba de precios regulados explicó la aceleración de la inflación en el primer trimestre (+6,9%), y el salto cambiario la fuerte suba del segundo trimestre (+8,5%). "Las presiones inflacionarias seguirán latentes en la segunda mitad del año", advirtieron.

Ver Más

La estrategia del gobierno nacional para contener el dólar

Se licitaron nuevas letras en dólares para suscribir en la divisa estadounidense.

Ver Más

Sin GPS, lo más difícil para la economía será acertar el largo del túnel recesivo

La actividad económica entró en un túnel oscuro y largo. Hace dos meses que el GPS está desconectado y por esa razón ninguna dirección parece la adecuada. La peor sequía de la historia había contribuido a minar los datos del segundo trimestre, y la pronunciada devaluación hizo paralizar a aquellos sectores que habían actuado como motores, en especial la construcción pública y privada y rubros industriales como la fabricación de autos.

Hacia donde uno pose la mirada, los datos no suenan alentadores. Pero no hay chance de apagar el televisor y encenderlo cuando nos guste más el programa. Con el tablero lleno de números rojos, será necesario volver a contar brotes verdes en la medida que vayan apareciendo.

El Gobierno está concentrado en estabilizar las variables financieras y dar certidumbre fiscal a los inversores externos. Tratar de que el dólar retome un sendero previsible es central para que precios, salarios, consumo y crédito dejen de restar y vuelvan a sumar. Pero ese movimiento no depende solo de la Argentina. 

Ver Más

El fin de la licuación devaluatoria: ¿se viene la estabilización del dólar?

Si votaste por un cambio y te sentís decepcionado por la performance de este gobierno, tenés todo el derecho de hacerlo, pero siento que es tiempo de guardar dicha frustración para otro momento. Hoy más que nunca es hora de apoyar al Presidente Macri para evitar el regreso del populismo extremo, porque si vuelve, esta vez no habrá segunda vuelta y quienes me leen saben que lo dice un liberal sumamente decepcionado por el macrismo. La licuación iniciada en enero 2018 ha sido brutal, ahora llegó el momento de usarla. El mercado no exigirá al BCRA la resolución inmediata del dilema de las Lebacs pero sí de un cronograma claro, contundente y urgente, que indique un swap de las mismas por una combinación de instrumentos mas largos que descompriman la parte corta de la curva de tasas. Este plan debería aparecer esta semana en forma inexcusable. Si hay alguien que sabe entender de lo indispensable que se hace calmar la locura de un mercado es un trader profesional y en este aspecto el BCRA ahora está a cargo de uno de los mejores ...

Ver Más

Las claves para entender el problema de fondo en el BCRA

La renuncia de Federico Sturzenegger volvió a poner en el centro de la escena el rol del presidente del Banco Central a la hora de gestionar la política monetaria. A partir de los cambios en la calle Reconquista, el Instituto Argentino de Análisis Fiscal (IARAF) se propuso analizar el comportamiento de la inflación y el dólar en los últimos 15 años y su influencia en las gestiones de los presidentes de la entidad. 

De acuerdo al relevamiento, en los últimos 186 meses la Argentina acumuló una inflación de 1.848% y una variación del tipo de cambio de 672 por ciento. En promedio, la inflación mensual de todo el periodo fue de 1,61% (21% anual) y la suba mensual del dólar del 1,10% (14% anual).

Ver Más

Columnista