Newsletter Semanal equipo bulat

Opinión

2018 y más allá

Por Diana Mondino

2017 terminó con una gran cantidad de cambios en el mundo: las baterías eléctricas de Tesla ayudan en la catástrofe de Puerto Rico y con la sequía en Australia. Los cambios que traerá el Blockchain están en la boca de todos. La sonda Cassini envió fotos increíbles de Saturno luego de casi 20 años,  pero siguen habiendo  guerras, refugiados, hambre y huracanes. Los avances tecnológicos traen esperanza y temores, y son el principal tema de conversación en otros países.

En Argentina seguimos mirando el pasado, cuando deberíamos plantearnos el futuro. ¿Qué necesitará el mundo y que podemos proveerle? ¿Cómo lograrlo? ¿Qué objetivos tenemos que alcanzar? Es muy probable que el lector esté planteando sus propósitos para este año: qué hará personalmente, qué hará con su familia, qué hará en su actividad de todos los días. Yo lo hago. Y quiero creer que en el país todos los que toman decisiones por nosotros también lo están haciendo. 

Considero que hay cierto consenso para definir que el objetivo central es lograr crecer con menor inflación, para reducir la pobreza. Bueno, ya sé, no todos quieren eso. Algunos procuran evitar ir presos. Pero un breve artículo como éste sólo puede tratar generalidades.

Para crecer es necesario producir más y mejor, a menor costo y con mayor calidad.  ¿Cómo se logra?  Para vender más hay que exportar, ya que allí hay más compradores. Dejemos atrás el absurdo mito de crecer con el consumo interno. Eso se  logra solamente si los únicos que pueden vender son los productores locales ya que, si se pudiera  importar, el consumidor siempre optaría por el producto mejor o más barato y, si ese fuera el argentino, entonces no habría necesidad de cerrar la economía. O sea que el mercado interno no sólo no es suficiente para crecer sino que además termina teniendo productos de inferior calidad. 

El tema es ver qué se puede exportar. Y la solución está hace un siglo y medio a nuestro alcance: basándonos en nuestros recursos podemos generar un gigantesco ecosistema.  Pongo un ejemplo: la tan denostada soja se ha logrado con “inventos” como la siembra directa y el silo bolsa. Eso implica conocimientos en biotecnología, en maquinaria agrícola, en sistemas de producción, en personal capacitado, en arraigar la gente en el interior, en mayor necesidad de transporte, logística, puertos, múltiples servicios adicionales y gigantesca recaudación impositiva en todas y cada una de esas áreas. Se dan muchísimos servicios e industrias alrededor de un solo producto que, increíblemente, se critica constantemente. 

Lo que aquí se denosta en otros países se fomenta, y se llaman cluster, es decir, todas las actividades alrededor de un producto. Para 2018 se están potenciando múltiples clusters adicionales, y es muy notorio el de obra pública en caminos e infraestructura en general.  Al mismo tiempo que se produce, disminuye costos.  Por supuesto, todos queremos mejores hospitales y escuelas, que llevan más tiempo para ver sus frutos.  Pero, en cuanto a crecimiento, vamos bien orientados. Es decir, ya caminamos, aunque no trotemos ni corremos ¡Ya llegará!

Vuelvo a la reducción de la inflación. Implica emitir menos, pero como hay déficit fiscal hay que endeudarse. Como en Argentina no hay suficiente ahorro, el endeudamiento es en el exterior y en dólares. Entran muchos dólares que reducen su precio: el famoso atraso cambiario. Eso dificulta exportar y facilita importar, lo que trae como consecuencia un déficit de balanza comercial. Para evitar ésto hay que tener notables mejoras en productividad, que permitan ser eficientes y exportar. Suena difícil, dado que todo cambio afecta a alguien. Cada modificación toca algún “currito”, derecho o interés. Los consumidores beneficiados están dispersos, pero los afectados por la mejora en las reglas se concentran y hacen oír una airada voz.

Hay muchos otros temas pero, en general, aumentando productividad y reduciendo inflación, un crecimiento suave está asegurado.  Claro, sólo si  por fin aprendemos que lo relevante es mirar el futuro. Cierro con un alerta: la legislación sobre los (pequeños) cambios en el sistema previsional, con la violencia y la paupérrima discusión de nuestros representantes, mostró que no todos tenemos claros los objetivos. 

*Diana Mondino, economista, Universidad del CEMA

Relacionadas

¿Cómo afecta el "déficit cero" a la actividad económica?

Aún con el acuerdo con el FMI, pero sin el presupuesto aprobado, aún no tenemos claro dónde estamos y hacia dónde vamos. Claramente la economía argentina tiene enormes dificultades para crecer. Una propuesta de solución es lograr el déficit cero. 

Ver Más

Argentina subió al quinto lugar en el ranking de inflación mundial

Tras la violenta devaluación del peso y su consiguiente impacto sobre los índices de precios, la Argentina se ubicaría a fin de año entre los cinco países con más alta inflación del mundo, según resulta de una elaboración de ámbito.com en base a las proyecciones contenidas en el último informe Perspectiva Económica Mundial del Fondo Monetario Internacional. El FMI estima que la suba del costo de vida en el país llegará a 40% a fin de año, una cifra inferior al consenso de los economistas que espera una variación del orden del 45%. De todas formas, de confirmarse la cifra pronosticada por el Fondo, la Argentina ocuparía el quinto lugar en el ranking mundial de inflación, escalando tres posiciones respecto del anterior informe del organismo multilateral (correspondiente a abril último) cuando, con una inflación estimada en torno del 20%, la economía argentina se ubicaba en el octavo lugar. Sólo 17 países, sobre un total de unos 190, registran una inflación anual de dos dígitos. 

Ver Más

¿Es posible una nueva política monetaria y cambiaria?

¿Que cambie el presidente del Banco Central (BCRA) implica que se modifican la política monetaria y cambiaria? La reforma de la Carta Orgánica en 2012 agregó varias responsabilidades a la ya difícil tarea de proteger el valor de la moneda y la salud del sistema financiero. Lamentablemente no agregó nuevos instrumentos, por lo cual lo que el presidente del BCRA puede hacer es limitado.

Es extremadamente difícil mantener un cierto equilibrio entre nivel de reservas, tipo de cambio, tasa de interés y regulación del sistema financiero. Esta complejidad nos debe hacer definir: ¿es imprescindible establecer un objetivo como prioritario y los demás se subordinan a ese? ¿O se va intentando tener alternativamente distintos objetivos sin privilegiar a ninguno? ¿Cómo dar previsibilidad a algunas variables sin generar una "timba"?

Ver Más

Vivir sin aire...

Hoy sufrimos pensando en cómo vivir sin aire, cómo vivir tratando de afrontar los pagos de alquileres, de expensas, de luz, de gas, de comida, etc. Y en este mundo es la política llevada a religión la que intenta dar una respuesta: trata de poner el Paraíso imaginario en ésta, nuestra vida real. El Libro Sagrado de esta religión lo conforman las promesas de campaña: ¨Habrá ciudadanos felices”, “No habrá deudas”, “Aquél que robó irá preso”, “Habrá una justicia justa”, “Habrá pobreza cero”, etc. Y comprar estas promesas equivale a tomar la Primera Comunión: acompañados por nuestros padres damos fe de un constructo mentiroso. Y luego sobreviene la Confirmación, el refrendar que seguimos creyendo en este engañoso discurso. ¿Por qué hacemos esto? Porque, así como no podemos vivir sin aire, tampoco podemos vivir sin ideales trascendentales, sin la idea de que la especie ...

Ver Más

Cuarto descenso de la actividad económica: cayó 2,7% en julio

La devaluación y la sequía siguen dando sus coletazos en el agro, en la industria y en el comercio. Este es el cuarto mes en el que el dato del EMAE arroja un número negativo, lo que ya muestra las primeras señales de un enfriamiento de la economía.


Ver Más

Nicolás Dujovne desmintió en Diputados que el Gobierno analice dolarizar la economía

El ministro de Economía presentó la iniciativa en la comisión de Presupuesto y Hacienda de la Cámara baja. Negó también una reestructuración de la deuda: "No habrá otro default". Hubo polémica por la demora en la llegada del funcionario al Parlamento.  

Ver Más

Columnista