Newsletter Semanal equipo bulat

Opinión

¿A cuánto va a cotizar el dólar a fin de año en la Argentina?

Por Daniel Sticco


Poco después de que se conociera la decisión del Consejo de Política Monetaria del 9E de bajar en 0,75 puntos porcentuales la tasa de interés de referencia del mercado, una reducción que no será la última sino que, como se anunció, "será un proceso gradual", entre los agentes económicos, tanto particulares (pequeños inversores, tomadores de créditos hipotecarios con UVA, que deben hacer frente al anticipo y saldo de una operación que se pacta en dólares) como gerentes de empresas que se abocaron a ajustar sus presupuestos, las preguntas inmediatas que se hicieron fueron: ¿y ahora qué va a pasar con el dólar? ¿a cuánto va cotizar el dólar a fin de año?, ¿compro y me cubro, vendo y compro Lebac? ¿Qué hago para proteger los ahorros?

Claramente responder con acierto esas preguntas excede esta columna. Sin embargo, en el análisis no deben faltar los ingredientes claves que determinan el subibaja del tipo de cambio de pesos por dólar y de las tasas de interés, los cuales surgen de los objetivos de política económica que se desprendieron de las exposiciones, muy escuetas, por parte de ministros y el presidente del Banco Central, en la conferencia de prensa del 28 de diciembre, cuando se decidió "recalibrar" la meta de inflación:

1. La tasa de interés no debe estar en un nivel tan alto que conspire contra la reactivación necesaria de la economía para facilitar la baja del déficit fiscal;


2. Evitar el atraso cambiario. El tipo de cambio de pesos por dólar no debe apreciarse tanto que conspire contra la producción nacional, tanto por el lado de la creciente oferta de productos importados, como por el desincentivo a los exportadores y el aliento al consumo fuera del país, como se observa en la temporada récord de turistas argentinos en las playas de países vecinos;


3. La cotización del dólar a futuro;

4. El costo de entrada y salida de una inversión en pesos, a otra en dólares billete, porque el precio de compra a una entidad es hasta 50 centavos por unidad más alto al que luego se obtiene por la venta; o la comisión en el caso de un bono público o privado con cláusula dólar;

5. El cambio de la política de endeudamiento del Gobierno de casi plenamente en dólares, a una combinación con mayor presencia de activos nominados en pesos, para prever cómo serán las presiones a la apreciación del peso vía la competencia con las tasas de las Lebac.

6. El desempeño del comercio exterior a partir de las señales de reactivación del mercado brasileño.


Expectativas de corto plazo

A priori pareciera que la tasa de interés de referencia inicial que ahora está en 28% anual a 7 días, se irá moderando a un nivel de no menos de 20% anual, en la medida que el Gobierno logre domar las expectativas de inflación con acciones de política fiscal que permitan tornar alcanzable la nueva meta de 15% anual a diciembre. En ese caso se estará frente a una renta real atractiva para invertir más en pesos que en dólares.

Hoy el mercado ve un escenario intermedio, y por eso elevó sus previsiones de inflación a un rango más cercano a 20%. En ese caso la tasa de interés tendría un sendero de estabilización en torno a 25% anual, que es el nivel al que se espera que descienda el rendimiento de las Letras del Banco Central (Lebac) aunque no necesariamente en la licitación de otro "supermartes 16E", por la acumulación de vencimientos.

Asimismo se observa que la cotización del dólar a diciembre 2018 en el mercado de futuros se ubica en un rango de $22,30 a $22,80. Claramente, ese precio no es garantía de que en el mercado de contado cotice a fin de año en ese nivel, puede estar por arriba, o por abajo; sino que es un precio que se determina en función de la tasa de interés actual y las expectativas de devaluación del mercado. Se trata de una transacción habitual entre los que operan con el comercio exterior y los que tienen compromisos financieros en divisas, para asegurar un precio de cobertura.

Sin embargo, constituye un valor de referencia para sacar las primeras cuentas y determinar si luego de los costos de entrada y salida conviene el arbitraje entre tasas y dólares, y viceversa, sobre todo para quien no es un experto en esas transacciones.

Factores estacionales de oferta y demanda de divisas

Además, hay que tener en cuenta la estacionalidad del comercio exterior, porque la Argentina es un fuerte exportador de alimentos, trigo, maíz y soja, principalmente entre enero y julio, aunque ya no rige la obligación de liquidar las divisas en un plazo determinado, mientras que la demanda de importaciones se muestra más activa en el segundo semestre, que determina la liquidez del mercado de divisas. Al que se suma la entrada temprana de divisas por parte del Gobierno para hacer frente al programa financiero a lo largo de todo el año.

Pero siempre, el ingrediente que más influye sobre el movimiento de las tasas de interés y el tipo de cambio es la dinámica de la inflación, y allí no solo gravitan las decisiones de política económica de manejar los precios regulados, como los de los servicios públicos de luz, gas, agua y transporte, sino también de privados como medicina prepaga, cuotas escolares y el de algunos bienes, como precios Cuidados, cigarrillos, entre otros; sino también el exceso de gasto público y su financiamiento con emisión, deuda pública y atraso de pagos a proveedores.

Relacionadas

El mercado ignora las buenas noticias y sale muy golpeado con las malas

Luego de haber visto como operaron los activos financieros la semana pasada y como arrancaron esta, se puede afirmar que la calma cambiaria duró tan solo un mes, que la volatilidad está de vuelta y que existen muchas chances de que haya regresado para quedarse por un rato más. Los desafíos que actualmente enfrentan los activos financieros son varios, aunque gran parte de estos se puede resumir en que tanto los bonos como las acciones no encuentran un driver (fundamento) positivo al cual afianzarse para generar nuevamente expectativas positivas. Es decir, el mercado no solo no encuentra drivers positivos, sino que abundan los factores de riesgo y argumentos negativos para generar mayor incertidumbre de cara a lo que viene. El mercado se comió una variedad de noticias que supuestamente podrían haber sido positivas pero que no resultaron en un buen desempeño de los activos. El rebote fue efímero y el mercado retomó la tendencia bajista. Ya sea el acuerdo con el FMI, el hecho de que el mercado haya regresado a la categoría de emergentes o los cambios en el equipo económico, todas ellas tuvieron un efecto "positivo" de menos de 48 horas, para que luego la incertidumbre, dudas y debilidades de los activos quedasen retomadas para llevar a los precios hacia niveles inferiores.

Ver Más

Las 3 exigencias que impuso la primera auditoría del FMI a las finanzas de la Argentina

En medio del comienzo de las reuniones entre los técnicos del FMI y del gobierno argentino se conocieron ya las primeras medidas que el  organismo le impuso a la Argentina para poder cumplir con el programa stand by de tres años firmado el 14 de junio pasado.

La misión encabezada por el economista Ricardo Cardarelli mantuvo una reunión ayer durante las primeras horas de la mañana en el Palacio de Hacienda con el equipo económico comandado por el ministro Nicolás Dujovne y luego con el  presidente del Banco Central de la República Argentina, Luis Caputo, y los integrantes del Comité de Política Monetaria.

Según pudo saber Infobae, los técnicos manifestaron la preocupación de la directora gerente, Christine Lagarde, por la débil situación de la economía argentina, y para revertir ese cuadro le sugirieron al Gobierno cumplir rigurosamente con tres objetivos para aprobar la primera revisión de la metas del acuerdo por tres años que comenzó hoy y que se extenderá hasta el próximo 22 de agosto, clave para activar un segundo desembolso, ahora por USD 3.000 millones, a saber:

1. Fuerte reducción de la tasa de inflación. La meta deberá ser igual o menor a las expectativas actuales del mercado (REM) para el cierre de 2018, que es la meta superior...

Ver Más

¿Y si la economía no fuera todo?

“La única función de la predicción económica es hacer que la astrología parezca algo más respetable.” Aunque no lo parezca, esta idea fue expresada por un economista. Y no por cualquiera, sino por el canadiense John Kenneth Galbraith (1908-2006), uno de los más prestigiosos e influyentes del último siglo. Autor de obras de consulta permanente, como “La sociedad opulenta” o “El nuevo estado industrial”, Galbraith fue un hombre comprometido políticamente, muy cercano al partido Demócrata en Estados Unidos, y desconfiaba del poder omnímodo de los mercados así como del poder financiero que, carente de bases materiales concretas y de rostros que se puedan ver y registrar, termina por operar desde las sombras para determinar el destino de personas, sociedades y países. Como dándole la razón a Galbraith es posible encontrar astrólogos que desarrollan su pensamiento con certezas y fundamentos más claros y cimentados que muchos economistas. Pruebas al canto, las obras de la psicoterapeuta junguiana británica Liz Greene, del fallecido Howard Sasportas, de Alexander Ruperti o de Bill Tierney. Al revés de tantos émulos de Casandra que deambulan por los pasillos de la economía, aquellos autores astrológicos no se proponen vaticinar el futuro, sino entender de qué modo y por qué razones las complejas energías que constituyen a una persona podrían desarrollarse o abortarse en el tiempo. Aun así, prevalece un respeto por los oráculos económicos que no siempre se otorga a los astrológicos. Personas que no entienden de ninguna de las dos disciplinas suelen creer en la predicción ...

Ver Más

La Argentina que se viene: entre la mediocridad y la incertidumbre

Otra oportunidad perdida. El 2016 era el año para implementar una serie de reformas estructurales que permitieran a nuestra querida nación liberarse del estado de permanente asfixia que soporta el entorno económico desde hace décadas, un estrangulamiento que nos impide crecer, lo cual es un aspecto esencial para la eliminación de la pobreza estructural que padece nuestro país. Lamentablemente para el futuro de la próxima generación tres aspectos contribuyeron a que esto no ocurriese. Primero, un oficialismo que no se atrevió a imponer una agenda de transformación relevante y que prefirió generar en la población la sensación de que no estábamos tan mal: la fe y la esperanza se comieron dos años y medio de gestión. Segundo, una oposición destructiva en cuanta iniciativa de cambio que intentó proponer el gobierno siendo la corrección tarifaria quizá, el ejemplo más elocuente. Tercero y lo mas importante, una sociedad que democrática y mayoritariamente votó por un cambio pero que al percibir los costos que el mismo implicaba decidió desentenderse y renunciar al mismo, no estando a la altura de semejante desafío histórico. Mucho se habla de la herencia K, lo cual es cierto, el estado de la economía argentina en 2015 era sumamente comprometido. Pero poco se habla del formidable stock de confianza con el que este gobierno comenzó su gestión en 2016. Uno de los costos mas elocuentes del gradualismo oficialista fue la destrucción de gran parte de ese stock inicial con el riesgo país subiendo muy drásticamente desde sus mínimos en octubre 2017, aspecto que se ...

Ver Más

El final de las remuneraciones no remunerativas

El decreto 633/18 dictado por el Gobierno Nacional establece que el Ministerio de Trabajo no volverá a homologar acuerdos colectivos que contengan sumas o conceptos salariales sobre los que las partes acuerden otorgarle carácter no remunerativo. En otras palabras, sindicatos y cámaras patronales no podrán seguir incluyendo en las negociaciones salariales "remuneraciones no remunerativas". A lo largo de la última década el establecimiento de "remuneraciones no remunerativas" fue un dato distintivo de la negociación salarial, ya sea mediante la aplicación de incrementos porcentuales a los básicos de convenio o a través de la creación de adicionales o sumas fijas a los que las partes le otorgaban este carácter. De esta manera, una parte del incremento salarial de bolsillo de los trabajadores era sustentado por una disminución de los recursos del sistema de seguridad social, situación que no era observada por el Ministerio de Trabajo al dictar su homologación. Este hecho implicaba convalidar un absurdo normativo, ya que en el derecho laboral importa poco el nombre con el que las partes denominan a las distintas contraprestaciones. En este caso, la remuneración de los trabajadores no puede dejar de ser remuneratoria por más que así se acuerde en una negociación colectiva.

Ver Más

Qué sienten los argentinos ante la actual situación del país

Una encuesta revela cómo nos sentimos a más de dos años de la gestión Cambiemos.

Ver Más

Columnista